viernes, 18 de octubre de 2019

Yo, Julia y La sospecha de Sofía


Hoy he terminado estas dos lecturas del mes de octubre. Dos pesos pesados. Yo, Julia la he leído en papel, en una gran parte viajando por Irán, Bangladesh y Polonia. La Sospecha de Sofía la he “escuchado” a través de Story tel durante más de 23 horas de escucha en mis trayectos a Barcelona.
Dos historias largas, con mucho contenido y muy diferentes entre sí que sin embargo me han animado a escribir esta crónica conjunta.
Siempre me había echado un poco hacia atrás la dimensión de las novelas de Santiago Posteguillo y la longitud de la narración de sus batallas. Aunque tengo un sobrino, Jorge, que está enamorado de su literatura y siempre me animaba. Pero en esta ocasión Ana, otra amiga, me convenció de que leyese la novela que fue premio Planeta 2018 y tengo que darle las gracias por haberme convencido. 

Yo, Julia es una delicia narrativa. Es un peliculón, como solemos decir, rotundo, bien construido, con las dosis necesarias de venganza, estrategia, pasión y características propias de las historias de romanos. Por supuesto, la pulcritud cronológica e histórica de Posteguillo y todo ello encumbrado por la grandiosidad y excepcionalidad de un personaje como fue Julia Domna, de la que poco se ha escrito. Parece imposible que una novela con tantos nombres difíciles, con tanta explicación narrativa sobre cómo eran las cosas y cómo ocurrían, sea sin embargo tan entretenida. Es sin duda, la maravilla de la calidad literaria de Santiago, de la que nunca he dudado, la que lo consigue. Me ha apenado terminar la novela porque me he sumergido tanto en ella que me sentía como un pretoriano más apoyando a Septimio Severo y su esposa Julia Domna.

La sospecha de Sofía es una novela muy diferente. Su “escucha” a través de la app Story tel aporta una visión también distinta a la de la lectura en sí misma. En mi opinión es una buena historia, con un origen de la misma muy original aunque tiene pasajes que parecen de relleno. Es decir, yo le quitaría a la novela unas doscientas páginas. Me fue recomendada en Facebook por mi compañera de letras Fabienne. Dicha esta salvedad de las páginas, la historia en sí es tremenda, sobrecoge en muchos momentos. Transcurre en pleno franquismo y tiene conexiones con la temida Stasi y el KGB. La autora, Paloma Sánchez Garnica nos plantea un reto, el de decidir si posicionarnos a favor o en contra del protagonista, Klaus ya que es a la vez el bueno y el malo. Paloma describe muy bien a los personajes y crea de forma magistra la trama de espionaje y relaciones inconexas que tanto despistan al lector y a a la vez le conminan a continuar la historia para conocer su desenlace. La recreación de la época es estupenda y la doble realidad que se creó al dividir Alemania entre la RDA y la RFA también. He disfrutado con esta novela que por momentos me ha tenido tan intrigado que tenido que robar horas de sueño para continuar escuchando. Y un acierto, creo, haberla escuchado, más que leído. Os la recomiendo.

domingo, 13 de octubre de 2019

MABEL


Recuerdo nuestra primera conversación en la “rebequizada” cafetería Rebeca, donde acudíamos después de las clases a compartir una cerveza y mil comentarios. En aquella primera conversación, dándonos más tiempo y cercanía, propusiste que organizáramos un grupo para concursar en Boom. Recuerdo que estábamos en ello tú, Ana, no estaba claro si Paco o Alberto y yo. Parecía algo descabellado, ¿de qué sabríamos cada uno de nosotros para completar un buen equipo? Aquel fue el punto de partida en nuestra amistad. Yo me dije aquella noche, esta Mabel es una mezcla de surrealismo, simpatía y autenticidad. Y pude, con el avance del curso, comprobar que no me había equivocado.

Luego las clases fueron transcurriendo (madre, un gerundio compuesto, Pedro no lo escuches) y pude descubrir y disfrutar muchos más talentos de tu genialidad. Por momentos eras desternillante, en otros muy ácida. A veces te pillabas un cabreo por casi nada y lo llevabas al límite pero resultaba estimulante ver como volvías de aquel punto al que te habías alejado sola. Tus relatos eran lo más. Una mezcla de surrealismo y existencialismo maximalista, o sea, un caos de relatos en los que igual podías asesinar a un gánster como tomarte un té en la luna. Y con ellos disfrutábamos muchísimo. Y tú siempre con tus calores, con tus mangas cortas. Me acuerdo un día que te dije, cuando te vea con una chaquetilla, sabré que no estás bien. Hasta en febrero, te gustaba abrir la ventana para que entrara el fresquico. Jajaja y todos congelados que estábamos. Pero tú tenías tanta energía dentro que la irradiabas por todos lados.

Pronto tuvimos pequeñas intimidades de amigos de a dos: yo te regalé un ojo turco, adalid del buen carma y la buena suerte, y tú una pulsera con un trébol y un pez a la que me aferré en muchísimos momentos de dificultad en mi trabajo allá por tierras de Bangladesh o de Pakistán. Nos empezamos a saludar con el saludo de los trekiies (Star Trek) y algunos nos preguntaban que eso qué era. Y entonces se te ocurrió llamarme Franchino, y a mí me hacía mucha gracia.

En alguna ocasión te pasaste un pelín, querida. Recuerdo el libro que me recomendaste, The longliness of the long distance runner. Mareeeeee qué densidad, en inglés, tenía que releer las líneas tres y cuatro veces. Me dio una ducha de realidad con mi English. Jaja me hubiera gustado verte la cara cuando me quejaba de todo esto, porque lo comentábamos en la distancia.

Y cómo no, las fiestas, las celebraciones de fin de curso, las cenitas veraniegas, siempre eras el alma de la fiesta, te encantaba animar, bailar, divertir y surrealismar.

Fuiste la primera loquita que aceptó mi propuesta para participar en mi proyecto de entrevistas y te convertiste así, en la Primera Escritora Singular. Un orgullo tenerte como la piedra fundacional de ese proyecto que sigue en activo dos años después.

Ahora nos duelen los rincones del alma, porque no podemos agudizar la ironía contigo. Ni tampoco chascarrillear sobre esto y aquello, con ese punto de surrealismo que siempre tenían nuestras conversaciones. Nos falta tu energía, la que nos transmitías a todos, nos duele tu silencio, y nos depila el corazón saber que esta vez sí, ésta, has comenzado un viaje a uno de esos extremos a los que alguna vez te ibas momentáneamente, pero sabemos que ahora es un para siempre.

Cuando pienso en ello, y me despido mirándote, se me forma una sonrisa, casi sin yo quererlo, porque estoy seguro de que allí donde llegues, con quienes convivas, serán tan afortunados por tenerte como lo hemos sido nosotros y les llenarás de sonrisas y buen rollo.


Y lo único que le pido al Dios en el que no creo es que un poco, sólo un poquito de esas sonrisas, nos las envíes aquí, a Benicàssim, para que mitiguemos esa orfandad física en la que nos has dejado aunque tú, Mabel, tu cariño y tu energía continuarán abrigándonos siempre.
Franchino


viernes, 11 de octubre de 2019

La respuesta - cover de Overlain


Cover del tema de Samuel “La Risposta” de Overlain.

https://www.youtube.com/watch?v=x0kwT80r38o

Comenzar un video rezando la biblia en francés, citando el Éxodo 33:12 y terminarlo con un beso en los labios entre Hervé y Francesco solo puede hacerlo un grupo como OVERLAIN.

Este cover del tema La Risposta del artista italiano Samuel nos ofrece una versión mucho más orgánica y bailable. Con arreglos de F-Qin Aka, Francesco y José Triki, siempre me fascina la factura de los vídeos de Overlain, ese solapamiento del blanco y negro con el rojo.

Y en esta ocasión Overlain se aproximan, desde mi punto de vista a los solapamientos melódicos propios de Faithless que tan acompasadamente nos lanzan a bailar. La respuesta nos levanta y nos invita a movernos con esos ritmos electrónicos pero a la vez melódicos tan propios de finales de los noventa.

Francesco canta con la voz de Hervé, o sea, teatraliza su canción con su boca y eso les hace estar aún más unidos.

¡A bailar!

martes, 8 de octubre de 2019

La casa de Bernarda Alba - Sala Ars Teatre - Barcelona

 Por muy cercana que sea una representación teatral, por pequeña y acogedora la sala, por estimulante el ambiente del público o fantástica la tarde en Barcelona, siempre la dureza del texto de Lorca consigue revolverme el estómago.

Y es que Bernarda y su pesada tradición, su sapiencia generacional, su matriarcal poder de control y el luto que la recubre, no solo en lo literal, en el negro de sus faldas o vestidos, sino en su carácter de abnegación, de cerrazón a la vida, de obstinación por el no mostrar, por la necesidad de demostrar el sufrimiento, subleva lo más profundo de mi sentimiento de libertad.

Es por supuesto magistral la forma en que Lorca describió la naturaleza marcial y despiadada de esta madre que mantiene a sus hijas en el halo de la oscuridad, evitando que florezca su juventud y su necesidad de vida.

Y las actrices que han dado vida a todos los personajes estuvieron contenidas y extensas a la vez, propias de la España oscura en que Lorca escribió la obra.

Me gustaría dar una pequeña frase para cada una de ellas:
Bernarda (la actriz) parece una señora más de la calla, aunque es implacable cuando se dirige a sus hijas.
Angustias la más creíble
Martirio arrogante e intensa al final
Adela excitante, fresca, llena de actitud interpretativa
Poncia es contenida y perfecta correveidile
El montaje (en versión corta de 1 hora) alterna también con piezas de guitarra que conformaron perfectamente el universo Lorquiano.
Una sesión intensa, que nos llevó a un estado de inquietud, de impotencia por no poder subir al escenario y abrir esas rejas, dar alas a las jóvenes y permitir que el aire, lleno de amor, entrase y limpiase la oscuridad del luto.

Mi enhorabuena al equipo actoral. Un acierto.


domingo, 6 de octubre de 2019

ESCRITORES SINGULARES-69: FELISA BISBAL


Felisa Bisbal es una ESCRITORA SINGULAR. Psicóloga y escritora, su última novela titulada La memoria de los topos aborda una visión diferente de la vida durante la contienda civil, en la que combina la crueldad y la dureza de los años difíciles con la cotidianidad e ingenuidad de la visión de los niños que vivieron ese período.
Pero Felisa es mucho más. Yo diría que es una militante literaria, porque enumerar su implicación en tantas actividades relacionadas con la literatura casi no cabe en esta breve entradilla: Directora de la tertulia literaria La Virgulilla desde hace cuatro años, en la que se abordan temas de literatura universal y en la que (como suelen contar sus crónicas) siempre se marchan por los cerros de Úbeda. Participa también del club de lectura que la propia tertulia organiza, también del taller de escritura creativa que dirige Javier García, apoya con su implicación a la librería solidaria Aida Books & More, participa en multitud de ferias del libro, congresos literarios de editoriales independientes (ENDEI) y sobre todo, apoya sin ambages toda la actividad literaria que se genera y crea en la provincia de Castellón.
Es todo ello lo que me hace alabar y aplaudir a Felisa y tomar ejemplo de su implicación desinteresada y sincera. Mi enhorabuena por ello.
En esta ocasión Felisa nos ofrece un relato con olor a tradición, a ancestros, con esa cadencia que nos da lo que los mayores nos han transmitido y que vira después a algo sorprendente. Os recomiendo que lo leáis y por supuesto que leáis su novela, algo que yo empezaré a hacer muy pronto y que “cronicaré” en este mismo blog con una crónica de lectura.

Y para que conozcáis un poquito más a su autora, una breve entrevista a continuación.

Herencia de luna llena

Volvió a oler aquel perfume que le transportaba a 1925. El humo del tabaco rancio de su padre no conseguía enmascarar los efluvios de hierbabuena que emanaban de las manos de su vieja abuela. La imagino tejiendo a la penumbra de un candil. Sus manos deslizándose seguras, el pulso firme. Regalando sus sonrisas desdentadas mientras el hilo de perlé susurra canciones, antiguas como la humanidad, al deslizarse con la ayuda del ganchillo.
Heredó sus cobertores y, con ellas, el compendio de sabiduría ancestral oculto entre los bodoques. Comprendió que había llegado su hora cuando la vio en el filo del amanecer, esperándola.
Dudó. Lloró. Pero no quiso renunciar a trasmitirme la fuerza de su estirpe. Me frotó los brazos con hierbabuena mientras me leía los conjuros ocultos en la labor de punto.
—Recuerda —me dijo—, nadie puede poseerte, nadie tiene poder sobre ti, siempre actuarás según tus deseos y de nadie más, nadie es mejor que tú, tú no eres mejor que nadie, eres hermosa, eres valiente.
Murió al día siguiente y ahora soy la heredera del legado de mi abuela que lo fue de la suya y así, hasta el principio de los tiempos. Soy feliz. Lo único que me incomoda es sacrificar a un hombre cada luna llena. Cada vez es más difícil ocultar los cadáveres.

ENTREVISTA SINGULAR

1.- ¿Cuál es el principal motivo que te empuja a escribir? ¿Recuerdas cuál fue la primera vez que comenzaste algún texto? ¿Lo guardas todavía? ¿Te atreverías a publicarlo a modo de relato?
La pasión por la literatura, sin ninguna duda. Escribo desde muy niña, casi desde que empecé a leer, quería contar historias como las que les ocurrían a los personajes de los libros que leía. Incluso escribí una obra de teatro que dirigí e interpretamos en mi colegio, solo tenía 10 años y, por supuesto, la historia iba de princesas. Jajaj. No me atrevería a publicarlo, era muy malo.

2.- Imagina que tuvieras la posibilidad de publicar un libro con una editorial de tirada nacional y tuvieses libertad para elegir el género y la temática. ¿Cuáles serían y por qué?
Sería cualquier tipo de contenido narrativo, me gustan los dramas, pero también la comedia. Cualquier cosa que despertara conciencias y golpeara al lector en el centro del cerebro.

3.- Te pido que seas tu crítico/a más duro/a. Dinos qué se te da peor a la hora de escribir y cómo intentas resolverlo.
Se me dan fatal los títulos. No, en serio. No consigo seguir mis líneas argumentales, los personajes me dominan y acaban dirigiendo la acción de la novela. Nunca termino como yo me había propuesto y personajes secundarios se convierten en protagonistas y al revés. Intento ceñirme a un guion, pero no lo acabo de lograr.

4.- ¿Cómo sería tu presentación ideal de un libro? Quiero decir, qué elementos tendría que tener para que resultase interesante, amena y entretenida.
Cuando presenté La memoria de los topos preparé una obra teatral breve inspirada en la novela y con acompañamiento de un grupo de baile y música en vivo. Eso es lo que me gusta.

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Tanto digital como en papel, resulta muy difícil elegir qué leer ya que normalmente nuestro tiempo de lectura es limitado. En tu caso, ¿cuál es el criterio que sigues para la elección de una próxima lectura?
Me dejo aconsejar por amigos cuyo criterio literario respeto y comparto. Intento descubrir nuevos autores de diferentes países o, simplemente, tiro de autores a los que admiro, así voy sobre seguro.

6.- Vivimos en el mundo de la hiper conexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.
Tengo una relación de amor-odio con las redes. Uso Facebook, aunque no comparto demasiadas cosas personales, principalmente publicito por ellas la tertulia literaria que dirijo y los clubs de lectura. También algunos actos culturales. Instagram porque está de moda, pero no me gusta mucho y tuiter por motivos de dar visibilidad a la literatura. 

7.- ¿Cómo te calificarías como lector/a? ¿Qué géneros te gustan? Y ¿en qué momentos disfrutas de la lectura?
Leo siempre que puedo desde que aprendí a hacerlo. No sé vivir sin leer. He leído de todo y de todos los géneros. Libros buenos y libros malos, soy incapaz de dejar un libro sin acabar y te aseguro que algunos han sido una tortura. Me gustan los libros de papel, pero también utilizo los libros electrónicos por la comodidad y la ligereza el e-book. Siempre, siempre llevo un libro encima que, oye, nunca se sabe dónde te va a tocar esperar, hacer cola y, qué mejor que un rato de lectura para pasar el tiempo. Leo narrativa, sobre todo Paul Auster, Cormac McCarthy, Luis Landero, Kent Haruf, Jhon Kennedy Toole, Jeroen Olyslaegers, Philip Roth, Kafka, Nabokov, Javier Cercas, Imre Kertész, Camus y Kurt Vonnegut. Te he detallado mis últimas lecturas de julio y agosto. Eso es lo que leo.

8.- ¿Cuál es tu secuencia a la hora de estructurar una novela, o el género que escribas? Me refiero a cuál es la cadencia de creación: ¿Primero los personajes, o el conflicto principal, o el final, o cómo lo acometes?
Empiezo con una idea inicial, Por ejemplo: Mujer con trastorno obsesivo compulsivo se enfrenta a la maternidad, pero es incapaz de manejarse sola en las tareas más cotidianas de la vida como puede ser comprar, ir al médico, gestionar algún tipo de trámite burocrático, etc.
Entonces me planteó las preguntas. ¿Qué hará ante esta situación? ¿Quién la ayuda? ¿Quién cree que la ayuda, pero la está lastimando? ¿Qué pasaría si su máximo apoyo desaparece o la abandona o muere? A partir de ahí creo los personajes y voy respondiendo mis preguntas a lo largo de la novela.

9.- Me gustaría que definieses ese momento en el que das por finalizado un libro. El momento final, cuando recibes las galeradas y les das el último ok.
Es un momento doloroso y de insatisfacción. Siempre creo que le falta algo más o que no es lo suficientemente bueno o me arrepiento de cosas que he escrito o añadiría algunas otras. Entonces la vocecita interior que me habita me recuerda todas las inseguridades y todas las dudas y flaqueo. Se me pasa pronto, pero es angustioso.

10.- Te pido ahora unas respuestas rápidas

a) Recomiéndanos un libro y el motivo por el que tendríamos que leerlo.
Muchos. De los últimos que releí: La metamorfosis de Kafka o Lolita de Nabokov. Son dos monstruosas obras maestras de la literatura.

b) ¿Cuál es tu escritor/a favorito/a?
Muchos. Este año Paul Auster. Al que viene podría ser cualquier otro.

c) ¿Qué opinas de los blogs literarios?
Me parecen una muy buena manera de acercarte y encontrar buena literatura. Los de reseñas, no, esos suelen mentir y hablan bien de libros horrorosos. Será porque se los regalan y han de pelotear.

d) Un libro que no hayas podido terminar de leer.
Ninguno, Los leo todos, pero uno que me costó más El lobo estepario de Hermann Hesse pero he de decir que yo era muy joven y lo tengo en pendientes para darle una nueva oportunidad.

e) Un deseo literario para el próximo año
Volver a tener tiempo para escribir que, por circunstancias personales, lo tengo un poco abandonado.

f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes.
Me siguen sorprendiendo las editoriales basura que publican toda la podredumbre que les cae en las manos. Los editores que engañan a sus autores. Lo veo a mi alrededor, pero me sigue sorprendiendo.

g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular
Je vais t’aimer de Michel Sardou.

h) Las 3 características que debe tener para ti un buen editor/a.
Honestidad, sinceridad y honradez.

11.- Tu última novela fue La memoria de los Topos. ¿Nos podrías contar un poquito cómo se gestó tu idea de esta novela?
Yo escuchaba en casa anécdotas sobre la guerra civil española narradas por los ancianos con una sonrisa. Sus sentimientos, al contrario de lo que yo creía, eran de melancolía y sus recuerdos felices y alegres. En aquella época ellos eran niños muy pequeños, pero me extrañó no percibir traumas o malos recuerdos. Se me ocurrió escribir una novela protagonizada por niños en la que se mezclara, por un lado, la crudeza de la guerra de los adultos y por otro la inocencia de los niños que como todos los niños de la historia lo único que querían eran jugar y divertirse. Y nació La memoria de los topos.

12.- Para terminar, me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.
Soy una mujer que he sido feliz la mayor parte de mi vida. Soy afortunada, lo sé y lo valoro. Sinceramente, no concibo la felicidad sin libros ni sin amigos o sin familia. Así que, supongo, que mi escena feliz sería en una biblioteca inmensa (mi biblioteca, preferiblemente 😉) rodeada de la gente que quiero, riendo, compartiendo, creando la felicidad.

13.- Eres coordinadora de la tertulia literaria La Virgulilla, de Castellón. ¿nos podrías comentar un poco qué actividades lleváis a cabo en la misma?
Dirijo la tertulia desde hace más de cuatro años y no paramos ni en agosto. Todos los jueves a las 19:30 nos podéis encontrar en el Cantonet de les Aules, plaza de las aulas de Castellón, alrededor de una mesa y hablando de literatura. Propongo un tema y cada jueves lo comentamos, analizamos y debatimos. Somos un grupo de escritores, editores y lectores de todas las edades: de veinte y pocos a setenta y pocos. Dentro de la tertulia tenemos un club de lectura una vez al mes leemos todos el mismo libro y lo comentamos. Si el libro tiene una versión cinematográfica, quedamos y vemos la película para comparar. Somos un gran grupo, todos los contertulios son grandes personas y muy hospitalarios con los que se acercan nuevos. De hecho, el que prueba repite y queda enganchado a la tertulia. Eso es otra cosa que me hace feliz. También tenemos un club de escritura que funciona como un taller de escritura creativa que coordina el escritor Javier García Martinez y que este verano ha publicado su primer libro con los relatos de los miembros del club: El Relatario de La Virgulilla de Unaria ediciones.
Los miembros de la virgulilla participamos de la vida cultural y literaria de Castellón acudiendo a eventos como el ENDEI, Las ferias de libros, presentaciones, exposiciones, jams poéticas, etc.  Amamos los libros y la cultura en general y lo practicamos intensamente.