domingo, 20 de enero de 2019

ESCRITORES SINGULARES-58: ROBERTO MONZÓ


Roberto Monzó es un ESCRITOR SINGULAR. Con varias novelas ya publicadas y un poemario, este escritor de Vila-Real nos ofrece su creación literaria en el género del misterio, utilizando toques dramáticos y pasionales. Una de las características de su prosa es que en ella aparece siempre la literatura como un elemento más de la trama.
Su última novela publicada se titula Azul Celeste, ambientada en Barcelona y con dosis de intriga que atrapan al lector desde el primer momento. Roberto es especialmente hábil a la hora de tejer una trama pues parte únicamente de la idea que se crea en su imaginación y sin apenas bocetos o escaletas, le da cuerpo de forma coherente y estructurada, algo realmente difícil. Roberto es también poeta y pronto publicará un nuevo ejemplar de poesía que buscaremos con interés.
Pertenece al colectivo literario de Vila-Real Tirant lo groc, que aglutina a escritores y poetas de Vila-Real y promociona su literatura de forma muy activa.
En esta ocasión y a partir de la frase que le planteé, Roberto ha construido un relato que ha urdido con las dos máximas de su literatura, el misterio y la pasión. Muy interesante. Se titula Retratos.
Y para que conozcáis un poquito más a su autor, una breve entrevista a continuación.

RETRATOS

Era tarde y consideró que ya no quedaba tiempo para contárselo. La noche se disipaba en el cielo y las primeras luces del albor emergían entre las esquinas de la gran ciudad. Lloviznaba, salpicando un adoquinado que modelaba en el suelo reflejos con forma de charco. En una boca de metro la figura de una desconocida de larga melena rubia se perdía entre las escaleras, y un hombre, desesperado, emprendía una alocada carrera por la acera para alcanzarla. Apenas unos minutos antes la tuvo frente a sus ojos en la barra de un bar casi vacío, pero la cobardía le impidió acercarse y solo fue capaz de hacerle una foto con disimulo, apareciendo la mujer con una taza en su mano diestra y el móvil en la zurda. Ella terminó su café y salió de allí; él, sin apurar el suyo, se dio cuenta de que acababa de enamorarse; en aquel instante se lo quería contar, pero quizá fuera ya demasiado tarde. Salió en su busca y en la lejanía la vio adentrarse en el metro…Cuando él bajó las escaleras, entre aquel laberinto de pasillos, de líneas de diferente color y número, entre la multitud humana, no pudo encontrarla. Lloró, su vida era un caótico asco del que no lograba salir y no lo soportaba. ¡Miró la foto y se preguntó con pena quién sería ella!… En el interior de un vagón, una mujer de largos cabellos rubios miraba en su móvil el retrato de un hombre desconocido, con el teléfono en su mano, junto a la barra de un bar. Le gustó desde que lo vio un rato antes, pero le pudo la timidez y únicamente fue capaz de fotografiarle. Las lágrimas brotaban de sus ojos, su existencia era un asqueroso caos del que no lograba salir y no lo aguantaba… ¡Se preguntó con amargura quién sería aquel hombre!

ENTREVISTA SINGULAR


1.- ¿Cuál es el principal motivo que te empuja a escribir? ¿Recuerdas cuál fue la primera vez que comenzaste algún texto? ¿Lo guardas todavía? ¿Te atreverías a publicarlo a modo de relato?
Desde mi infancia siempre me ha apasionado la literatura, la lectura, saber cómo discurrían aquellos cuentos, aquellas historias… hasta que decidí traspasar la barrera que separa la lectura y la escritura, poder crear yo mismo mis propios relatos, decidir el contenido, los personajes y lo que les sucedía.
Aparte de las redacciones y pequeños cuentos en clase de lengua, recuerdo que a los 10 años escribí una obra de teatro para representar  en el colegio (evidentemente, tendría la calidad propia de mi edad, aunque recuerdo que duraba cerca de una hora). A los 12 hice mi primer relato (creo que tenía cinco hojas de libreta por delante y por detrás), lo llevé a clase y me lo pilló la profesora, que lo leyó entero durante más de un cuarto de hora delante de mí… y a los catorce escribí mi primer soneto, con sus catorce versos endecasílabos, con sus dos cuartetos y sus dos tercetos y su rima consonante. Lamentablemente, no tengo la menor idea de dónde puede estar ninguno de estos escritos (supongo que en alguna caja de cartón).

2.- Imagina que tuvieras la posibilidad de publicar un libro con una editorial de tirada nacional y tuvieses libertad para elegir el género y la temática. ¿Cuáles serían y por qué?
En este momento ya estoy en una editorial Group Edition World, que es de tirada nacional, (incluso internacional, ya que distribuye en la gran mayoría de países de América y está empezando a entrar en el resto de Europa). Todas mis novelas siempre se caracterizan por ser de intriga, de misterio, con toques de drama, de pasión y en todas ellas aparece la literatura dentro de la propia novela. Me gusta centrarme más en un género y tener un estilo propio que tocar ramas diferentes en cada novela…  y de todos el que siempre me ha gustado más es el misterio (que no es lo mismo que la novela policiaca ni la negra).
Además, también soy poeta, he publicado ya un poemario y mi siguiente libro será de poesía.

3.- Te pido que seas tu crítico/a más duro/a. Dinos qué se te da peor a la hora de escribir y cómo intentas resolverlo.
Posiblemente, el hecho de que toda la estructura para crear una novela la hago mentalmente, sin anotar nada, lo que provoca que a veces se me acaben perdiendo ideas en el olvido. Evidentemente, la forma de solucionarlo es apuntando las cosas, lo que intento hacer cada vez más.

4.- ¿Cómo sería tu presentación ideal de un libro? Quiero decir, qué elementos tendría que tener para que resultase interesante, amena y entretenida.
Mis últimas presentaciones, con Group Edition World, las considero muy agradables, ya que, aparte del discurso propio de la editora y el mío, siempre sin intentar cansar a la gente, al final la presentación se acaba convirtiendo en una entrevista suya hacia mí, que termina derivando en una charla, todo ello de una forma muy animada.

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Tanto digital como en papel, resulta muy difícil elegir qué leer ya que normalmente nuestro tiempo de lectura es limitado. En tu caso, ¿cuál es el criterio que sigues para la elección de una próxima lectura?
Intento alternar las obras de autores de mi entorno, de los escritores que conozco, con las novedades más vendidas a nivel nacional que me puedan interesar y con las grandes obras, con aquellos clásicos intemporales y contemporáneos que alguien que ame la literatura tiene que leer alguna vez.

6.- Vivimos en el mundo de la hiper conexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.
Utilizo Facebook e Instagram y justo ahora me estoy planteando empezar con Twitter, aunque todavía no lo he hecho.  Creo que la que más repercusión tiene para un escritor es Facebook, por el número de gente que la utiliza, aunque veo que le está comiendo terreno Instagram por el poder que tiene la inmediatez de la imagen sobre la palabra.

7.- ¿Cómo te calificarías como lector/a? ¿Qué géneros te gustan? Y ¿en qué momentos disfrutas de la lectura?
Cuando tengo tiempo leo mucho y con rapidez. Prefiero leer un libro de una sentada en un solo día que ir poco a poco durante mucho tiempo. Aunque escribo literatura de misterio, leo de todo, siempre que tengan una mínima calidad, desde libros comerciales a los clásicos. El momento para leer lo marca la relajación propia de cuerpo y mente, sea la hora que sea, esa desconexión que hace que te centres en el libro que tienes delante, ya sea frente al mar, en una terraza, en el sofá de casa o en la cama.

8.- ¿Cuál es tu secuencia a la hora de estructurar una novela, o el género que escribas? Me refiero a cuál es la cadencia de creación: ¿Primero los personajes, o el conflicto principal, o el final, o cómo lo acometes?
En primer lugar me aparece siempre la idea principal de la novela, el motivo u origen que me proporciona la historia. A continuación intento ensamblar los personajes. En cuanto a la situación temporal y geográfica, a veces surge ya de antemano y va intrínseco en la historia y en otras después. Y respecto al desenlace me ocurre algo similar, en ocasiones lo tengo claro desde el primer momento y en otras sale a medida que voy escribiendo la novela. Después de todas estas ideas generales, lo que hago es intentar estirar la historia para darle una estructura y conformar lo que va a ser el libro, que la idea y todo aquello que la envuelve se transforme en novela. Este paso casi siempre me aparece durante la noche, en la cama y con la luz encendida y puede durar varias horas, aunque jamás he sabido por qué sucede así. Como he dicho antes,  todo el proceso, desde el principio hasta que anoto el fin en la novela, es mental, sin que haga ninguna anotación previa, puede que sea algo anárquico y que algunas cosas se disipen en la mente, pero así funciono mejor, aunque cada vez estoy intentando recopilar más apuntes.
En cuanto a la poesía, el proceso es muy diferente, cada una es independiente de las demás y sale del interior, algunas de golpe y otras poco a poco, pero tienen mucha más relación con la pasión que con el razonamiento.

9.- Me gustaría que definieses ese momento en el que das por finalizado un libro. El momento final, cuando recibes las galeradas y les das el último ok.
Salvando las distancias, por supuesto y en mucha menor escala, lo asemejo al alumbramiento de un hijo, cuando le ves la cara por primera vez y sabes que es tuyo, que tú lo has creado. Es más, cuando publico un libro y lo doy a conocer a la gente, utilizo muchas veces frases del estilo “por fin ha visto la luz, por fin ha nacido”.

10.- Te pido ahora unas respuestas rápidas

a) Recomiéndanos un libro y el motivo por el que tendríamos que leerlo.
El legado de las almas de Chloe Queen. Aparte de ser de mi editorial, de que la autora es una gran amiga a la que quiero mucho, de que tuve el privilegio de actuar de mantenedor en la presentación del libro en Valencia y de que se desenvuelve en un género muy semblante al que yo escribo… la novela tiene mucha calidad, con un lenguaje exquisito, con los toques propios del misterio, tanto en la trama y el desenlace y, sobre todo, tiene una idea principal muy original, basada en dos hechos reales muy escabrosos, unidos en el tiempo pero separados en la situación geográfica.

b) ¿Cuál es tu escritor/a favorito/a?
Eduardo Mendoza

c) ¿Qué opinas de los blogs literarios?
Que vienen muy bien para la gente que le guste leer, que le guste escribir y que, en definitiva, ame la literatura. Yo tengo el mío, robertomonzoescritor.blogspot.com

d) Un libro que no hayas podido terminar de leer.
Creo que siempre he terminado de leer un libro que haya empezado. Si acaso, recuerdo dos auténticas joyas literarias, pero muy complicadas de leer como son El Castillo de Franz Kafka y Rayuela de Julio Cortázar, que me costaron muchísimo acabar.

e) Un deseo literario para el próximo año
Continuar escribiendo y publicando.

f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes.
Terminar de escribir una novela, con una idea propia que parecía muy ingeniosa y única, y a los pocos días descubrir que existe otra con un título muy parecido y que trata del mismo tema.

g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular
Un cantante, aunque sea de lírica, Luciano Pavarotti; creo que es la mejor voz que he escuchado y escucharé jamás. Una canción, podría ser cualquiera de las grandes arias interpretadas por el tenor italiano, pero si me he de decantar por una elegiría algo diferente como es Todo cambia, en la voz de la cantante argentina Mercedes Sosa;  la considero un himno a la propia existencia.

h) Las 3 características que debe tener para ti un buen editor/a.
Cercanía, eficacia e ilusión.

11.- Has publicado recientemente Azul Celeste ¿Nos podrías contar un poquito cómo se gestó tu idea de esta novela?
Surgió con la intención de hacer una novela, también de misterio, pero que se acercase más al thriller, que fuese más dinámica que las anteriores, con capítulos más cortos, que siempre dejasen situaciones sin resolver que se acabaran solucionando un poco más hacia adelante. Al final acabó siendo más extensa que el  resto, de más de 500 páginas, pero más ágil.

12.- Para terminar, me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.
Un lugar, un instante en el que amara y fuese amado.

sábado, 19 de enero de 2019

A vueltas con las pensiones

Me quedan unos 20 años para jubilarme y tengo casi asumido que tendré que trabajar hasta el día que me muera. Esta frase puede parecer un poco dura, pero lamentablemente, me parece que puede llegar a convertirse en realidad.

Y es que en España no tenemos políticos de nivel. Tenemos falsarios que buscan el éxito cortoplacista y empujan los problemas reales de la sociedad pensando “el que venga detrás que arree y apechugue con el problema”.

Creo que ninguno de los actuales líderes tiene la fuerza y la valentía para hacer un planteamiento a veinte años vista. Su horizonte más lejano son los 2 años que pueden quedar para las nuevas elecciones. Y así nos va. Y así nos irá.

Y claro, unos nueve millones de pensionistas, conocidos por ellos como nueve millones de posibles votos son muy suculentos. Y “mejor no menealho” que dijo aquél.

Pero hay dos realidades que son incontestables: La baja natalidad de la sociedad española y la generación del baby boom que ahora está entre los 40 y los 50 años (entre los que me encuentro) y que dentro de veinte será pensionista.

Se mire por donde se mire, en torno a 2035 habrá muchos menos jóvenes y muchos más ciudadanos de más de 65 años cuyas pensiones (si no se hace algo desde ya) no podrán ser sustentadas por los salarios de los primeros.  Esto no es ni de derechas ni de izquierdas ni de la vieja ni de la nueva política. Simplemente es la realidad que ningún partido político quiere abordar y que nos conducirá a la primera frase de esta reflexión.

Es obvio (al menos para mí) que tendremos que trabajar hasta más tarde (ahora se ha ajustado a los 67 años pero seguro que será como poco hasta los 70). Es obvio que las pensiones serán cada vez menores y es posible que incluso haya que seguir trabajando para poder vivir pasados los 70.

No es que no haya dinero. Dinero hay. Porque hay para rescatar a las autopistas radiales de Madrid que nadie entiende por qué se construyeron, para el proyecto Castor que se firmó ya blindado contra pérdidas, para rescatar bancos con decenas de miles de millones bajo la supuesta amenaza de que si no el sistema se hunde y para cualquier otro despropósito que la cultura del despilfarro haya decidido. Pero claro, para financiar el sustento de la vida de quien ha trabajado treinta o cuarenta años no hay. Y esto va a ser así con cualquier gobierno que haya. No seamos ingenuos. Ahora lo va a decidir así el PP pero el PSOE no hizo nada muy distinto y los que vengan, si vienen harán lo propio porque hay una señorita llamada Unión Europea que no les dejará.

Así que el panorama no puede ser más desolador. Una realidad evidente y demográfica que ningún político ni asesor quiere contemplar y mucho menos analizar bajo el miedo de la pérdida inmediata de votos que tendría.

Desde mi punto de vista sólo hay dos soluciones posibles: O los jóvenes españoles se ponen a procrear con igual alegría que ocurrió en los 70 o llega un partido político al poder que no tenga miedo, que dedique el dinero a la gente, a los que lo necesitan, y se preocupe mucho más de las personas que de las instituciones. Esto último, a día de hoy, me parece ciencia ficción.

Llamadme pesimista si queréis pero mucho me temo que es lo que hay. (¡Cómo odio esta frase conformista por cierto….!)

domingo, 13 de enero de 2019

¿De qué me culpas? - Nuevo single de Fangoria


Es el nuevo single de Fangoria. Siempre que Alaska y Nacho anuncian un nuevo álbum la curiosidad por escuchar y ver el universo que han creado se convierte en necesidad. Y es que seguir siendo fan de un grupo que lleva más de treinta años con la actual formación no es poca cosa.


He escuchado muchas veces ya la canción, titulada ¿De qué me culpas? La primera vez, sin utilizar un reproductor con sonido adecuado, no me gustó. Me pareció muy plana y con mucha letra. La segunda decidí hacerlo con un equipo de sonido adecuado y altavoces potentes y ya tuvo algo que me empezó a enganchar y desde la tercera escucha ya quedé prendado por muchos detalles.

Una de las cosas que siempre me ha enamorado de Fangoria es lo desprejuiciados que son. Es decir que pueden crear música electrónica susurrada llena de ruidos sampleados a principios de los noventa cuando nadie hacía nada parecido y descender al más absoluto underground, como sucedió con su primer álbum titulado Salto Mortal, o crear un disco de melodías bailables, con canciones llenas de color y estribillos muy radiables, cuyo culmen para mí fue el álbum Arquitectura efímera o transgredir los límites de la experimentación separando estilos musicales como en Cuatricromía o reinventar sus propios éxitos musicales a modo de revista.

Todo lo han compuesto y propuesto al público en el momento en que ellos han considerado sin que haya coincidido mucho con la onda mainstream musical de cada momento. En unos casos ha coincidido lo que ellos proponían con lo que el público demandaba, y entonces se han hecho masivos y de gran éxito, y en otros ha sido lo contrario. Es decir, en su onda musical a veces los valles han coincidido con los montes de la música y las tendencias comerciales, apartándolos del mercado y en otras han coincidido y han triunfado.

En esta ocasión, el primer tema del nuevo álbum que tantas ganas tenemos de escuchar vuelve a sorprender a los fans de hace poco, a los de hace un tiempito y a los de siempre como yo, que los sigue desde los ochenta. Aunque nos falta por escuchar todo el álbum, y tendremos que esperar a Febrero, intuyo que va a haber más oscuridad en este disco, como ya apunta la iconografía del vídeo dirigido por Juan Gatti, más sonidos urbanos, ya anunciados con los raps de esta canción, quizá algún toque de trap y electrónica más radical. Todo ello me gusta. Para mí los mejores Fangoria son los que mezclan lo gótico con la electrónica y es posible que en este disco se zambullan más explícitamente en ello, de la mano de Jon Klein. No me gusta el Trap. No me gusta el Hip Hop ni el Rap. Pero por ello ¿no ha de gustarme esta canción? Absolutamente no. Todo lo contrario. Fangoria se ha caracterizado precisamente siempre por relativizarlo todo, utilizar elementos muy lejanos a ellos en su música transformándolos en su mundo y haciéndolos propios y creo que en este single está llevado a cabo con maestría.

Doy un diez a Fangoria por este tema que vuelve a conseguir lo que siempre ha sido la esencia del grupo (en mi opinión). Nos ha sorprendido, ha evolucionado en el sonido, ha conseguido una melodía que te atrapa y te hace querer escucharla de nuevo y ha elaborado un video absolutamente magnífico, lleno de referencias y con una factura de cine.

Extrapolaciones y dos preguntas, que será el título del álbum, va a superar, estoy seguro, lo muchísimo que me gustó Canciones para robots románticos, en el que había joyas indiscutibles como Disco Sally o Manual de decoración para personas abandonadas.


domingo, 6 de enero de 2019

Valores fundamentales


Nada podemos reprochar a nuestros padres cuando nos lo han dado todo: Una infancia plenamente feliz, llena de calor familiar, colmada con cariño y libertad para ser quienes hemos querido ser. Anteponiendo a sus hijos por encima de cualquier otra necesidad. Siempre sacrificando su propio bienestar, sus sueños, por poder ofrecernos un futuro mejor que el que ellos han tenido.

Ni una sola vez disfrutaron de vacaciones. Ni un viaje en pareja, un gasto superfluo o simplemente un capricho. Siempre aplicando el esfuerzo y el ahorro que, tan arraigados en el ADN de las familias humildes, termina por dar sus frutos con el devenir de los años.

Todo es loable. Todo lo que han pasado: las estrecheces propias de una economía de supervivencia, la impetuosa necesidad de poder dar algo mejor a sus hijos, a nosotros, de permitirnos vivir todo aquello que a ellos les hubiera gustado y sin embargo la crueldad de la posguerra no les permitió ni siquiera soñar.

Ante todo y por encima de todo, abandonar la dureza y los sinsabores del trabajo en el campo. Su dependencia de la climatología y del capricho de los cielos.

Definitivamente, no hay ni un ápice de resquemor, ni de crítica en aquello que han hecho. El modo de vida que han llevado y los valores que nos han inculcado.

Entiendo ahora cómo cada pequeña acción, cada gesto cotidiano y comentario, han cimentado día a día una forma de entender la vida. Puedo comprobar hasta qué punto la diferente educación recibida por dos personas afecta a la concepción de los valores que mueven nuestros intereses.

Eso me apabulla y me asusta. Durante años he sido crítico con mis padres, por su constante dedicación al trabajo, y su resignación a vivir la vida que les había tocado vivir. No creo ser culpable por haberles transmitido mis críticas. La juventud y la enorme suerte de no haber vivido la posguerra me permitían esa superficialidad en mi análisis de nuestra vida en común que, sin embargo y gracias a ellos, me ha conducido a ser quien soy.

Creo en la cultura del sacrificio, del trabajo y de la bonhombría. Defiendo por encima de todo la buena educación, la amabilidad de las gentes y el buen corazón. Estoy convencido de que ésos, deben ser los valores fundamentales de cualquier persona, más allá de la creencia en religiones o filosofías diversas. Pero ¿ cómo transmitirlos cuando vivimos en una sociedad consumista y superficial ? Sin referentes claros, la ética y el honor de la palabra producen la hilaridad de los jóvenes y avasallar los valores clásicos de la convivencia es fácilmente justificable en un entorno de crisis económica como el actual.

Acumular, cuanto más mejor, sin saber para qué, sin tiempo para hablar ni mirar a las personas. Tener por el hecho de tener, y presumir por ello. Vivimos en un mundo eminentemente egoísta e individualista.

Me parece una labor ingente sobrevolar por encima de todo ello y conseguir que nuestros hijos entiendan la importancia de los valores que considero la base de la vida en comunidad. Mi voz es apenas un suspiro dentro del mundo que les rodea, el colegio al que acuden, la televisión que miran o la publicidad que les arrolla a todas horas. Es difícil encontrar un pequeño espacio, desde donde se transmitan los valores fundamentales que, de perderlos definitivamente, nos conducirán a la barbarie.

No me siento culpable, sin embargo, por ello. Sé que soy un alma a contracorriente, a quien le ha tocado vivir a destiempo en un mundo donde la ambición y el interés personal son los referentes.

Pero no pierdo la esperanza. Y tomo como ejemplo la vida que nuestros padres nos han enseñado, aun siendo tan solo dos seres humanos dentro de una inmensidad.  Puedo atestiguar que ellos, al menos, tras años de penurias y sacrificio, lo han conseguido. Han hecho crecer un alma con valores, que cree en la paz, la generosidad y la solidaridad.

Es probable que yo consiga algo no tan puro con mis hijos como mis padres hicieron conmigo.

Nuestro mundo ha cambiado y ello determinará indiscutiblemente el futuro. Pero estoy convencido de que he creado ya un camino, y poco a poco veo cómo mis hijos van dirigiéndose de forma natural hacia esas líneas maestras, que les ayudarán a ser mejores personas y a construir un futuro más justo y mejor para todos.

viernes, 4 de enero de 2019

THE AMERICAN DOLLAR - mi descubrimiento musical de enero


Descubrí este comienzo de año esta banda norteamericana formada en 2005 en Queens (Nueva York) a través de su single Guided by the Glowing Sea, en el que las atmósferas se entrelazan con la electrónica más ambiental y las melodías más dispersas para generar un ambiente musical envolvente, que te sumerge en un limbo irreal y aterciopelado ideal para liberar la mente o concentrarse en la lectura.


Tras descubrir que me apetecía mucho repetir su escucha, investigué más acerca de esta banda de post-rock que es tanto como decir de aquello que la música industrial, electrónica y experimental han conseguido imbricar con el rock para obtener este híbrido que tanto me gusta.

La banda está compuesta por dos personas, John Emanuele (teclados y percusión) y Richard Cupolo (guitarrista, teclista y productor). Han publicado ya cinco álbumes de estudio y varios de remixes.

Me gustan especialmente los álbumes You’re listening (publicado en 2018) y Across the Oceans (publicado en 2015).

Y estoy yo con ese runrún en mi cabeza de pensar qué me está pasando a mí, británicomusicalhastalastrancas, que tantas bandas norteamericanas me están emocionando y apasionando. ¿Será la edad, o quizá el cambio climático?

martes, 1 de enero de 2019

ESCRITORES SINGULARES-57: ROCÍO DE JUAN

Rocío de Juan es una ESCRITORA SINGULAR. Con una personalidad arrolladora, una sonrisa contagiosa y la imaginación por montera, conocí a Rocío en la VIII Microqueda relatista de Sevilla un evento mágico en el que muchos escritores de relatos de toda España nos encontramos una vez al año para compartir literatura, vida y pasión y quedé prendado de su personalidad. 

Rocío imparte también talleres de escritura creativa y estoy seguro de que transmite su vivacidad a los escritores y les estimula la imaginación y creatividad de modo contagioso. Es sin duda “un catalizador literario” capaz de transformar una idea básica en una historia novelada o relatada con maestría. En su propia escritura cultiva el género fantástico, combinándolo con el misterio y el suspense.

Fue finalista en el Virtuality Caza de Letras de 2009 de Alfaguara y la Universidad de México, junto a otras escritoras como Rosario Raro, a la que tanto queremos por estos lares.

En 2011 publicó su primera recopilación de relatos que tituló Geografía humana en tierras imaginadas. Y un año después, su segunda obra titulada La posada de los vientos y otros relatos inquietantes, que este mismo año ha salido también en formato físico.

En esta ocasión y a partir de la frase que le planteé, Rocío ha construido un relato tremendo donde la muerte se entremezcla con la meta-literatura. Sorprendente. Leedlo. Os encantará

Y para que conozcáis un poquito más a su autora, una breve entrevista a continuación.

EL LLANTO DEL SAUCE

Sentado a la sombra del sauce, en la orilla del riachuelo al que solía acudir cuando estaba depre, Pablo decidió que debía poner punto y final. No podía seguir dando vueltas a aquello del modo en que lo hacía, permitiendo que el estado de ánimo le influyera en su rutina diaria, que ahora más que nunca le costaba acometer.
Mónica y Carlos se amaban, ¿no? Al menos, eso manifestaba ella en cada ocasión, y Carlos, aunque parecía menos efusivo en sus parlamentos, lo demostraba con aquellos gestos, entre tiernos y protectores, que le dispensaba a Mónica. Pablo era testigo, sí, un testigo mudo pero atento al desarrollo de aquella emoción. Y por muchos obstáculos que hubiera puesto a la pareja, ellos siempre volvían a unirse, más fuertes y convencidos si cabe. Pero algo no estaba bien, porque Pablo no les quería juntos, en absoluto. Le odiarían por aquello que tenía en mente, le condenarían sin entender sus razones, pero él, sencillamente, tenía que acabar con uno de ellos. Mónica era la elegida. Carlos saldría adelante, claro que sí, conocería a otra persona; aunque no se pareciese a la que había perdido. Dedicaría un templo en su memoria a lo que pudo ser y no fue, y lloraría por la amada. Observando las hojas del sauce, que parecían una cortina de lágrimas,  Pablo consideró que quizás Carlos podría escoger un lugar como aquel para desahogar su tristeza.

Una vez tomada la decisión de deshacerse de Mónica, Pablo se sentía mejor. Incluso sonrió. Tendría que pulir el final -las lágrimas del sauce quizás era una metáfora exagerada- pero por fin había entrado en la recta final de la escritura de la novela. Sacrificar un personaje siempre le provocaba un punto de angustia, pero... así es la vida del escritor.

ENTREVISTA SINGULAR 

1.- ¿Cuál es el principal motivo que te empuja a escribir? El deseo y el desafío. Deseo de poner por escrito lo que imagino primero en mi cabeza y desafío de comprobar si soy capaz de transmitir lo que deseaba.
¿Recuerdas cuál fue la primera vez que comenzaste algún texto? Sé que escribía historias con 5 años. Pero recuerdo la que comencé con 6 porque usé un cuaderno que me propuse rellenar hasta el final.
¿Lo guardas todavía? Imagino que estará en algún lugar de casa de mis padres pero he guardado tantas cosas que dudo que pudiera encontrarlo fácilmente.
¿Te atreverías a publicarlo a modo de relato? Solo para reírme, que tampoco es mal motivo.

2.- Imagina que tuvieras la posibilidad de publicar un libro con una editorial de tirada nacional y tuvieses libertad para elegir el género y la temática. ¿Cuáles serían y por qué?
Creo que elegiría Minotauro o Timun-Mas. Mis mejores momentos han sido con sus historias. Me encanta el género fantástico.

3.- Te pido que seas tu crítico/a más duro/a. Dinos qué se te da peor a la hora de escribir y cómo intentas resolverlo.
La paciencia para cerrar los relatos.  Hay un momento en el que ya sé exactamente  cómo va a terminar y sólo deseo acabar cuanto antes. Y esa precipitación se nota.

4.- ¿Cómo sería tu presentación ideal de un libro? Quiero decir, qué elementos tendría que tener para que resultase interesante, amena y entretenida.
Me gustaría saber por qué escribe, su relación con la escritura, por qué ha escrito ese libro y que me leyera algo para hacerme una idea de su estilo.

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Tanto digital como en papel, resulta muy difícil elegir qué leer ya que normalmente nuestro tiempo de lectura es limitado. En tu caso, ¿cuál es el criterio que sigues para la elección de una próxima lectura?
Sé que hay clásicos que nunca me defraudarán pero también me gusta darle una oportunidad a las voces actuales, así que saco ideas de las revistas especializadas y también pido recomendaciones a personas que sé positivamente que son lectoras críticas.

6.- Vivimos en el mundo de la hiper conexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.
Podría decir que utilizo casi todas las redes sociales: Facebook, Twitter, Pinterest, LinkedIn, YouTube, Instragram, Google Plus, etc. No las utilizo todas con el mismo fin, para mí la más interesante con bastante diferencia es facebook porque ahí es donde encuentro a mi público potencial. Pero Twitter me parece muy interesante para conocer noticias de mi ámbito y LinkedIn es fundamental porque ahí es donde acuden para comprobar tu currículum profesional.

7.- ¿Cómo te calificarías como lector/a? ¿Qué géneros te gustan? Y ¿en qué momentos disfrutas de la lectura?
Desde hace años me considero una lectora bastante exigente ya que no perdono que no me convenzan en las primeras páginas. Y no me refiero necesariamente a que tenga que tener suspense o misterio pero sí que sepa abrir bien ese interrogante para el lector y que esté bien escrito. Me gusta un abanico muy amplio de géneros, no tengo problema con eso. Me gusta leer cuando sé que tengo tiempo por delante, como un viaje o un momento del fin de semana. Siempre he leído por la noche pero estoy intentando quitarme esa costumbre porque madrugo mucho y necesito estar bien despejada.
8.- ¿Cuál es tu secuencia a la hora de estructurar una novela, o el género que escribas? Me refiero a cuál es la cadencia de creación: ¿Primero los personajes, o el conflicto principal, o el final, o cómo lo acometes?
Todo depende de si el primer fogonazo ha sido un personaje o un suceso.  En el primer caso lo único que tengo que hacer es desarrollar la historia adecuada para mostrarlo, si lo que se me viene a la cabeza es una situación, imagino el inicio del relato, pienso el final y después solo tengo que sentarme a escribir.

9.- Me gustaría que definieses ese momento en el que das por finalizado un libro. El momento final, cuando recibes las galeradas y les das el último ok.
Ojalá pudiera decir la palabra satisfacción pero yo creo que el fondo es impaciencia por comenzar la siguiente historia.

10.- Te pido ahora unas respuestas rápidas
a) Recomiéndanos un libro y el motivo por el que tendríamos que leerlo.
Viajes inocentes, de Pilar Adon. Hay que leerlo porque es fresco, impactante y está muy bien escrito.

b) ¿Cuál es tu escritor/a favorito/a? Sería una especie de monstruo de Frankenstein porque tendría que unir pedacitos de unos y de otros, entre ellos de Poe, Eudora Welty, Flannery O'Connor, Raymond Carver, Tolstoi, Chéjov y así podría seguir.

c) ¿Qué opinas de los blogs literarios? Yo sigo varios de ellos y me admira la información tan buena que transmiten.

d) Un libro que no hayas podido terminar de leer. He dejado varios pero creo que ni siquiera recuerdo  sus títulos.

e) Un deseo literario para el próximo año. Me encantaría sacar otro libro de relatos o una novela.

f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes.  Que me preguntaran si creía en los fantasmas.

g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular. Damone, por razones emotivas.

h) Las 3 características que debe tener para ti un buen editor/a.
Cercano, involucrado, paciente.

11.- ¿Cómo ha sido tu experiencia al publicar tu libro titulado: La posada de los vientos y otros relatos inquietantes? Increíble. La editorial se ha volcado más allá de lo profesional y la recepción del libro ha sido estupenda. Para mí ha sido un subidón de autoestima.

Y ¿Qué experiencias obtienes de los cursos de escritura que impartes? ¿Cómo motivas a los participantes para que expriman su creatividad?
Mi trabajo es tan apasionante que no tengo horario. Me llena la necesidad de compartir y me enriquece a nivel personal. Considero un lujo dedicarme a algo que me proporciona tanta satisfacción.
A los participantes les ofrezco un espacio de confianza, apertura y diversión donde se sientan cómodos para ser ellos mismos. Esa es la clave.

12.- Para terminar, me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.
Vivir de mi pasión y compartirla con otros. Cualquier momento con gente unida por un mismo disfrute, para mí es felicidad.