miércoles, 8 de julio de 2020

La cara norte del corazón - Mi crónica de lectura


Dolores Redondo es una de las escritoras a las que sigo con más interés. Su trilogía del Baztán me encantó y nos animó a toda la familia a visitar Elizondo en un viaje estupendo en el que pudimos descubrir sitios como las cuevas de Zugarramurdi o el Pirineo Navarro. Todo ello ya me parece un logro importante porque es algo que la literatura ha conseguido más allá de la propia obra de la autora.

Todo esto te daré, premiada con el Planeta también me gustó.

Pero me toca hablar de la última novela, La cara norte del corazón, en la que he encontrado luces y sombras. Las luces, son claras: la impecable narración de la investigación de un asesino múltiple con las aportaciones singulares y certeras de Amaia Salazar, los pequeños flashbacks a la infancia de Amaia, cuando se perdió en el bosque o cuando estuvo a punto de morir en una arqueta de harina y el ritmo narrativo dentro de una ambientación, la del huracán Katrina de 2005 que te hace padecer y sufrir por la enorme tragedia que ocurrió. Todo ello me parece logrado y ejecutado con factura de novela negra que atrapa, que te acerca a la trilogía que tanto éxito tuvo y que une las historias de esta novela con las otras tres. Y me parece un logro.

Pero también encuentro algunas sombras, para mí dos fundamentales: La primera, el metraje. Encuentro la novela demasiado larga. Creo que la primera parte es perfecta, pero a la segunda le sobran muchas páginas que, en mi opinión, no aportan tanto a la historia. Y la segunda sombra es el peso o el desarrollo de los personajes norteamericanos. Los inspectores y policías que investigan con Amaia (excluyendo a Dupree) me resultan “poco reales”. Quizá sea porque situar a Amaia, a la que tan intensamente identifico con Elizondo y el paisaje navarro, en Nueva Orleans, me chirría un poco. Quizá porque la autora parece querer hacer un paralelismo entre figuras de la tradición contada navarra como el Basajaún, con el misterio de las religiones ancestrales del sur de Estados Unidos, de la cultura del vudú y de los espíritus en Nueva Orleans. No sabría definirlo de forma concreta, pero hay en ello un pequeño velo de ficción que me aleja de la veracidad de la trama.

Termino mi crónica de lectura indicando que La cara norte del corazón me parece una novela mucho más compleja de escribir que las anteriores de Dolores Redondo, y eso también le otorga mucho mérito, por la descripción de los lugares, por hacerlo en un momento trágico como fue el huracán Katrina y por el salto temporal en las investigaciones.

La resolución del caso… lo dejo a vuestra lectura. No puedo comentar el final que merecería una crónica propia.


lunes, 6 de julio de 2020

SIROCO - mi crónica de lectura


Acabo de terminar una fantástica novela escrita por Javier García, compañero de escritura en Sanscliché. Su título: SIROCO, editado por Loisele ediciones.

Javier me ha ofrecido una lectura que atrapa desde el primer momento. Como los libros de novela policíaca que me gusta leer. Las tramas secundarias se imbrican de forma magistral con la principal. Sus personajes son de carne y hueso. Puedes sentir con ellos, y llorar también cuando ellos lo hacen.

Consiguió emocionarme en muchos momentos. Jorge Alarma es para mí y ante todo, una buena persona que ha tenido que aprender a vivir con las consecuencias de la malafortuna y, aun a pesar de todo, es capaz de sacar lo mejor de sí mismo.

El ritmo de la narración es muy ágil. A lo que te das cuenta, y sin que apenas tengas sensación de que ha pasado el tiempo, llevas leídas ochenta páginas y de ahí al final, te lo meriendas en un par de tardes de lectura continuada, ya que la intriga y tensión que Javier sabe crear no te permite dejar el libro hasta que lo has terminado.

Para mí tiene todos los elementos de una novela policíaca, con toques de intriga, nostalgia, amor y sobre todo humanidad. Creo que esta es la palabra con la que definiría a la novela.
Javi, espero que algo que me dijiste en cierta ocasión, sobre el tiempo que te tomarías antes de abordar tu próxima novela, no sea cierto y nos ofrezcas el placer de continuar con el inspector Jorge Alarma o con cualquiera otra de tus historias que, estoy seguro, nos harán disfrutar de las tardes de lectura como ha hecho SIROCO.

Yo ya se lo he recomendado a todos aquellos a quienes creo que van a disfrutar de una buena y trepidante lectura.

Lo dicho, Javi, Anímate y prométenos una nueva muy pronto. Seguro que no nos decepcionarás y volverás a brillar con el mismo talento que en esta.

jueves, 2 de julio de 2020

ZACARÍAS - mi crónica de lectura cinco años atrás

Acabo de terminar esta novela escrita por Pedro Paradís, que me ha acompañado hasta Uzbekistán.

http://www.zacariaslanovela.es/puntos-de-venta

Su lectura me ha generado sensaciones diversas. Podría narrar que comencé con la curiosidad primigenia por saber qué son las lágrimas de mar.

Continuó una ligera indiferencia en los primeros capítulos, sin duda motivados por nuestra (y utilizo el nuestra para no utilizar el yo acusador de mi conciencia) poca o nula atención a lo que narran, a esa realidad que está ahí, palpable y con la que cada día nos encontramos sin prestarle atención.

El interés subió de nivel con la introducción de los otros personajes, sobre todo Jamal y Viorel quien es, para mí el héroe oculto de la novela, el ser humano con principios, el hombre que se viste por los pies, como suelen decir los cursis caballerescos.

Zacarías me cayó bien por momentos, en otros me causó tristeza y comprensión, en algunas ocasiones no pude entenderle y, aún más, lo critiqué por xenófobo y desprecié por completo su comportamiento. Imagino que todos tenemos un poco de todo lo que él generó durante mi lectura.

Me ha parecido muy interesante la (creo que intencionada) ocultación de la vida de Zacarías y de los motivos que le han llevado a vivir la vida que narra la novela. Me parece más valiente haberlo hecho así que no agarrarse a ellos desde el primer momento.

Todos los demás personajes secundarios me parecen entre pintorescos y enternecedores. Sin duda cuando vuelva a pasar por el parque Ribalta voy a redescubrirlo gracias a la lectura de esta novela.

Para mí el gran acierto de la narrativa de Pedro es su final. Me parece muy bien estructurado, te barre, te hace que le acompañes en los acontecimientos y que los vivas como un espectador más. Y he de decir más, que no me esperaba ese final en absoluto.

Así pues, Pedro, enhorabuena. Espero que pronto podamos disfrutar de una nueva novela tan redonda como esta.

Fran (en Uzbekistan)

jueves, 25 de junio de 2020

La noticia positiva de junio: Rumanía deja viajar gratis a los pasajeros que vayan leyendo un libro

http://elvasomediolleno.guru/un-mundo-mejor/rumania-deja-viajar-gratis-a-los-pasajeros-que-vayan-leyendo-un-libro/

Iniciativas como esta de #Rumanía son novedosas, creativas y eficaces para el estímulo de la lectura. Todos debemos pensar y ayudar a aplicar ideas como esta, para fomentar el hábito de la lectura, especialmente entre los más jóvenes que tienen competidores feroces en los vídeos y teléfonos móviles.

La propuesta se ha puesto en marcha en la ciudad a la que tenía que haber viajado yo mismo en el último viaje que tenía programado en marzo, justo antes del cierre por COVID de todo el mundo, Cluj Napoca, en Rumanía.

¡Espero poder viajar allí muy pronto y vivir esta experiencia!


miércoles, 24 de junio de 2020

ENTREVISTAS SINGULARES-85: BENJAMÍN COLLADO


Benjamín Collado es un ESCRITOR SINGULAR. En esta ocasión tendría que decir un Escritor e Historiador singular, porque la carrera literaria de Benjamín ha transcurrido por el ámbito de la divulgación histórica de los períodos íbero, fenicio y egipcio sobre todo, con un buen puñado de libros publicados en editoriales de primera fila. Títulos como Guerreros de Iberia, Los fenicios en la península ibérica, Los íberos (en el que estoy sumergido y fascinado) o Faraones perdidos y encontrados y unos cuantos más dan buen ejemplo de su amplia y rica contribución a la divulgación de nuestra historia. Podéis encontrarlos todos en su web: 
Sus conocimientos y trayectoria profesional le han llevado, por ejemplo, a ser asesor de la Cátedra Dama de Elche de la Universidad Miguel Hernández. Pertenece también a la Asociación de escritores de la provincia de Castellón (AEPC), colectivo literario que aglutina a escritores y poetas de la tierra y promociona su literatura de forma muy activa y participa también en la muy activa tertulia literaria La Virgulilla, que se reúne todos los jueves en El Cantonet de les Aules, de Castellón.
Benjamín está a punto de dar el salto a la novela de ficción, algo que esperamos muchos con gran interés porque sin duda su dilatada experiencia como escritor histórico enriquecerá su primera novela que muy pronto verá la luz.
En esta ocasión y a partir de la frase que le planteé, Benjamín ha construido un relato sorprendente y contemporáneo que creo apunta hacia el género de novela con el que pronto hará su puesta de largo.
Y para que conozcáis un poquito más a su autor, una breve entrevista a continuación.

Tiempos nuevos, medios nuevos

Aquel sería el primer día de mi nueva realidad. Hasta entonces siempre me había movido en transporte público; es un medio barato, ecológico y está bien para ir de compras, pero no es lo mejor para mi trabajo. Yo necesito libertad y discreción, no puedo estar pendiente de los horarios de trenes y autobuses ni andar pidiendo taxis para tal o cual calle.
Llamé a la puerta y esperé, mirando distraído los desconchones en la pintura marrón. Abrió una chica joven, yo diría que demasiado para él.
—Buenas tardes, señorita. Un paquete para Sergio Sanz. Tiene que firmarme él la recogida.
La chica se dio la vuelta y se perdió por el pasillo en penumbra, descalza, andar ondulante; y no tardó en aparecer él, pelo revuelto, mirada suspicaz.
—Yo no estoy esperando nada— alcanzó a decir mientras caminaba hacia mí con decisión casi chulesca.
Antes de que llegara a la puerta saqué de detrás del paquete la mano con la pistola y disparé: uno, dos, tres tiros; y el de gracia, justo en la boca abierta. Es bueno el silenciador nuevo, apenas sonó nada. Fue algo así como una tos un tanto seca.
Bajé despacio los escalones desportillados y antes de salir a la calle escuché los gritos de la muchacha demasiado joven. Doblé la esquina y ahí estaba, atado a la farola. Lo solté, un empujoncito y a correr. En diez minutos en casa. ¡Qué gran invento esto de los patinetes eléctricos!

ENTREVISTA SINGULAR

1.- ¿Cuál es el principal motivo que te empuja a escribir? ¿Recuerdas cuál fue la primera vez que comenzaste algún texto? ¿Lo guardas todavía? ¿Te atreverías a publicarlo a modo de relato?
Ya desde niño se me daba bien la redacción y siempre he sentido la necesidad de contar las historias que se me agolpaban en la cabeza. Intenté escribir mi primera novela con nueve o diez años, una copia descarada de los libros de Los Cinco de Enid Blyton que tanto me gustaban. Por desgracia, aquellas páginas fueron pasto de las llamas, entonces me daba vergüenza que alguien las pudiera leer. Pero aunque las hubiera conservado no creo que las hiciera públicas, porque no me gusta que nadie lea lo que escribo hasta que considero que está visible. En eso soy un poco maniático.
Curiosamente, no volví a tratar de escribir nada en los siguientes veinte años.

2.- Imagina que tuvieras la posibilidad de publicar un libro con una editorial de tirada nacional y tuvieses libertad para elegir el género y la temática. ¿Cuáles serían y por qué?
Bueno, eso es algo que ya he conseguido en parte, porque tengo cuatro libros publicados con Akal y La Esfera de los Libros, que se pueden encontrar físicamente en librerías de toda España y algunos países iberoamericanos. Mi sueño sería lograr algo así en el mundo de la ficción, en el que estoy empezando. Por lo pronto, mi primera novela será una historia de intriga en clave de humor y la publicará una editorial local: 1968 ediciones, lo que considero que es un muy buen comienzo.

3.- Te pido que seas tu crítico/a más duro/a. Dinos qué se te da peor a la hora de escribir y cómo intentas resolverlo.
Me resulta imposible llevar adelante un solo proyecto, siempre trabajo con varios a la vez, con lo que me falta la continuidad que es necesaria para la escritura. Voy un poco a salto de mata. Para que te hagas una idea, tengo como una docena de novelas a mitad, con entre 10000 y 72000 palabras escritas. Además, soy un desastre a la hora de organizar el tiempo de que dispongo.

4.- ¿Cómo sería tu presentación ideal de un libro? Quiero decir, qué elementos tendría que tener para que resultase interesante, amena y entretenida.
Debería ser lo más parecido a un encuentro entre amigos, incluso para los que no se conocieran de nada, en el que se charlara del proceso de creación del libro y del disfrute de la lectura en general, todo de una forma relajada y con toques de humor, y un vinito al final, claro.

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Tanto digital como en papel, resulta muy difícil elegir qué leer ya que normalmente nuestro tiempo de lectura es limitado. En tu caso, ¿cuál es el criterio que sigues para la elección de una próxima lectura.
Tengo la suerte de formar parte de la tertulia literaria La Virgulilla y ahí solemos comentar nuestras lecturas y recomendar las que nos han gustado, aunque claro, todos tengamos nuestras filias y nuestras fobias. De todos modos, yo intento combinar obras clásicas con novedades y dejando siempre un hueco para los autores locales.

6.- Vivimos en el mundo de la híper conexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.
No soy un forofo de las redes sociales, aunque reconozco su utilidad; pienso que nos roban mucho tiempo de nuestra vida real. La única que utilizo de una forma regular es Facebook. También tengo mi web personal: www.benjamincollado.com, en la que solo hablo de temas relacionados de forma más o menos directa con mis publicaciones.

7.- ¿Cómo te calificarías como lector/a? ¿Qué géneros te gustan? Y ¿en qué momentos disfrutas de la lectura?
En la lectura soy bastante ecléctico, igual disfruto con los clásicos que con una novela histórica o negra actual. En realidad me gusta variar continuamente. Solo se me resisten el teatro, la poesía y la novela romántica. Tampoco tengo un momento determinado para la lectura, aunque me gusta leer por la noche antes de dormir o como preludio a una siesta. No hay mejor relajante muscular y mental que un rato de buena lectura.

8.- ¿Cuál es tu secuencia a la hora de estructurar una novela, o el género que escribas? Me refiero a cuál es la cadencia de creación: ¿Primero los personajes, o el conflicto principal, o el final, o cómo lo acometes?
En mis libros de divulgación histórica empiezo haciendo una lista de puntos generales que quiero tratar; de ahí saldrán los capítulos, que luego voy detallando en apartados y subapartados. En ficción comienzo con una idea general de la trama y los protagonistas principales, y conforme voy avanzando en la escritura van saliendo el resto de personajes y las tramas secundarias que, a veces, me hacen cambiar el desarrollo de la historia. No soy de los que tienen ya toda la novela en la cabeza antes de empezar a escribir.

9.- Me gustaría que definieses ese momento en el que das por finalizado un libro. El momento final, cuando recibes las galeradas y les das el último ok.
Bueno, yo creo que es un momento muy especial para cualquier escritor, pero por lo menos en mi caso también es un momento de sentimientos contrapuestos. Por un lado está la satisfacción de haber completado un proyecto al que le he dedicado mucho tiempo, pero por otro siempre me queda la duda de si no lo podría haber hecho mejor, si me han quedado cabos sueltos o se me ha colado algún gazapo.

10.- Te pido ahora unas respuestas rápidas.

a) Recomiéndanos un libro y el motivo por el que tendríamos que leerlo. Son muchos los libros que me han marcado, por ejemplo, un libro que me impactó mucho en su momento fue «El Perfume», de Patrick Süskind. Me resultó sorprendente la forma en que el autor era capaz de describir algo tan complicado como son los olores y las sensaciones olfativas.

b) ¿Cuál es tu escritor/a favorito/a? Soy más de libros que de autores, pero si hay uno que nunca me defrauda es Eduardo Mendoza. Su habilidad en el manejo del lenguaje me parece sobresaliente.

c) ¿Qué opinas de los blogs literarios? Me parece admirable que alguien dedique parte de su tiempo a estos menesteres que nunca son suficientemente agradecidos. Es más, con demasiada frecuencia reciben críticas por sus valoraciones que, lógicamente siempre van a ser subjetivas. De todos modos, he de reconocer que apenas sigo ninguno.

d) Un libro que no hayas podido terminar de leer. Desde que me hicieron ver que no tenemos suficiente con una vida para leer todos los buenos libros que se han escrito, nunca intento terminar un libro que no me está gustando, con lo cual he dejado muchos a mitad. El último: «El sonido y la furia», de Faulkner.

e) Un deseo literario para el próximo año. Que el maldito virus nos deje en paz y podamos volver a disfrutar con normalidad de las librerías y las presentaciones de tantos libros que se han tenido que aplazar, entre ellos mi primera novela.

f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes. Bueno, por desgracia la tenemos muy cerca. Jamás pensé que pudiera vivir una situación de pandemia mundial como la que estamos viviendo en estos momentos. Es algo que habíamos visto en infinidad de películas y novelas, pero ahora está sucediendo en la realidad ante nuestros ojos.

g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular. Si tuviera que elegir a alguien sería a Enya, porque en su momento me hizo descubrir un tipo de música muy diferente y mucho más rica que la que solemos encontrar en las radios comerciales.

h) Las 3 características que debe tener para ti un buen editor/a. Sinceridad, respeto por el autor y respeto por su obra.

11.- Tienes ya muchos libros publicados, sobre todo del antiguo Egipto, cuya historia es muy interesante. Sin embargo, me parecen todavía más interesantes los que has escrito sobre la cultura íbera que, en mi opinión, es mucho más desconocida. He empezado a leer el que se titula Los íberos, del que pronto hablaré en el blog. ¿Nos podrías contar un poquito cómo se gestiona tu idea para comenzar un libro y cómo eliges los periodos históricos?
Pues depende. La idea de escribir mi primer libro sobre los íberos surgió, curiosamente, del intento de escribir una novela histórica ambientada en esa época. Al tratar de documentarme eché de menos un libro en el que se recogieran todos los aspectos de la cultura ibérica debidamente organizados para facilitar la consulta. Como ese libro no existía, y aprovechando que soy historiador, pues lo escribí yo.
En otros casos el proceso ha sido diferente, por ejemplo, mis libritos sobre el Antiguo Egipto fueron una forma de descanso después de años escribiendo sobre los íberos, mientras que «Guerreros de Iberia» fue un encargo directo que me hicieron desde La Esfera de los Libros.

12.- Para terminar, me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.
Pues algo tan sencillo como disfrutar de un viaje o una buena comida con mi mujer y mis hijos. Debemos saber reconocer los momentos diarios de felicidad en vez de tratar de buscar unas situaciones utópicas que quizá nunca lleguen.