jueves, 26 de noviembre de 2020

Descubrimiento musical de noviembre - Ambient Jazz Ensemble

 

https://www.youtube.com/watch?v=vFkCBscE1H0

El descubrimiento musical de noviembre me ha llevado a reencontrarme con un estilo musical que me fascinó en los primeros dos mil y me hizo creer en la creatividad y singularidad musical de comienzos de siglo.

Lo he hecho de la mano de Ambient Jazz Ensemble, un proyecto del músico Colin Baldry, que acumula una larga carrera como compositor y productor de compañías discográficas tan importantes como RCA, Geffen, Motown, o Virgen & Capitol Records. También ha dirigido la BBC Concert Orchestra o la Orquesta filarmónica de Praga, lo que nos sitúa ante un artista de primer nivel.

El proyecto Ambient Jazz Ensemble fusiona lo mejor de la música cinematográfica, con arreglos de clásica, tintes de jazz contemporáneo y tamizado por los beats y el tempo de la música electrónica, conformando temas evocadores y atmósferas envolventes que transportan a quien lo escucha a otra dimensión.

Ambient Jazz Ensemble (AJE) acredita ya cuatro álbumes publicados: Suite Shop (2014), Suite Shop reworks (2015) que ofrece versiones alternativas, electrónicas y sorprendentes de los temas de su álbum anterior, AJE (2017) y su último lanzamiento, y con el que yo los he descubierto en 2020, Aura, una maravilla repleta de piezas de perfección sonora, melodías primaverales y fascinantes mezclas de sonidos electrónicos, ritmos de soft-house e instrumentos clásicos como arreglos de arpa, saxofón o trompeta.

No exagero si afirmo que Ambient Jazz Ensemble me ha producido una enorme emoción, me ha hecho volver a una época en la que disfruté muchísimo de la música instrumental y me alegro porque tengo cuatro discos por escuchar y disfrutar durante las tardes de otoño.

Definitivamente, la década que hemos comenzado de forma tan tremebunda con el COVID mantiene una esperanza, la de la creación musical y sus sorpresas, como sin duda lo ha sido para mí esta maravilla que os recomiendo a todos para acompañar en la lectura, para la relajación y por supuesto para el mero disfrute de su escucha.

domingo, 22 de noviembre de 2020

LOM-LOE: La n-ésima ley de educación

Pues sí, estaba cantado que este nuevo gobierno (y diría que cualquier nuevo gobierno que haya en España independientemente de su adscripción política) iba a plantear una reforma y una nueva ley de educación. Y aquí está, aprobada ya en el parlamento.

Creo no faltar en exceso a la verdad, cuando digo que la inmensa mayoría de los que critican esta ley (y las anteriores también) no se han leído los 195 folios de farragoso texto legal en el que se incide en todos los temas relacionados con una ley de la educación nacional. Yo lo he intentado, y he desistido en torno al veinte y pico porque francamente, es infumable para un lector ajeno al contubernio legalista de cualquier ministerio.

No soy capaz de evaluar si esta ley es mucho mejor o mucho peor que la del ministro Wert, ni si a su vez la suya, lo fue con respecto a la anterior.

Lo que sí soy capaz es de darme cuenta de que cuando todos los medios de comunicación, sin excepción, se limitan a exacerbar tres o cuatro puntos de la misma, ninguneando todo el resto de la misma, hay una clara intención política y desde luego ninguna intención informadora al ciudadano de a pie. Como siempre, se busca el titular grueso, sin matices.

Así que visto lo visto, considero que lo mejor es plantear el decálogo de la que yo considero debería ser la mejor ley educativa para siempre, sin importar signo político del gobierno ni tiempo en que vivamos, y estaría formada por estas diez ideas básicas:

1.- La ley ha de llevar a la figura del docente hasta la posición de importancia estratégica que tiene para el alumnado. Hay que mejorar muchísimo la valoración de los profesores, dotarles de mucha mayor independencia y responsabilidad y por supuesto mejorar la valoración ciudadana de una profesión tan importante para el futuro de nuestras generaciones.

2.- En consecuencia, la dotación presupuestaria para educación ha de aumentar siempre, cada año, no disminuir, aunque haya crisis, aunque el gobierno aumente su déficit. NO hay excusa ni explicación. Ha de haber más dinero público y los profesores han de tener un sueldo más alto.

3.- La ley educativa ha de incidir y profundizar en fomentar el espíritu crítico de los alumnos, la capacidad de razonar y fomentar el espíritu creativo en todas sus áreas y etapas educativas, así como la cultura del esfuerzo y el sacrificio por la búsqueda de un objetivo.

4.- La ley educativa ha de asegurar el aprendizaje integral de tres lenguas como mínimo: Castellano, Lengua cooficial en las comunidades autónomas que la tengan e inglés. Lo ideal sería que las lenguas cooficiales pudieran estudiarse también como asignatura complementaria en aquellas comunidades que no lo son. Más en este caso sí es más.

5.- La ley ha de asegurar la máxima integración de la discapacidad en los centros de educación pública, apoyando a las familias en todos los niveles.

6.- La ley debe garantizar una educación pública, gratuita y universal para todos los niños sin excepción y sin barreras de ningún tipo, ni social, ni económica o de cualquier otra índole.

7.- Una educación pública en un país laico no puede impartir la Religión como una asignatura obligatoria, pero debe ofertarla como optativa.

8.- La ley debe fomentar la educación de todos los niños y niñas en la igualdad como personas, por lo que la segregación por sexo ha de ser excluida de la financiación pública.

9.- Si conseguimos una ley de educación pública verdaderamente universal y de calidad, el concepto de educación concertada queda vacío y no será necesario que exista.

10.- La ley ha de alcanzarse por consenso de todas las fuerzas políticas y el mismo ha de mantenerse a lo largo de las distintas legislaturas sin que el cambio de signo político del gobierno les afecte.


ENTREVISTAS SINGULARES-93: FRANC MURCIA

Franc Murica es un ESCRITOR SINGULAR. Escritor catalán con varias novelas ya publicadas, yo lo he descubierto gracias al fantástico blog #Librospordoquier, y a través de la novela Orillas Profundas, (de cuya lectura publiqué mi crónica en este mismo blog)

https://loabsolutonoexiste.blogspot.com/2020/10/orillas-profundas-mi-cronica-de-lectura.html

de tremenda factura , segunda entrega de casos del inspector Cantos. Franc reconoce estar influenciado por escritores de novela negra tan importantes como Francisco González Ledesma o Vázquez Montalbán, buen par de referentes.

Franc ha incursionado en el terreno de la novela negra con maestría, creando un investigador singular, con un perfil atípico pero muy humano y llevando a cabo dos líneas de investigación superpuestas y fluctuando entre el presente y el pasado.

Otro mérito de Franc es que ha conseguido el éxito a través del boca-oreja, pues Orillas Profundas es una novela utopublicada en Amazon que ha ascendido muchos peldaños para colocarse en el Top 10 durante meses, síntoma incontrovertible de la calidad que tiene y que nos ha atrapado a todos como lectores.

En esta ocasión y a partir de la frase que le planteé, Franc ha construido un relato inquietante que nos lleva a una reflexión de difícil consideración, relacionado con la muerte. Leedlo. Es muy sorprendente.

Y para que conozcáis un poquito más a su autor, una breve entrevista a continuación.

 

El relato

Recordó lo que aquella anciana le había susurrado al oído: que podría saber si su pareja decía la verdad cuando aseguraba que no había vuelto a ver a su ex. O lo que hablaron de él en aquella reunión de amigos a la que no asistió. O conocer la opinión que sus textos despertaban en los editores que rechazaban su manuscrito. Y tan solo instalando la aplicación BRUJA24/365. Solo debía tener los contactos en la agenda y la herramienta se encargaba de generar un informe detallado con todo lo que la gente habla de ti cuando no estás. Era increíble. El precio no suponía un problema. Tenía claro que todo el mundo vendía su alma. Lo que no acababa de convencerle fue lo que le propuso del día de su funeral. Que le conseguirían un vídeo con los momentos estelares del evento y que incluiría: tanatorio, reacciones ante la noticia y funeral. Los últimos avances neurológicos habían conseguido que el cerebro recibiera información durante un breve espacio de tiempo después de morir y, a través de una simple inyección, conseguirían que visualizase el vídeo llegado el momento. Sería lo último que viese. Su despedida de la vida. Lástima que le dieran tanto pavor las inyecciones. Era algo que le daba repelús, por muy muerto que estuviese.

 

ENTREVISTA SINGULAR – FRANC MURCIA

1.- ¿Cuál es el principal motivo que te empuja a escribir? ¿Recuerdas cuál fue la primera vez que comenzaste algún texto? ¿Lo guardas todavía? ¿Te atreverías a publicarlo a modo de relato?

Una necesidad imperiosa de intentar explicar las cosas que me zarandean y me conmueven. De explicar ese sentimiento. Sí, estaba en EGB (Ya lo sé, soy muy viejo). No, no lo recuerdo, era una historia que hoy sería encasillada como distopía. Sin antes revisarlo, no ;)

 

2.- Imagina que tuvieras la posibilidad de publicar un libro con una editorial de tirada nacional y tuvieses libertad para elegir el género y la temática. ¿Cuáles serían y por qué?

El género sería seguramente el de literatura general. Elegiría una editorial independiente que cuidara al autor y, sobre todo, sus textos.

 

3.- Te pido que seas tu crítico/a más duro/a. Dinos qué se te da peor a la hora de escribir y cómo intentas resolverlo.

Me cuesta que las historias tengan la extensión adecuada y, muchas veces, explicarme con claridad. Al saber en mi interior lo que quiero decir, en ocasiones se me pasa por alto que el lector no es consciente de ello.

 

4.- ¿Cómo sería tu presentación ideal de un libro? Quiero decir, qué elementos tendría que tener para que resultase interesante, amena y entretenida.

Corta, con humor, música y alguna sorpresa

 

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Tanto digital como en papel, resulta muy difícil elegir qué leer ya que normalmente nuestro tiempo de lectura es limitado. En tu caso, ¿cuál es el criterio que sigues para la elección de una próxima lectura?

Recomendaciones en blogs, tiendas o de personas cercanas. Otras veces, en la biblioteca o la librería me dejo llevar por el instinto

 

6.- Vivimos en el mundo de la hiper conexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.

Sí, las utilizo, para promocionarte tienes que estar en RRSS. Las redes son complicadas y peligrosas, pero lo que me parece más interesante es la gente que hay en ellas. Ya sea en Facebook o twitter (son las que utilizo).

 

7.- ¿Cómo te calificarías como lector/a? ¿Qué géneros te gustan? Y ¿en qué momentos disfrutas de la lectura?

Me gusta la metaliteratura y la novela negra, pero no le hago ascos a nada. El momento depende, básicamente cuando puedo, preferiblemente por la tarde.

 

8.- ¿Cuál es tu secuencia a la hora de estructurar una novela, o el género que escribas? Me refiero a cuál es la cadencia de creación: ¿Primero los personajes, o el conflicto principal, o el final, o cómo lo acometes?

El final es lo último. Espero a que la historia me dirija hacia él. Primero necesito tener un mapa del libro, la estructura y el conflicto personal y, de ahí, detecto qué personajes ha de tener. Pero no sería la primera vez que en mitad de la trama veo que tiene que haber algún que otro personaje más para ayudar a que se desarrolle adecuadamente

 

9.- Me gustaría que definieses ese momento en el que das por finalizado un libro. El momento final, cuando recibes las galeradas y les das el último ok.

Poesía. Como cuando esperas en el aeropuerto que llegue alguien al que echabas mucho de menos y puedes abrazarlo. Redescubrir su sonrisa, sus gestos y sus pequeños defectos que no te importan demasiado.

 

10.- Te pido ahora unas respuestas rápidas

 

a) Recomiéndanos un libro y el motivo por el que tendríamos que leerlo.

La conjura de los necios. Lo tiene todo y es alucinante. Imperdible.

 

b) ¿Cuál es tu escritor/a favorito/a?

Va según la época. Ahora no tengo uno predilecto. Pero han sido, por orden: ML Estefanía, Twain, Delibes, Marsé y Irving y Auster

 

c) ¿Qué opinas de los blogs literarios?

Me parecen muy interesantes. Ayudan a la difusión cultural y a los lectores a encontrar libros, tesoros ocultos que, de otra manera, difícilmente sería posible.

 

d) Un libro que no hayas podido terminar de leer.

Últimamente, muchos. Pero creo que es más culpa mía que del libro. Es una cuestión de tiempo y de poca paciencia. Antiguos, creo que El mal de Portnoy de Philip Roth.

 

e) Un deseo literario para el próximo año

Que las historias de Frida y el inspector Cantos acaben de despegar

 

f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes.

El nivel de manipulación al que estamos sometidos.

 

g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular

Have you ever seen the rain?

 

h) Las 3 características que debe tener para ti un buen editor/a.

Olfato, mano izquierda y altruismo literario.

 

11.- Tu última novela publicada se titula Orillas profundas, que me ha encantado. ¿Nos podrías contar un poquito cómo se gestó tu idea de esta novela?

En principio, y aunque parezca contradictorio con lo que he dicho antes, pensé que era de obligado cumplimiento que fuese un personaje muy poco común, que no estuviese localizado en EEUU, así que elegí que fuese local, del entorno que mejor conozco y, por último, que tuviese crítica social. En literatura casi todas las historias ya están contadas y, en el género negro y criminal, aún mucho más. No hay demasiado margen para ser diferente, así que pensé que el efecto tenía que venir principalmente por parte del protagonista. En origen, la historia no iba a ser una novela, sino un relato. Pero causó tanto impacto que me dejé llevar por los cantos de sirena y me aventuré a que se convirtiera en novela.

 

12.- Para terminar, me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.

Haces unas preguntas muy difíciles. Creo que voy a suspender… Tengo tres hijos, la mayor vive a 600 kilómetros y no nos vemos mucho. La escena sería esa que te he explicado en la novena pregunta, pero cuando llega a casa y está esperando el resto de la familia. Por fin estamos al completo.

 

viernes, 20 de noviembre de 2020

El viaje de Marcos - mi crónica de lectura

¡Qué agradable sorpresa ha sido esta novela de Óscar Hernández Campano y cómo la he disfrutado en audio, a través de Storytel!

Cuando a uno le parece que ya lo ha descubierto todo, como lector, cuando crees que una novela ya no puede sorprenderte, llega el destino o la casualidad, y te pone delante de las narices una sorpresa que te hace desdecirte de tu creencia. Y eso ha pasado con El viaje de Marcos, una fantástica novela romántica con mayúsculas.

Y aunque a mí no me gusta demasiado el género romántico, he de confesar que esta novela me ha fascinado. Su historia de amor es perfecta: la aparición de un amor eterno que duró un fin de semana, saltos en el tiempo al presente y a 1970, cuando sucedió todo, un tren que recorre estaciones y pueblos, hasta llegar a Molinos viejos, en pleno corazón de La Mancha, un pequeño lugar en el que todos se conocen y donde la asfixia del régimen franquista cumplirá como mala de la novela. Marcos realizará un viaje iniciático, descubriendo su propia sexualidad, sufriendo la intolerancia y la discriminación que marcará el devenir de su vida y de la de los que le rodean. Y todo ello nos lo cuenta el autor entre vivencias de noches veraniegas, las noches interminables y deliciosas de un verano entre trigales y estancos, con la inquietud de la juventud, las pasiones, y la necesidad de querer vivir, de nutrirse de vida y experiencias continuamente.

Esta novela ganó el Premio Odisea en 2002 y se ha convertido en un referente de la literatura LGTB en castellano, etiqueta que a mí personalmente no me gusta ya que para mí es una gran novela romántica, sin más.

Yo la he escuchado casi de un tirón, en Storytel, la plataforma de audiolibros que tanto me acompaña en mis viajes y puedo decir que ha sido como un serial radiofónico al que me he mantenido atrapado sin poder dejarlo, siguiendo a Gus y Marcos y Alex y sus andanzas por Molinosviejos, siempre tutelados por la abuela Palmira o la prima Elena.

Recomiendo a todo el mundo su lectura. Porque nos reconcilia con las historias de amor, de amor verdadero, quizá un poco ingenuo pero indudablemente auténtico, tanto que parece real.

 

 


martes, 17 de noviembre de 2020

La Lotería

Siempre he creído en la teoría matemática de las probabilidades. Esa que nos dice que, en todo en la vida, en el universo y en la naturaleza hay una compensación, un balance de signos que intenta mantener un equilibrio entre lo bueno y lo malo, con orden y regularidad, marchando entre lo estimado y lo aleatorio.

Los fenómenos deterministas nos permitirían tener una vida parametrizada, sin sobresaltos, con previsión y sin aleatoriedad. Sin embargo, el azar campa a sus anchas por el mundo en que vivimos. Algunos le llaman suerte, otros tantos, destino, y para mí no es más que el porcentaje complementario al contrario de que suceda una determinada cosa.

Ello me lleva a tener mi propia teoría de la felicidad: cuando estoy enfermo, en el fondo, estoy feliz, porque sé que o bien otra persona, en otro lugar, estará curándose, o bien yo mismo, en un futuro cercano recibiré una alegría vital.

¿Qué se me rompe algo por accidente? No pasa nada, síntoma de que un acontecimiento positivo me circundará más pronto que tarde.

¿Qué recibo una mala noticia? Es para mí augurio de una buena noticia posterior que compensará las consecuencias o agravios de la negativa sin ninguna duda.

Tampoco paso pena cuando siento tristeza, ya que no es más que el sentimiento complementario al de la alegría que me retornará en cualquier momento y, si no lo hace durante una temporada, estoy convencido de que otra persona, quizá necesitándolo más que yo, será feliz y podrá abandonar su propia tristeza.

Es una filosofía muy “ad hoc” para alguien que milita en el relativismo como yo. Que defiende siempre el punto de vista relativo de todo aquello que acontece o que lleva a cabo, con espíritu crítico pero comprensivo y con argumentación aceptable en uno u otro sentido.

Muchos me llamarán tibio, sobre todo cuando aplico esta filosofía a la política. Otros, me tildarán de ambiguo, dirán que tengo poco carácter, tal vez, aunque yo prefiero decir que vivo una realidad líquida, a la que soy capaz de adaptarme en cualquier circunstancia.

Y todo ello me lleva al concepto de suerte, esa que todo el mundo anhela tener en todo momento y situación. La que nos conduce en masa a los juegos de azar, a los concursos, sorteos y por supuesto a la lotería de Navidad. Sí, la lotería de toda la vida con la que alguno sueña siempre con hacerse millonario y retirarse. Yo también acudo a ella, con fe. Compro un par o tres de decimitos, en mi trabajo, en el fútbol de los niños o el colegio, pero mi objetivo y mi anhelo son muy diferentes: Siempre que juego a la lotería mi deseo es que no me toque, porque tanto o más, me será correspondido por otro lado en mi vida, así que cada veintitrés de diciembre, cuando ya he revisado toda la pedrea y certifico que no me ha tocado ni un euro, respiro con alivio y sé que, entonces ya lo puedo decir, me ha tocado mi propia lotería un año más.

domingo, 15 de noviembre de 2020

Mandala de noviembre-2020

 


El mandala de noviembre se asemeja al arte de las vidrieras, inspirado en la altura, luminosidad y colorido de los vitrales de las grandes catedrales góticas.

sábado, 14 de noviembre de 2020

Un mes tú, un mes yo - crónica teatral

Es muy de agradecer que en estos tiempos de confinamientos perimetrales que vivimos, de toques de queda, faltos de cultura y de afectos, tengamos la oportunidad de acudir al teatro. Al teatro de cercanía, de aquí, en formato pequeño y con acogedor recibimiento, en un nuevo entorno que no fue creado para ello, sino para la actuación musical.

El Espai de la Música Mestre Vila de Benicàssim ha programado siete actuaciones en noviembre ofertando espectáculos de música, cuentos y teatro y ayer comenzó con la obra de teatro titulada Un mes tú, un mes yo, escrita, dirigida y protagonizada por el incombustible Antonio Arbeloa, a quien ya seguimos desde hace mucho tiempo como dramaturgo y escritor en una cuantas otras obras de teatro y novelas.

Dejo por aquí, a modo de ejemplo, mi crónica de la obra No le busques tres piernas al alcalde, representada en Enero en el Teatre del Rabal

https://loabsolutonoexiste.blogspot.com/2020/01/no-le-busques-tres-piernas-al-alcalde.html

En esta ocasión, el personaje de Antonio se enfrenta a su hermano, protagonizado por Vicent Rodrigo en un duelo actoral de alto nivel. Un mes tú, un mes yo cuenta la llamada de un hermano, que lleva años cuidando de sus padres, dependientes, en el pueblo, al otro hermano, dueño de una inmobiliaria y triunfador en la capital, a que acuda para informarle de que a partir de ese momento, tendrá que encargarse de cuidar a sus padres un mes sí, uno no.

Se trata de una obra desternillante, con la que pudimos reírnos a carcajada suelta, permitiéndonos olvidar toda la tensión y los problemas del momento COVID que vivimos. Ya por ello es muy de agradecer que se escriban y representen tan buenas comedias. Pero es que la temática de la obra va mucho más allá del vodevil. Mantiene latente un tema transcendental y muy actual, el cuidado de nuestros mayores, la materialización que algunos quieren hacer de ello, como si de mercancía incómoda se tratase, la soledad o la hiperinflación del triunfo empresarial, y lo vacío que puede llegar a estar. Todos temas muy serios que, sin embargo, Antonio logra llevar al terreno de la comedia y conseguir que los aceptemos desde esa perspectiva, con la sonrisa, la comprensión de esas situaciones que a todos nos suceden o sucederán (en mi caso es presente de indicativo) y la ligereza de la carcajada.

En resumen, una obra redonda, magníficamente protagonizada por Antonio y Vicent, que destiló naturalidad y campechanismo por los cuatro costados. Un tándem actoral perfecto y complementario que nos hicieron disfrutar de una tarde teatral de noviembre estupenda, con todas las medidas de seguridad y la tranquilidad de que la cultura es segura.

viernes, 13 de noviembre de 2020

ENTREVISTAS SINGULARES-92: PEDRO TEJADA

Pedro Tejada es un ESCRITOR SINGULAR. En esta ocasión tendría que decir que Pedro es mucho más que un escritor: Es un investigador, divulgador, filólogo, coordinador, profesor, editor y crítico literario. Y todo ello conforma un escritor rotundo, que apuesta siempre por la buena literatura y por la calidad por encima de todo, tanto en su labor literaria como en sus gustos como lector.

Especialista en la obra de Max Aub, acaba de publicar su nuevo libro, titulado Crímenes ejemplares – edición crítica, estudio y notas de Pedro Tejada, una edición crítica y comentada que le ha supuesto un enorme trabajo pero que ha valido la pena hasta llegar a una edición tan cuidada, realizada por la editorial Reino de Cordelia.

Pedro es fundador del festival más longevo de la provincia, Castelló Negre, ya con diez ediciones a su espalda, en el que se apuesta por la novela negra y al que siempre convocan a grandes nombres de la literatura española sin olvidar a los escritores de aquí, de Castellón, con multitud de subsedes, convirtiéndolo en un multifestival provincial.

Pertenece también a la Asociación de escritores de la provincia de Castellón (AEPC), colectivo literario que aglutina a escritores y poetas de la tierra.

En esta ocasión y a partir de la frase que le planteé, Pedro ha construido un relato que nos provoca la sonrisa, por la temática y por la resolución del mismo, algo que en estos tiempos que nos toca vivir es muy de agradecer.

Y para que conozcáis un poquito más a su autor, una breve entrevista a continuación.

FLIT

Cuando miró a través del cristal no pudo creer lo que estaba sucediendo. Habían acampado durante la noche centenares de personas y, en primera línea, frente a su ventana, se agolpaban las portadoras de carteles: “¿Qué te han parecido nuestros relatos?”, “Hemos venido a hablar de nuestros libros”, “Haznos una presentación”, “Recomiéndame a tu editor”, “Publícame una reseña”, “¿Quieres ser mi negro?” ... Aturdido, cerró los ojos, tomó aire, contó hasta diez y volvió a abrir los ojos. Nada había cambiado. No era un sueño. Se dirigió a la cocina y abrió el armario de los productos químicos, de donde sacó su antiguo pulverizador de flit. De vuelta en el salón, abrió el ventanal y mientras fumigaba lanzó las palabras mágicas que le había enseñado Roland Barthes (¿o había sido Harold Bloom?): “¡Toma adverbios en -mente, escribidor demente! ¡Deja de ser un fingidor, pues es tu negro el hacedor! ¡Vale ya de intrusos, que no conocéis de la lengua sus usos! ¡Dejad de emborronar papel, bastardos de la Torre de Babel!” Calló, volvió a cerrar los ojos unos segundos. De nuevo los abrió y sonrió satisfecho. Enfrente el mismo parque de siempre, desierto y un camión que cargaba un contenedor descomunal, hinchado y desbordado de papel y cartón. A lo lejos el vuelo pausado y solemne de los vencejos.

 

ENTREVISTA SINGULAR

1.- ¿Cuál es el principal motivo que te empuja a escribir? ¿Recuerdas cuál fue la primera vez que comenzaste algún texto? ¿Lo guardas todavía? ¿Te atreverías a publicarlo a modo de relato?

Es algo que nace como una necesidad para sentirme mejor y más tranquilo. Todo el mundo precisa expresarse y desahogarse: cantando, bailando, pintando, actuando, escribiendo... El primer texto lo empecé y lo acabé. Se trataba de un cuentecillo que escribí con siete u ocho años, de un niño que se pierde en la selva. Lo conservo, y guardo como oro en paño sentimental, porque se publicó en la revista de mi colegio, incluso con mis propias ilustraciones.

 

2.- Imagina que tuvieras la posibilidad de publicar un libro con una editorial de tirada nacional y tuvieses libertad para elegir el género y la temática. ¿Cuáles serían y por qué?

Ya que se trata de imaginar voy a ser pretencioso. No voy a decir nombre de una gran editorial, pero desde luego que fuera de prestigio. Se trataría de un ensayo sobre nuestra historia reciente (siglo XX hasta la actualidad) a través de nuestra literatura y que sirviera de una vez por todas para restañar nuestras heridas y no abrirlas y cubrirlas con sal. (He avisado de que iba a ser pretencioso).

 

3.- Te pido que seas tu crítico/a más duro/a. Dinos qué se te da peor a la hora de escribir y cómo intentas resolverlo.

Por mi carácter y mi formación soy muy dado a la ironía y al conceptismo (los dobles sentidos, los juegos de palabras) y tengo que realizar un gran esfuerzo para no sobrecargar los textos. El humor es una virtud que mal administrada se puede convertir en un terrible defecto.

 

4.- ¿Cómo sería tu presentación ideal de un libro? Quiero decir, qué elementos tendría que tener para que resultase interesante, amena y entretenida.

Depende del público a la que fuera dirigida. Es fundamental siempre la voz cercana del escritor, pues el lector quiere conocer su faceta humana y por ello va a la presentación. Siempre hay que dar pie a las intervenciones del público, por lo que es importante la labor del moderador y presentador. Luego, depende de la naturaleza y género de la obra, para que también se pueda incorporar música, imágenes, recitados, etc. En realidad, no creo que exista una fórmula infalible, pero por si acaso lo mejor es no realizar presentaciones muy largas. Además, el lector ya intentará en el momento de la firma hablar con el autor o autora.

 

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Tanto digital como en papel, resulta muy difícil elegir qué leer ya que normalmente nuestro tiempo de lectura es limitado. En tu caso, ¿cuál es el criterio que sigues para la elección de una próxima lectura?

Suelo leer varios libros a la vez. Llega un momento (cuestión de edad) en que uno se da cuenta de que necesitaría varias vidas para leerse todo lo que se desearía. Entonces hay que relajarse y hacer apuestas seguras: los clásicos (Cervantes, Quevedo, Shakespeare, Swift, Galdós) y las relecturas (Boris Vian, Camus, Rulfo, Lorca...) Y como contrapunto algunas novedades recomendadas por el boca a boca, los libreros de confianza, algún amigo...

 

6.- Vivimos en el mundo de la hiper conexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.

No demasiado. Creo que salvo algunas excepciones, hacen perder mucho tiempo y exacerban sentimientos negativos como el narcisismo o la agresividad gratuita. Solo uso un poco Facebook e Instagram (apenas).

 

7.- ¿Cómo te calificarías como lector/a? ¿Qué géneros te gustan? Y ¿en qué momentos disfrutas de la lectura?

Exigente, porque no puedo huir de mi deformación profesional (filólogo/crítico literario). Narrativa, ensayo y poesía. Cualquier momento es bueno para disfrutar de la lectura, pero siempre acabo el día leyendo unas páginas y eso me ayuda a conciliar un buen sueño.

 

8.- ¿Cuál es tu secuencia a la hora de estructurar una novela, o el género que escribas? Me refiero a cuál es la cadencia de creación: ¿Primero los personajes, o el conflicto principal, o el final, o cómo lo acometes?

En los ensayos resulta primordial la labor de documentación para después estructurar rigurosamente el contenido. En los relatos siempre concibo en primer lugar el conflicto central, después viene la labor de perfilación de personajes; el final viene solo, dejo que estos me encaminen, un poco a la manera barojiana.

 

9.- Me gustaría que definieses ese momento en el que das por finalizado un libro. El momento final, cuando recibes las galeradas y les das el último ok.

De alivio cuando se trata de un trabajo de investigación o una edición crítica, porque las revisiones siempre son muchas e intento que la exhaustividad sea máxima. De alegría y satisfacción cuando veo que el relato por fin no va a ser solo mío.

 

10.- Te pido ahora unas respuestas rápidas

 

a) Recomiéndanos un libro y el motivo por el que tendríamos que leerlo.

La voz a ti debida de Pedro Salinas. A todos nos mueve el amor y no conozco otro libro que lo proclame mejor sin caer en expresiones manidas.

 

b) ¿Cuál es tu escritor/a favorito/a?

No tengo solo uno.

 

c) ¿Qué opinas de los blogs literarios?

Como todo en esta vida, respeto los que están hechos honestamente sin aviesas intenciones.

 

d) Un libro que no hayas podido terminar de leer.

Reivindicación del conde don Julián de Juan Goytisolo.

 

e) Un deseo literario para el próximo año

Volver a la vieja normalidad con muchas presentaciones literarias y buenos libros.

 

f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes.

Aquí la respuesta puede ser rápida, pero no breve. En realidad no es una cosa, sino varias que se siguen sucediendo en el tiempo. El mundo, aunque inmenso, es un pañuelo y la gente de la cultura lo estrechamos más. Cada cierto tiempo se me presentan grandes casualidades: en un congreso en París coincido con una colega, sus apellidos me resultan familiares. Luego descubro que es hermana de un buen amigo. Invito a CSN a una novelista puntera, que vive a 800 kms que resulta ser hermana de un investigador con quien he coincido en congresos de hispanistas. Este año doy clase a un estudiante, cuya madre escritora conocida, dio clase a mi hijo hace dos años. El otro día, hablaba por teléfono por una cuestión sanitaria, y al rato mi interlocutor (también escritor) descubrió que nos conocemos desde hace años. Y podría continuar para demostrar que los escritores somos una gran familia (pero con cuñados incluidos, desgraciadamente).

 

g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular

You’ve got a friend, tanto en la versión de James Taylor como en la de Carole King.

 

h) Las 3 características que debe tener para ti un buen editor/a.

Lector empedernido, valiente y con habilidades sociales.

 

11.- Tienes una larga trayectoria como autor de libros de texto. ¿Cómo abordas la elaboración de cada nuevo volumen?

Es una labor de equipo, en la que tenemos muy en cuenta la importancia de sintonizar con los estudiantes, huyendo de abstracciones, aligerando todo lo posible la teoría y ofreciendo actividades que les interesen, aprovechando el tirón que para ellos suponen las TIC.

 

12.- Eres el director literario del festival Castelló Negre, una iniciativa que cumple ya diez años y que aglutina un gran número de actividades en torno al género negro. ¿Puedes adelantarnos algo sobre la edición del año 2021?

Solo que intentaremos, como hasta ahora, mantener el listón bien alto, presentando a los autores y autoras más importantes del panorama negro nacional y local.

 

13.- Para terminar, me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.

Una estancia silenciosa e iluminada, donde el silencio solo se rompa por el pasar de las páginas de un libro o por el primer sorbo de un botellín de cerveza.

 

 

jueves, 12 de noviembre de 2020

Una James Bond-007 mujer no, eso sí que no

Así no, de ninguna manera, bajo ningún concepto. Por aquí sí que no paso.

Vale que lo del lenguaje inclusivo pueda hacer cierta gracia, alargando hasta lo impensable nuestro discurso duplicando siempre nuestros -os y nuestras – as para que ellas se sientan incluidas (aunque luego, en el mismo discurso ninguno de los interlocutores que usan esta forma presuntamente innovadora de hablar lo apliquen a todos y cada uno de los sustantivos y adjetivos que conforman el resto del discurso, o sea, lo usan en la primera frase solo). Vale que se monten pollos en Twitter por un desdichado comentario informal en una charla de Fernando Simón con otros dos escaladores. Vale incluso (a modo de chascarrillo) que trague con la crítica de algunas radicales sobre la discriminación de algunas animales hembras, por sus machos.

Pero que a 007 ni me lo toquen, oiga usted. Que no, que no. Que por ahí sí que no paso. James Bond es James Bond, el agente 007 con licencia para matar, y es un hombre blanco, inglés, muy heterosexual, muy sobreprotector con las mujeres, astuto, muy duro, muy inteligente y muy atractivo y se toma un vodka con Martini seco, mezclado, no agitado. Así es como lo creó Ian Fleming y no entiendo por qué ahora se tiene que cambiar a que lo interprete una mujer. Quiero decir, no entiendo que se haga en aras de luchar por la igualdad de la mujer, por la visibilización y por “alejarnos de la masculinidad tóxica”, como ha dicho Lashana Lynch, la actriz que va a darle vida en la próxima entrega de la saga. Una actriz, por otra parte, llena de talento, cantante de jazz y soul, que hace también sus pinitos como dramaturga además de actriz.

Pero pretender que Sin tiempo para morir, como se titulará la nueva entrega, vaya a tener un “toque feminista” me parece un sin sentido que además en este caso se mezcla con la defensa del movimiento Black Lives Matter bajo el argumento de que además, la actriz es negra.

¿Se puede llevar a cabo un despropósito mayor? Es una acción tan absurda como cuando Netflix anunció que quitaba de su catálogo Lo que el viento se llevó, para que la población negra no se sintiese ofendida. A ver si ahora vamos a tener también que escribir una Doña Quijota, para reivindicar la vida y valor de las mujeres del siglo XVII.

La lucha por la igualdad de la mujer, por la consecución de los mismos derechos, por su empoderamiento, y por su libertad discurre por otros cerros de Úbeda que nada tienen que ver con estas pamplinas, en mi opinión. Tiene que empezar por una apuesta valiente de nuestros políticos (sí, y también de nuestras políticas, aunque yo use el plural masculino inclusivo oficial de la RAE… o ya puestos utilizaré el femenino plural para todo) por lanzar una campaña política que comience con la conciliación familiar, con el cambio de los horarios laborales, con el impulso de la igualdad en las bajas paternal y maternal, por el aseguramiento de los salarios equivalentes entre hombres y mujeres, por crear una conciencia social en la que no se estigmatice a la mujer que quiera triunfar en el mundo de los negocios, renunciando o no, a su familia, por la necesidad de criar y educar hombres que lo entiendan y lo incorporen en su vida y desde luego por la imperiosa obligación de comenzar a hablar de personas, y no de hombres y mujeres.

Para todo eso, estoy dispuesto, ayudo, educo, comparto y valoro. Para lo de antes, lo de nosotros y nosotras, para una 007 con licencia para matar y otras muchas gilipolleces no, perdónenme, pero va a ser que no.

miércoles, 11 de noviembre de 2020

Secretos en alcanfor - mi crónica de lectura

Siempre he pensado que M. Carmen Castillo Peñarrocha tiene una forma muy original de escribir. Es una especie de cuenta cuentos que ofrece una mezcla de cotidianidad con ilusión, entretenimiento e intriga, a través de una prosa tranquila, que fluye natural, sin grandes aspavientos ni pretensiones con el ánimo de situar al lector en su historia, como un habitante más del mundo tan personal que crea en cada una de sus historias.

Tenía mucha curiosidad por leer esta novela, Secretos en alcanfor, de la que había oído hablar muy bien y la tranquilidad de mi pueblo, en un fin de semana de noviembre lluvioso, ha sido el marco ideal para devorar su lectura en dos tardes estupendas.

La novela tiene muchos elementos que me encantan como lector: Un colegio de pueblo, de esos en los que los niños de todas las edades van a la misma aula, una maestra que huye de la vorágine de la ciudad para resguardarse en la búsqueda de algo, de sí misma, de otra vida y por supuesto, la idiosincrasia y particularidad de la vida y las costumbres de los habitantes de un pueblo pequeño, en el que todo se sabe y todo se comenta, para lo bueno y para lo malo.

Y en ese marco ideal, en los añorados años ochenta y tan cercano a todos los que “tenemos pueblo”, discurre una trama muy interesante, que une presente y pasado, dando saltos en la investigación que su protagonista lleva a cabo, con toques de lucha por los más desfavorecidos, de reivindicación de la mujer y de restablecimiento de la justicia que los poderosos siempre intentan (y muchas veces consiguen) impedir para favorecerse a sí mismos.

Secretos en alcanfor transcurre en El Roquedal, un pueblo subido en la montaña, pero podría suceder en cualquiera de los pueblos que todos conocemos, yo me imagino más de uno. Y reconocemos muchos de los personajes de la novela en otros que hemos conocido, en el tendero, o el alcalde, o cualquiera de los que M. Carmen ha creado. Son auténticos, tienen alma, sentido y particularidades que los hacen reales.

¡Cómo me hubiera gustado llegar a mí a esa casa que el ayuntamiento ofrece a la maestra (y que por ejemplo en mi pueblo en los setenta y ochenta también sucedía) y descubrir todos los secretos que escondía ese desván! Me encantaría tomarte un chocolate caliente con churros con cualquiera de los personajes, con el cabrero, o con doña Encarna. Todos ellos tienen una conversación de tarde, de esas que te hacen descubrir un mundo real, alejado de redes sociales y postureos y cercano a la tierra, a la cercanía y a la autenticidad.

La novela tiene también un final “comme il faut” que no puedo desvelar, pero que redondea una historia perfecta, te regala una sonrisa y te hace cerrar el libro con un suspiro y con el alma calmada y tranquila, algo que en los tiempos que vivimos es de agradecer muchísimo.

Me quedo con muchas ganas de leer de nuevo a M. Carmen. Espero que pronto nos ofrezca otra novela y seguro que nos transportará a su mundo tan especial.

viernes, 6 de noviembre de 2020

Tierra - mi crónica de lectura

Siempre que he leído una novela de Eloy Moreno ha tenido un elemento común: la sorpresa. Y en esta nueva titulada Tierra lo ha vuelto a cumplir.

Es difícil hacer una crónica de lectura de Tierra sin desvelar ninguno de sus misterios porque justamente uno de los platos fuertes de la misma es la cantidad de veces que el autor nos deja con la miel en la boca y el anuncio o la insinuación de un nuevo enigma del que no sabremos su resolución hasta unas cuantas páginas después.

Es, probablemente, la “marca de la casa” de Eloy como escritor: generar esa necesidad de saber cómo terminará cada párrafo inconcluso, cada argumento o descubrimiento insinuado y cada nueva trama yuxtapuesta.

Tierra tiene, en mi opinión dos grandes aciertos, imaginar un futuro (yo diría casi inmediato) en el que la manipulación y la artificiosidad terminarán (si no lo han hecho ya) con lo auténtico de la existencia humana. En ese sentido es tremendo adentrarte en la novela porque te das cuenta de que no estamos tan lejos, quizá, de llegar a ello y lo que es peor, que probablemente no haya forma ya de detenerlo. El segundo acierto es la radiografía del hiperconsumismo al que el capitalismo nos ha trasladado y del que seguramente no podremos nunca salir porque no hay alternativa.

Encuentro, sin embargo, en Tierra un pequeño pero que yo le pongo y que sin duda se debe a mí como lector (y no al autor como tal), que es el hecho de que a la novela le falta profundidad futurista, es decir que se queda un poco a medio camino entre esa realidad futura que el autor nos relata y cómo nos la ha pintado, un poco pasando de puntillas sobre temas y detalles que podrían haber dotado de mayor verosimilitud a la misma.

No le quita, sin embargo, este pero ni un ápice de interés a su lectura que yo he devorado en dos tardes. 

Sin duda el formato de la novela, con capítulos muy cortos y la edición de la misma amplia, letra grande, espacios y separación de capítulos contribuye a ese misterio que se retroalimenta y que te obliga a continuar su lectura sin poder parar.

Una recomendación para todos, lectores exigentes y sesudos (que la encontrarán excesivamente comercial y superficial), para amantes de la televisión, que dejarán de mirarla con los mismos ojos y para lectores entretenidos, que se lo pasarán pipa con ella, adentrándose en el mundo de la sorpresa de Eloy Moreno.


miércoles, 4 de noviembre de 2020

Primer aniversario de la presentación de GRACIAS POR MIRARME A LOS OJOS CUANDO ME HABLAS


Ayer presentamos mi nueva novela titulada: Gracias por mirarme a los ojos cuando me hablas. Para mí fue una tarde muy especial. Una mezcla de nervios por presentar el fruto de trabajo de tres años, con la querencia de que los que me acompañasteis pasarais una tarde agradable, el cariño que recibí de vosotros, la complicidad de todos que participasteis activamente en el acto y la dinámica de cercanía y cordialidad que se dio. Me sentí muy a gusto y me hicisteis muy feliz. Espero que la lectura de la novela os devuelva un poquito de esa felicidad que me llevo para siempre en mi corazón.

Quiero dar las gracias infinitas a

Manu Vives, director de La Bohemia por permitirme presentarla en el centro cultural de referencia de Castellón.

Y parafraseando el título, Gracias por mirarme a los ojos cuando hablé con vosotros: Gracias

M Carmen Castillo Peñarrocha por tu compromiso,

Carolina Beltrán Vives por tu apoyo, Mayte Mira por estar conmigo,

Monica Mira Garces (que estuvo con nosotros en espíritu, estoy seguro),

Nieves Clavell (un placer haberte conocido) (las musas sois lo más, no cambiéis nunca),

Benjamín Collado Hinarejos (al fin nos conocimos y espero que sigamos en contacto),

Jesús Pardos (compañero de trincheras y estudios), Tere y Vicente (de andanzas y vivencias) Olga (de viajes y mucho más), Raulillo Namasté (gracias por la deferencia de quedarte y acompañarnos, fue un placer), Carina (qué bonito reencuentro) compañeros de Benicàssim, Isla,

Ana Pascual

Elia García Saura

Pedro Paradís

Francisco Magnieto Martín

Carlos

Alberto Pérez (y esa ricura de criatura que ya ha asistido a su primera presentación…) ya sabéis que os quiero y os admiro y al resto que no pude saludar personalmente, muchas gracias también por compartir vuestro tiempo conmigo.

A mis amores,

Laura Asensio BuenoIzan y Adrián (espléndidos en sus actuaciones teatrales, jejej)

A los que no pudisteis acompañarme os doy las gracias igualmente porque seguro que vuestro espíritu me acompañó.

He intentado dar todo lo mejor de mí como escritor en esta novela. Ojalá que el boomerang de las buenas acciones y de la bonhombría comience a fluir entre todos los que la leáis y que al menos un poquito de la felicidad que he sentido al escribirla, os llegue al corazón.

GRACIAS

 

martes, 3 de noviembre de 2020

Váyase usted a la mierda, señor Trump

 

¿Que por qué se lo digo? Porque estamos hartos de usted. Hartos de que decida por los demás el devenir de sus vidas. De que solamente mire por el futuro de su imperio económico, para que cuando termine sus vacaciones en la política su mercado haya aumentado tanto como su ambición requiere. Harto de su nacionalismo, de su intervencionismo en países que no tienen nada que ver con usted. Y sobre todo harto de su patético paternalismo sabelotodo.

La última gracia que nos va a joder a cientos de empresas españolas es la entrada en vigor de las últimas sanciones contra Irán. ¿Qué por qué se lo digo? Porque a mí no me ha preguntado si lo que usted quiere hacer en contra de la antigua Persia va a afectar a mi negocio, ni al de la pequeña Pyme que vive de exportar maquinaria allí. Claro, a usted lo que le importa son sus empresas americanas, y el resto del mundo que se vaya a la mierda ¿no? Pues, no hijo no. El que se tiene que marchar a la mierda es usted.

¿Que Irán quiere enriquecer uranio? ¿Y no lo hace usted ya? ¿O es que tiene la caradura de presuponer que lo que Estados Unidos y otros hacen es bueno si lo hacen ellos y malo si lo hacen los que no le convienen?

No sé si Irán enriquecerá uranio, pero y a mí qué más me da, si mi cliente es una empresa que lo único que quiere es sobrevivir a la barbarie que usted ha creado. Importar las materias primas en Europa, fabricar, dando trabajo y una vida a cientos de trabajadores y poder exportar sus producciones de porcelana.

Ahora gracias a su imbecilidad, ni el cliente podrá importar, ni su banco podrá pagar a ningún otro en el mundo, ni la empresa española podrá vender allí, y por tanto tendrá que cerrar, echar a todos sus trabajadores al paro, desestructurar familias, tirar por tierra el trabajo y la dedicación de muchos pequeños empresarios que pasan de la política, de las ambiciones nucleares de quienes sean y que lo único a lo que han dedicado su esfuerzo es al desarrollo de su negocio.

Irán va a colapsar. Va a quedar aislado del sistema bancario mundial. No podrá comprar ni vender a ningún país. Su moneda vale cinco veces menos que hace un mes y la gente se va a morir de hambre, literalmente. Y a usted le da igual, porque todo lo ha impuesto en función de una probabilidad, la de que el gobierno iraní enriquezca ese metal de nombre tan presuntamente peligroso.

Pues ya se lo digo, príncipe de los imbéciles. Por mí se puede usted beber un sorbo de agujero negro que le implosione y lo reduzca a la nada. Yo mientras tanto seguiré luchando para que mi relación comercial con ese país, cultura de civilizaciones por cierto, pueda continuar. Mientras tanto, gracias a usted y a otros como usted, los iranís odiarán cada vez más a América en una espiral sin retorno

lunes, 2 de noviembre de 2020

Tres preguntas para una gestión económica inteligente - Mi crónica de lectura

Los días duros del confinamiento me llevaron a descubrir los vídeos diarios que Argelia García subía en Linkedin dentro de la empresa Togrowfy.

Eran vídeos cortos que trataban temas de gestión diarios frente a los retos que la pandemia estaba creando para las empresas y que a mí me resultaron muy motivadores en los días del duro confinamiento, sobre todo para aprender a centrarme en el presente con la vista en un ligero y cercano futuro únicamente.

La visualización de esas cápsulas motivadoras me llevó a comprar el libro de Argelia García, titulado Tres preguntas para una gestión económica inteligente, que también me ha resultado muy interesante y resumo los puntos clave que, a mí, de modo particular, me están ayudando.

-          Clara estructura del libro en tres partes diferenciadas que permiten un análisis claro del dónde estamos, adónde vamos y con qué recursos vamos a llegar.

-          El cierre contable mensual: Es para mí el comodín que permite mejorar en toda la gestión de una empresa. Es el semáforo que indica si la gestión económica va por buen camino o no y el examen mensual que te obliga a replantear lo que te aleja de ese camino.

-          Desmitificar la “inservilidad” del presupuesto. Quiero decir, que, aunque yo siempre he creído que no sirve de mucho (y entiendo que depende de sectores y empresas), he entendido mejor el porqué de elaborarlo y aplicarlo.

-          Reflexionar sobre preguntas clave, que pueden parecer sencillas, pero no lo son

o   ¿Cómo calculo los precios de venta? / ¿Cuánto nos cuesta el producto? / ¿Qué precio es asumible por el mercado?

o   ¿Acepto un pedido con un precio por debajo de lo habitual?

o   ¿Qué tipología de clientes me interesa más? O, más bien, ¿A qué tipología de clientes puedo acceder con mi producto?

o   ¿Son rentables todos los departamentos de mi empresa?

-          Utilizar la contabilidad de costes como el arma más eficiente de control.

-          La importancia del Margen de contribución. Y la importancia de explicarlo a los analistas alejados del mercado real.

-          Y una máxima absoluta: La mejor financiación viene siempre de las ventas.

Recomiendo a todo el mundo la lectura de este libro, no solo a los directivos o managers de distintas áreas, sino a todo el mundo que de uno u otro modo esté relacionado con el mundo de la empresa.

Es un manual claro, práctico, que incide en los temas estratégicos con sencillez, apartando el miedo que puedan causar ciertos conceptos, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas y ayudando a comprender que cualquier empresa requiere de un control cercano, continuado, así como de una flexibilización a las circunstancias (realidad líquida) y aceptación del cambio y evolución necesaria en la empresa para poder crecer.