viernes, 19 de abril de 2019

Encuesta literaria a alumnos primero y segundo ESO

Recientemente tuve la oportunidad de realizar una pequeña encuesta con jóvenes de 13-15 años, alumnos y alumnas de primero y segundo de la ESO, durante una charla que impartí sobre música y literatura.

Los datos me han resultado muy interesantes, y debo decir que sorprendentes. Las preguntas básicas de la entrevista fueron cinco, pero sólo he considerado objeto de este análisis tres de ellas que fueron las siguientes:

1) ¿Cuántos libros lees al año?
2) ¿Qué prefieres, libros en formato de papel o digital?
3) ¿Cuál es la red social que más utilizas?

La encuesta no pretende ser científica ni especialmente académica, pero creo que sí puede resultar muy representativa, a nivel general.


Visita al taller de escritura de Benicàssim con 50 Escritores singulares

El año pasado presenté en el taller de escritura creativa de Benicàssim el proyecto 50 Escritores Singulares, en el que muchos de mis compañeros de taller participaron

http://www.rodalia.net/60-visita-de-francisco-urbano-al-taller-de-benicassim

Fue un placer contar con la visita de Rosario Raro para la ocasión, que también participó en el libro como Escritora singular-50.


miércoles, 17 de abril de 2019

ELECCIONES... que comience el espectáculo

Preparémonos para las próximas dos semanas de despropósitos. Como si retornásemos a los ochenta, donde el exceso era tendencia, así nos las vamos a ver con la ya iniciada campaña electoral.
Un escenario en forma de círculo vicioso, formado por los políticos lanzando mensajes huecos de contenido y llenos de artificiosidad, por los medios de comunicación que titularizan hasta la simplificación los mismos, jamás entran al detalle de las medidas realmente importantes, las que nos afectan a los ciudadanos y cultivan un caldo del que se nutren programas de tertulias, chascarrillos, presuntos debates y editoriales y finalmente por los votantes que compramos todo ese tiempo de discusión estéril, que no aclara ninguna idea importante y, aun en el supuesto caso de que lo hiciera la probabilidad de que el político que la ha prometido la cumpliera tras salir elegido es ínfima.

Vivimos en la era digital, en la de la inmediatez en las noticias, en la de ausencia de contacto y relación humana. Con un simple click, podríamos leer y analizar todos los programas electorales de todos los políticos y candidatos sin ninguna necesidad de tener que aguantar días y días de declaraciones, promesas baldías, mítines absurdos a los que van los que ya están convencidos de votarles, por lo que, ¿para qué se gasta todo ese dinero en un acto de autoconvencimiento ya conseguido? Podríamos prescindir de todo eso, de cientos de miles de euros gastados en carteles, propaganda en medios de comunicación, preparación de mítines y ruedas de prensa y utilizar esa ingente cantidad de dinero en algo realmente útil, que ayude a quienes realmente lo necesitan.

Si analizamos cada uno de nosotros nuestro comportamiento como votante, ¿acaso podemos colegir que nuestro voto cambia realmente porque sepamos qué medidas sustanciales diferentes va a llevar a cabo un partido y no otro? ¿Hasta qué punto no se hace ese cambio más imbuido por una mezcla de propaganda, titulares populistas, grandilocuentes declaraciones en temas que ni siquiera nos rozarán en nuestra vida privada y simpatía por el candidato/a en cuestión?

Todo ese exceso propagandístico previo a la votación, en el que nadie dice que va a hacer o pactar lo que luego seguro va a hacer o pactar, crea una nube de expectativas y promesas que se cumplen en una ínfima parte a posteriori, cuando se gobierna, cuando se está en el mundo real, al mando del timón.

Y es que la realidad se contempla desde un lado del cristal cuando se es candidato (o cuando se es oposición) y desde otra muy distinta cuando se gobierna, y cuando para ello, hay que pactar con tu contrincante, hay que ceñirse a las leyes que Bruselas nos impone (sí, la famosa Unión Europea…), hay que contemplar la economía globalizada y por supuesto los poderes fácticos que en este país siguen siendo mucho más importantes que los políticos.

Así que yo no me creo ni el diez por ciento de lo que escucho: los partidos que prometen un montón de medidas sociales, de apoyo a la dependencia, de aumento del presupuesto en mejora de la sanidad y la educación y tantas otras, me convencen, claro en el plano teórico, pero hasta que no me las presenten con un plan presupuestario (que permita Bruselas, claro) no me las puedo creer (ni yo ni nadie) porque son un brindis al sol. Las medidas obvias que todos podríamos suscribir, hacer que las grandes empresas y las grandes fortunas paguen los mismos impuestos que los currantes como nosotros, otro brindis al sol. Debemos asumir que jamás ocurrirá porque ambos colectivos tienen mucho más poder (oculto) del que nos imaginamos. Tampoco me creo las majaderías que otros “nuevos partidos” lanzan siguiendo una clara estrategia para crear polémica y dirigir el discurso. Son ideas en mi opinión tan evidentemente absurdas y alejadas de nuestro plano que sirven solamente para introducirles en el espectáculo. Y tampoco puedo creer a todos aquellos partidos que están en la negación: No pactaremos NUNCA y lo dicen así con mayúsculas con éste o con aquel, cuando es obvio que si la suma de escaños da, lo harán y entonces dirán que es por el beneficio superior de servicio al país. Ya lo sabemos, majicos, no hace falta tanta chaladura. Lo haréis si hay que hacerlo y punto.

Y ya para terminar este frontispicio tenemos la ley D’Ont, por la que a unos partidos les cuesta 400.000 votos un escaño y a otros 15.000. Es así la cosa, qué le vamos a hacer, en una supuesta proporcionalidad. Así que todo lo dicho en los párrafos anteriores además hay que pasarlo por este filtro que luego tergiversa la realidad de los votantes en España.

Para rematar el listado de descreimientos tenemos la corrupción, claro, en todas partes y a todos los niveles. Así que los partidos corruptos siguen ganando en los lugares donde lo han sido sin que al votante parezca importarle demasiado. Quizá porque pensamos que para que vengan otros y roben más pues ya están estos, de una forma ultra simplista.

Así pues, tras todo este análisis mi planteamiento es este. ¿Quiero y debo votar? Sí, sin duda. ¿A quién? Aquí tengo que ir a una decisión de mínimos, o sea, al menos malo, porque no soy capaz de encontrar ninguno suficientemente bueno, en el sentido de: SINCERO, HONRADO, EFICIENTE y COMPROMETIDO. Ya sé que aquellos que leáis esta disertación y seáis votantes de unos u otros partidos pensaréis que esos son los que sí cumplen esos cuatro adjetivos, pero es esa quizá la semilla del problema. ¿Sois/somos realmente críticos con aquellos por los que sentimos predilección política?

Termino con una máxima deportiva que viene al pelo. ¡Que gane el mejor! (Definir “mejor” en este ámbito ya es harina de otro costal)

martes, 16 de abril de 2019

Antes, entonces, nunca - mi crónica de lectura


Tú, que te crees tan apuesto, tan singular, tan bien plantao. Sí, a ti te lo digo, que has conseguido remover mi cómoda lectura en el trayecto de Barcelona a Doha y de ahí a Lahore, en Pakistán, donde terminé Antes, entonces, nunca. Yo que esperaba tener los vuelos tranquilos, disfrutar de tu novela, sin alteraciones, sin cambios de humor, dejando pasar las horas entre las nubes mientras el resto del pasaje dormía y resulta que no solo me obligas a tener los párpados bien abiertos, sino que me empujas a odiarte. Porque con lo mono que eras de niño, con los bonitos recuerdos que has compartido, en esa casa, esas añoranzas de los setenta con las que tanto me identifico en un idílico escenario de nuestra historia reciente, y vas y la jodes…

No sé si coincidió en el tiempo pero estoy seguro de que el tránsito de Antes a Entonces vino acompañado de turbulencias importantes que me obligaron a apretarme el cinturón de seguridad. Y ahí ya la animadversión hacia ti aumentó de forma considerable. A medida que me adentraba en la segunda parte, te iba haciendo preguntas, ¿por qué? Pero ¿quién te has creído que eres? ¿Estás loco? ¿Serás desgraciado? Y otras más fuertes no aptas para horario infantil. Pero aún dentro de ese marasmo de sensaciones y sentimientos encontrados quería saber más sobre ti y sobre aquello a lo que serías capaz de llegar. Claro, navegando por esa prosa que tu autor, Raúl, tan bien sabe urdir y que nos envuelve como si estuviéramos navegando (y no volando).

En Doha tuve un respiro. Tomé aire en la terminal y refrigeré mi hambriento estómago, preparándome para un final que no alcanzaba a imaginar adónde me llevaría. Y creo que tras el despegue la sensación de flotar es lo más cercano que tuve a la dimensión a la que me transportó Nunca. Y esa flotación vino acompañada de muchas preguntas, esta vez realizadas en mi cabeza y a un interlocutor apersonal. Ya no quería preguntarte nada ni interpelarte. Ya no sabía cómo tratarte ni qué pensar de ti. Nunca me dejó fulminado y hundido en las dudas que sigo sin haber podido resolver.

Así que tendré que quedar con Raúl un día de estos y poder calmar mi desazón, clarificar la urdimbre que se volvió muy compacta, quizá demasiado para mi entendimiento, al final de Nunca.

¿Al final de Nunca hay un quizá?

domingo, 14 de abril de 2019

ESCRITORES SINGULARES-60: SERGIO ROYO


Sergio Royo es un ESCRITOR SINGULAR. Con un par de libros de relatos ya publicados, este escritor zaragozano, profesor de inglés y traductor de la poeta norteamericana Lyn Coffin, (su última obra titulada Esta vida verde), nos ofrece su último libro de relatos titulado Viviendo en tiempo brutal.
Conocí accidentalmente a Sergio Royo porque fue a presentar su último libro a mi pueblo, Belchite, de la mano de un buen amigo y vecino, gran escritor, Félix Teira Cubel, que presentó también mi novela en el mismo escenario, hace un par de años. Así que la curiosidad me pudo y el azar hizo que mi hermana me regalase su libro para Navidad.
Para mí es muy difícil leer poesía y disfrutarla y cuando pienso en que Sergio no solamente lo hace, sino que además traduce ese sentimiento de un idioma a otro lo encuentro casi heroico.
Viviendo en tiempo brutal nos habla de la evolución, de cómo los cambios, en ocasiones programados, y en otras azarosos, nos llevan a nuevos escenarios en los que nuestra vida muta de forma brutal, tanto en el sentido terrible como en el positivo de la palabra. Un buen compendio de relatos sobre el inconformismo de sus personajes.
En esta ocasión y a partir de la frase que le planteé, Sergio ha construido un relato sorprendente, pesimista, que nos lleva a pensar si realmente somos lo que queremos ser o en realidad somos aquello a lo que la sociedad y el entorno nos empuja.
Y para que conozcáis un poquito más a su autor, una breve entrevista a continuación.

SIN TÍTULO
Cuando miró en lo profundo de su alma, comprendió que no tenía remedio y que debía seguir matando. No es sencillo huir de las acciones a las que nos empuja la vida, porque la vida nos empuja aunque no seamos conscientes. Un centímetro al día. 0,7 decímetros a la semana. Casi imperceptiblemente nos lleva a donde quiere, moldea nuestra existencia como un gato amasa una superficie antes de tumbarse. En su caso, matar no fue sino la consecuencia de muchos años de empuje silencioso, de arrastre involuntario. Un centímetro al sentirse solo en el patio del colegio, el último en ser escogido en el partido de fútbol, otro cuando su padre daba portazos en casa para no golpear a su madre, alguno más cuando su primer amor le fue infiel con su mejor amigo y un puñado de golpe cuando su proyecto de fin de carrera fue robado por el profesor que se lo había corregido.

 Estoy –como él- absolutamente convencido: si no lo evitamos, fumamos marihuana o nos drogamos o participamos en orgías antisistema, la vida es un perfecto artificio para generar asesinos en serie. 

ENTREVISTA SINGULAR

1.- ¿Cuál es el principal motivo que te empuja a escribir? ¿Recuerdas cuál fue la primera vez que comenzaste algún texto? ¿Lo guardas todavía? ¿Te atreverías a publicarlo a modo de relato?
La necesidad. Se escribe por necesidad, de lo contrario no se escribiría. Comencé con pequeños textos en redes sociales, probablemente Tuenti. No lo conservo y, en caso de hacerlo, supongo que publicarlo sería un ejercicio de autosátira y humor.

2.- Imagina que tuvieras la posibilidad de publicar un libro con una editorial de tirada nacional y tuvieses libertad para elegir el género y la temática. ¿Cuáles serían y por qué?
Lo siguiente que tengo escrito, que es otra colección de relatos. Son relatos que cuentan con el imprevisto, que se escudan en el imprevisto, que entienden la vida en el imprevisto.

3.- Te pido que seas tu crítico/a más duro/a. Dinos qué se te da peor a la hora de escribir y cómo intentas resolverlo.
El crear diálogos verosímiles. Esto es, hay conversaciones reales que se pueden escuchar en la calle que quedan impostadas en ficción, tal vez por surrealistas. Lo que se escucha, a menudo, al ser leído pierde fuerza. Admiro mucho a los escritores capaces de enganchar en los diálogos, me parece lo más complicado al narrar.

4.- ¿Cómo sería tu presentación ideal de un libro? Quiero decir, qué elementos tendría que tener para que resultase interesante, amena y entretenida.
Los de la pregunta, que lo que se dice resulte interesante, enriquezca, que sea amena y no pesada, que salgas con la sensación de haberte entretenido. Si hay humor o conciencia de que lo que se hace o escribe siempre es susceptible de mejora, todavía mejor. En la presentación de mi segundo libro conté también con una actuación musical preciosa que dio más sentido a los textos.

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Tanto digital como en papel, resulta muy difícil elegir qué leer ya que normalmente nuestro tiempo de lectura es limitado. En tu caso, ¿cuál es el criterio que sigues para la elección de una próxima lectura?
La lectura de un pasaje que me estremezca, así como el criterio editorial. Hay editoriales que, hoy por hoy, sé que publican cosas que van a ser buenas y van a conectar con mis gustos lectores.

6.- Vivimos en el mundo de la hiper conexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.
Principalmente Facebook, porque es una plataforma de autobombo ideal para escritores (con todo lo bueno y lo malo que esta afirmación encierra).

7.- ¿Cómo te calificarías como lector/a? ¿Qué géneros te gustan? Y ¿en qué momentos disfrutas de la lectura?
Soy un lector curioso e inquieto. Puedo saltar de un título a otro porque me puede la necesidad de picotear nuevos textos, pero también soy un lector exigente que solo lee aquello que le interesa de verdad. La disfruto siempre, tal vez porque no tengo el tiempo que quisiera para leer.

8.- ¿Cuál es tu secuencia a la hora de estructurar una novela, o el género que escribas? Me refiero a cuál es la cadencia de creación: ¿Primero los personajes, o el conflicto principal, o el final, o cómo lo acometes?
Primero esa cita, esa reflexión que crea una historia. Los personajes son secundarios a la idea.

9.- Me gustaría que definieses ese momento en el que das por finalizado un libro. El momento final, cuando recibes las galeradas y les das el último ok.
Es un momento extraño, porque siempre crees –al menos yo- que es susceptible de modificación y mejora. En cualquier caso, la sensación que queda al acabar un texto que te gusta es de éxtasis. Dura poco, tal vez por eso es de éxtasis.

10.- Te pido ahora unas respuestas rápidas

a) Recomiéndanos un libro y el motivo por el que tendríamos que leerlo.
Modelos animales, Aixa De La Cruz. Uno de los mejores libros de relatos que he leído de una autora joven.

b) ¿Cuál es tu escritor/a favorito/a? Carlos Castán

c) ¿Qué opinas de los blogs literarios? Son una plataforma necesaria, tristemente minoritaria.

d) Un libro que no hayas podido terminar de leer. La Negra Espalda del tiempo, Javier Marías. Y es uno de mis autores predilectos. Pero este libro, no.

e) Un deseo literario para el próximo año. Vamos a ponernos ambiciosos, casi utópicos: un premio o publicar en una editorial de gran entidad.

f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes. Alguna anécdota con mis alumnos: la infancia es un pozo de sabiduría y creatividad.

g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular. Leonard Cohen. Siempre sabe emocionarme.

h) Las 3 características que debe tener para ti un buen editor/a. Confiar en el autor, sinceridad y promoción.

11.- Has publicado Viviendo en tiempo brutal. Una aventura a base de relatos que presentaste hace poco tiempo en Belchite ¿Nos podrías contar un poquito cómo se gestó tu idea de este libro?
Nuestra vida está llena de brutalidad, en el buen y el mal sentido de la palabra. Los relatos de este libro  narran cambios, evolución, sorpresa. Son muchas ideas que pueden resumirse –tal vez- en una: el inconformismo de los personajes y la inevitabilidad de ciertas derrotas.

12.- Para terminar, me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.
Una conversación nocturna, con los míos, sabiendo que al día siguiente no tengo que madrugar.

viernes, 12 de abril de 2019

Qué vas a hacer con el resto de tu vida - mi crónica de lectura

Decidí leer esta novela de Laura Ferrero tras saber que su caso es hasta ahora el único de un escritor novel que tras publicar con Caligrama, sello de autoedición del grupo Pengüin Random House, su novela salta al sello principal, Alfaguara. Así que imaginé que la novela lo valdría.
Y no me equivocaba. Laura ha definido a la perfección la tristeza de la soledad cuando estás en una multitud, lo terrible del silencio en la familia cuando un tema es considerado tabú y no se habla de él, la importancia de los traumas infantiles en el desarrollo posterior del carácter y la inseguridad del ser humano, por la que intentamos alcanzar algo que nos parece idílico y perfecto cuando lo único perfecto es la idea de conseguirlo en sí misma, y no lo conseguido.
La novela de Laura tiene todos los elementos con los que disfruto cuando leo: hay cartas manuscritas, saltos en el tiempo con muchos años transcurridos, una isla mágica, casi misteriosa, la isla de Socotra, perteneciente a Yemen que me ha entusiasmado, cuando he investigado más sobre ella, y hay secretos, muchos e importantes y eso dota a la trama de un enorme interés para mí.
Por supuesto la factura es impecable. La narración fluye tranquila y Laura te acompaña para que puedas entender por qué se encuentra perdida y casi te pide que seas su brújula. Hay también cierta concepción atípica de los temas universales entre padres, madres e hijos y la perspectiva con que Laura lo ha narrado me ha conmovido.
Es sin duda un gran debut. Uno que añado en mi lista de “must read” que dirían los auténticos, o sea, de las lecturas obligadas para cuando vuelva a publicar.
Os la recomiendo por muchos motivos pero sobre todo por uno, yo quiero ser el segundo Laura Ferrero!