lunes, 29 de noviembre de 2021

MALDITOS ESCRITORES - BOOK TRAILER

MALDITOS ESCRITORES - Book Trailer



Miranda Nebot fue la agente editorial con mayor poder dentro del mundo literario., financiero y político. Pero ocultaba algo. Una relación que nunca quiso hacer pública. Una pasión secreta que, de forma accidental, se convertiría en el principio del fin para ella. Su fin, su muerte, su asesinato.

¿Quién mató a Miranda Nebot? ¿Cuál fue el motivo de su asesinato?

¿El odio?, ¿la venganza?, ¿la ira?, ¿la desesperación?

¿La locura?

Un crimen sin pruebas, sin testigos, con múltiples sospechosos, en plena Noche de San Juan, en un paraje recóndito, El Desierto de Las Palmas de Benicàssim, en una casa de retiro espiritual situada en una montaña solitaria.

Todas las líneas de investigación conducen a puntos muertos. No hay evidencias que ayuden a esclarecer el asesinato.

Sin testigos

Sin restos de ADN

Sin pruebas

Pero con hasta cinco sospechosos.

¿El crimen quedará impune?

V

Mira

miércoles, 24 de noviembre de 2021

TEMPESTAD - mi crónica de lectura

 

Lo bueno de leer un libro de aventuras es que abandonas el estado de realidad en el que te encuentras, sea cual sea, abandonas tu edad, tu estado de ánimo, y te transportas al mundo que ese libro te ofrece.

Tempestad, nueva novela de José Sanchís Mezquita me ha llevado a la Tierra de IENTE y a un espacio atemporal, donde los reinos que conforman el continente atraviesan un momento difícil. 

Ha sido un viaje muy motivador, lleno de sorpresas, de intriga, de tensión y valentía en algunos momentos y de ganas por descubrir más de ese mundo, de cómo son las diferentes razas, sus interioridades, sus formas de relacionarse entre sí y su tradición.

La novela fundamenta la eterna y global lucha del bien con el mal, de los seres de raciocinio y conocimiento intelectual superior contra la barbarie y la fuerza física. Podemos encontrar en la novela todos los elementos que conforman un relato de género fantástico, los reyes, apoyados por fieles lacayos, pero también amenazados por taimados truhanes que se mueven sólo por la ambición, los seres mitológicos que bien pudieron haber existido en otro universo paralelo, las historias antiguas contadas de forma oral por los ancestros, los misterios y enigmas ocultos que esperan ser descubiertos, la grandeza de los pueblos y la magnificencia de los reinos y territorios del continente.

José Sanchís Mezquita ha creado un mundo rico en detalles de convivencia, ha delineado los distintos pueblos de IENTE de forma muy creativa, ha desarrollado los mundos y escenarios en los que viven, las tradiciones más arcaicas y las amenazas más aterradoras. Una labor ingente en mi opinión de José como escritor, que ha sido capaz de elaborar un tejido literario rico, preciosista y muy motivador.

Tempestad es una novela trepidante, que te sumerge en el continente y te lleva de un reino a otro acompañando unas veces a los hombres y otras a los enanos. La novela tiene un final enigmático, enfático diría yo y en mi opinión una puerta de acceso a una segunda etapa en este viaje tan interesante que recomiendo a todos.


sábado, 20 de noviembre de 2021

Bedsit Disco Queen - Tracey Thorn


¡Qué pena que haya dejado tanto tiempo este libro en la pila de lecturas pendientes, desde que lo compré al principio de la pandemia!

Ahora que acabo de terminar su lectura me doy cuenta de cuánto lo he disfrutado por múltiples razones. La primera, el conocimiento de inglés (lo he leído en versión original) y su comprensión ha rozado el 100%, así que me congratulo por ello. La segunda, la historia de Tracey Thorn, cantante de Everything but the girl y de su paso por la música primero en el grupo Marine Girls, que se formó con las raíces del Punk (¡Qué buenas carreras han hecho todos aquellos artistas que comenzaron en el Punk de los 70 y evolucionaron posteriormente!) y luego con su alter ego Ben Watt en el grupo que formaron allá por 1982 con el rimbombante nombre de Everything but the girl.

El grupo no fue nunca un superventas hiperexitoso grupo de pop. Yo diría que ni siquiera fue un grupo de pop al uso, más bien un grupo de jazz acústico con tintes pop que poco a poco fue ganando popularidad, credibilidad y solidez hasta que llegaron a grabar con el productor Tomi Li Puma en USA un discazo: The language of life, con el que yo los descubrí y que para mí es el mejor de su carrera, aunque el público británico (tan especial siempre) no lo vio así.

Ha sido muy interesante conocer de primera mano, de su diario, cómo evolucionaba su particular relación con la música, como cantante, como parte de un grupo que salía de tour por todo el mundo, cómo afrontaba los éxitos y los fracasos de la crítica y cómo todo ello parecía no afectar a su vida en pareja con Ben. Resulta muy interesante percibir que se sentía una isla rodeada de un mundo de hombres, el mundo de la industria discográfica, pero a pesar de ello sin ser menospreciada. Toda su evolución desde que comenzó la universidad en Hull, donde conoció a Ben es muy interesante, los grupos que escuchaba, la música que le influía y la particular dualidad que impartían en sus composiciones Ben y ella, de manera que casi todos sus discos han estado marcados por dos vertientes de la música en una mezcla ligeramente bizarra como ella dice muchas veces.

Después del éxito de calidad jazzística del disco con Tommy Li Puma, llegó la debacle. La enfermedad autoinmune de Ben que casi le condujo a la muerte (por cierto recomiendo su excelente libro PATIENT (Patient: The True Story of a Rare Illness : Watt, Ben: Amazon.es: Libros) y posteriormente su nueva etapa marcada por la electrónica y por el bombazo que fue la remezcla de Todd Terry del single Missing que todos habréis escuchado aunque quizá no sepáis quién lo cantaba.

Es esta segunda etapa, los 90, la que más éxito comercial y de crítica les dio y para mí es también interesante. Sus colaboraciones con Massive Attack, muy motivadoras y toda la posterior producción como Dj de Ben y los álbumes en solitario de Tracey también muy destacables.

Me ha resultado muy curioso que ella incide en que no es sólo que EVerything but the girl cambió en 1992, sino que en realidad el mundo cambió, el mundo musical cambió. El grunge poco a poco finiquitó, el trip-hop triunfó y la música electrónica con voces pop por algún motivo desconocido resultó conmovedora y conectó con el público de los 90 llevándoles a éxitos inimaginables para ellos meses atrás.

Muchas veces he dicho que los 80 fueron mejor que los 90 en lo musical pero últimamente estoy cambiando esa opinión y redescubriendo la riqueza musical que completaron los 90 con tantos estilos musicales.

Bedsit disco queen es un gran libro. Realmente aunque no seáis fans del grupo, es una lectura muy intimista, muy desde la sinceridad de una mujer que, tras vender 9 millones de discos en más de veinte años de carrera sigue considerándose alguien que canta, y no una cantante.

Sin duda, aparte de sus letras, la voz de Tracey es muy personal, muy grave, poco “female Singer” con poco poderío vocal, pero tan personal, identificable y única que son esas, quizá, las características que la llevaron al triunfo. 

Tracey habla también de la maternidad, de “su” maternidad, y del hecho de que en un momento dado “decidió” dejar su carrera para ser madre y dedicarse a sus hijos. Un tema ligeramente controvertido hoy en día pero que ella explica de forma completamente normal, como una etapa más en su vida que ha disfrutado y narrado tal cual la vivió.

Tracey, te digo como tantos artistas y desconocidos te han dicho desde 2007, vuelve, canta, cántanos, haz un disco. ¡Te esperamos!

viernes, 19 de noviembre de 2021

La Sansil más especial

Queridos paseos, avenidas, parques y plazas. Se avecina la edición más difícil de nuestra Sansil y debemos poner todo cuanto esté en nuestra mano para que sea un éxito.

Ya sé que la pandemia os ha dado un respiro y los meses de confinamiento os han permitido descansar de tanto ir y venir de coches, peatones, autobuses y camiones, pero nuestros habitantes tienen muchas ganas de volver a salir y de participar después de haber faltado la edición anterior. Y este año la carrera promete una participación masiva.

Por lo tanto tenemos que esmerarnos para ofrecer nuestras mejores galas y para ello debéis abandonar el estado de letargo en el que plácidamente habéis vivido estos últimos meses de pandemia.

En primer lugar os encargaréis de que todos vuestros árboles y plantas luzcan hermosos, que sus flores revivan con colores fulgurantes y que la hierba de vosotros, los parques, esté lozana y luminosa.

En cuanto a vosotras, avenidas y calles, tendréis que darles las indicaciones pertinentes a vuestros edificios para que llenen sus balcones de colorido. Limpiaréis vuestras aceras con esmero y recogeréis las primeras hojas que el otoño ha hecho ya caer.

Tú, Parque de los Jesuítas, adonde acudirán los participantes cuando terminen, pondrás en marcha un zafarrancho de limpieza en las zonas de mayor tránsito y limpiarás a fondo los bancos, dotándoles de un nuevo barniz.

Quiero que todo salga mejor que nunca. Esta ha de ser la Sansil que nadie pueda olvidar, por preciosa, por colorista y participativa.

Los que formáis parte del recorrido y, en especial tú, Paseo de San Antonio, donde estará situada la meta como cada año, debéis ser los más estrictos en la limpieza y preparación. Tened en cuenta que todas las cámaras estarán enfocándoos y la meta será nuestro símbolo, el símbolo de Salamanca, durante unas horas. Por lo tanto, Paseo, si necesitas refuerzo, pide a las calles adyacentes que te ayuden pero deja el punto de meta impecable, radiante y espectacular como la ocasión merece.

Estoy seguro de que esta va a ser la mejor Sansil del siglo. Se recordará por ser la primera que se celebra tras la COVID-19 pero espero y anhelo que el motivo principal por el que se conmemore sea por la excelente organización, la inmaculada limpieza y la preciosa dotación de la ciudad,  para lo cual os necesito a todos al cien por cien. Desde aquí, yo, Consistorio de Salamanca, coordinaré toda la jornada que estoy seguro hará disfrutar a sus participantes y vecinos.

¡Vamos a por ello! ¡Viva San Silvestre!