martes, 3 de diciembre de 2019

GRETA THUNBERG, o el pijismo salvaplanetario.


Llevo muchos días leyendo noticias sobre el periplo de esta joven activista sueca, sus arengas e interpelaciones a los líderes mundiales, su expresiva y conmovedora intervención en la que casi se puso a llorar y les acusó a ellos, de haberle robado sus sueños. Todo es muy cool, muy enternecedor, muy guay y muy políticamente correcto, como mandan los cánones de 2019.

Pero claro, luego sigo leyendo artículos y cuando me sumerjo en el mundo real la cosa cambia bastante. Para empezar, Greta “se ha cogido un año sabático” de su escuela secundaria sueca, y ha viajado en velero hasta Estados Unidos y luego en catamarán de vuelta a Portugal con su padre, los dos dueños australianos del barco, y una navegante profesional británica, que, entiendo, también se han tomado un buen tiempo “sabático” para poder acompañarla. Todo ello muy normal y accesible, que se habrá sufragado por parte de alguien, o de algún interés económico digo yo. ¿Sabemos de cuál? Y todo para no viajar en avión porque su impacto ambiental contribuye a la destrucción del planeta. Ha comentado también que después de tres semanas de estar aislada de todo llegar a ver tierra ha sido abrumador… (no tengo palabras). Le podría indicar yo unas cuantas situaciones que sí son abrumadoras del mundo real y no atisbar la costa de su catamarán mega guay dirigido por una capitana profesional.

Y claro, nos debemos preguntar si Greta sabe cómo se habrán fabricado esos barcos que ha utilizado, en qué países se habrán extraído sus materias primas.Las fibras textiles que visten todos ellos ¿está segura de que no se han producido en un país hiper contaminante como China o Bangladesh? Y los pigmentos con los que se decoran los mismos barcos y telas, ¿tiene alguna idea de cuánto contamina su producción?

Los coches eléctricos que la han conducido por Lisboa ¿se han fabricado en condiciones no contaminantes también? O se han utilizado metales de tierras raras, litio, etc, que se habrán obtenido en explotaciones contaminantes indefectiblemente? ¿Sabe Greta la enorme especulación, explotación y en ocasiones expolio, que genera la extracción del Litio en los países donde existe? ¿La energía eléctrica con la que recargarán sus pilas de litio es limpia? O se contamina quizá más para producirla, aunque luego se venda como ecológica?

¿Todos los medios de comunicación, en papel y digitales, las emisiones televisivas, las retransmisiones y los cientos de miles de dólares empleados en darle voz provienen de actividades que en su totalidad no contaminan en ninguno de sus orígenes?
La comida y bebida que han consumido durante sus 3 semanas de periplo, ¿no contenían ningún plástico en sus envases? ¿En serio?

Y así una enorme lista de preguntas y reflexiones que nos llevan a concluir que su voz, como dicen sus defensores, les representa y les emociona, pero no deja de ser la voz de una niña pija respaldada por grandes fortunas o por un interés mediático y económico claro.

En mi opinión, todos los flases que supuestamente ha conseguido con su año sabático se desvanecen con una simple fábrica china que siga produciendo en el interior de la China real, o con una siderúrgica fabricando en condiciones infrahumanas y absolutamente contaminantes en Bangladesh o cualquier otro país del sudeste asiático.

Afrontémoslo con realismo. Mientras las grandes potencias no se comprometan con la reducción de emisiones (USA y CHINA), todo lo demás que podamos hacer es una gota en un océano y se queda en el fru fru del capricho de una niña bien.

domingo, 1 de diciembre de 2019

Jam on Six - en La Bohemia


Que La Bohemia es el centro cultural de referencia en Castellón es un hecho incontestable. Que la variedad y calidad de los eventos organizados es tal que parece casi imposible enumerarlos, también. Además, la libertad y versatilidad que su director, Manu Vives imprime a la agenda de su Bohemia, evidencian su eclecticismo y singularidad.


Y así, en una actuación más organizada en un sábado de otoño, nos encontramos con Jam on Six, el fantástico combo de seis músicos que ofrecieron una velada poblada de jazz, bossa y estándares clásicos de la música francesa y norteamericana.

La lista de temas fue variada y de calidad indiscutible ya que nos llevó de Antonio Carlos Jobim, pasando por Elvis o Carlos Gardel hasta Cole Porter. Una delicia de selección que su cantante acompañó con presentación y saludos en cada idioma correspondiente, en inglés, portugués o francés (mi preferido).

Estas fueron algunas de las canciones elegidas para la velada

Sugar – Stanley Turrentine
Cuando, cuando
Desafinado – Antonio Carlos Jobim
Charles Parker
La Bohème – Charles Aznavour
Route 66 - Elvis
Por una cabeza – Carlos Gardel
Give me the simple life – Ella Fitzgerald
Sunday morning – Maroon 5
Night and day – Cole Porter

Nivel de altura para unos músicos con oficio que consiguieron llenar una vez más La Bohemia. Una tarde interesante, otoñal, con música de jazz, con una cervecita, con la bossa sonando suave… Una delicia.

viernes, 29 de noviembre de 2019

El espejo líquido


Cada tarde, después de los gritos, de la humillación y las bofetadas, cuando el dolor físico le impedía controlar las lágrimas que se afanaban en descender por sus mejillas, se refugiaba en el interior de su armario. Apagaba todas las luces, cerraba la puerta para aislarse del mundo y encendía una pequeñita linterna que iluminaba la portada de su libro preferido, para sumergirse en su otro mundo. Allí desaparecía todo. El daño se convertía en cariño, los golpes en caricias, los insultos en piropos y la tristeza en felicidad. Nadie más que ella sabía que ese libro existía. Su abuela se lo había regalado en secreto y le hizo prometer que nunca jamás le contaría a nadie su existencia. Era el requisito básico para que la magia de su título funcionase y le permitiese escapar del horror en cualquier momento.
El espejo líquido tenía en su portada unas palabras mágicas que Claudia pronunciaba siempre una vez estaba sentada en el suelo del interior de su armario. Miraba fijamente el libro y las decía con los ojos muy cerrados y aquel conjuro la transportaba al otro lado del espejo.
Todas las tardes hacía un viaje de ida y vuelta. Se internaba en aquel mundo maravilloso donde la felicidad era el oxígeno que mantenía la vida y se olvidaba del monstruo, el hombre con el que su madre se había casado por segunda vez cuando su padre murió. Y, cuando sus heridas habían sido curadas, y los cardenales habían desaparecido, volvía a su habitación. Y así cada tarde, después de cada abuso y paliza que su padrastro le infligía y de las que, por lo visto, su madre no parecía enterarse.
Cuando traspasaba la frontera líquida del libro, su esencia física se transformaba un poquito, su vida se acortaba unos meses. Era algo de lo que ya su abuela le había advertido, pero el dolor era tan a la totalidad que a pesar del precio, cada día estaba dispuesta a pagarlo.
Y los días pasaban y la rutina del ir y venir a través de El espejo líquido se convirtió en normalidad. Pero un día, cuando los golpes acabaron con su nariz y sufrió su primer intento de violación, decidió que no podía seguir allí. Pensó en su madre y en que posiblemente a ella le ocurría lo mismo y que, por esa razón, se encontraban distanciadas.
Tomó la decisión en un momento. Al día siguiente, cuando todo comenzaba al regresar su padrastro a la casa, y la llamaba a gritos para que acudiera, se armó de valor y le contestó que le esperaba arriba, en su habitación. Hubo después un silencio demoledor y tuvo miedo de que su osadía terminase con su vida, ya que jamás se había atrevido a replicarle, pero se concentró en lo que tenía que hacer y aguantó la respiración.
El monstruo abrió a golpes la puerta y se enfrentó a Claudia que se había situado delante del armario abierto. Cuando se abalanzó sobre ella, tropezó con la comba que había colocado estirada muy cerca del suelo y al caer se golpeó en la cabeza y acabó con sus huesos en el armario. Inmediatamente Claudia cerró la puerta como pudo, aun cuando los pies de su padrastro asomaban por fuera y cogió el libro.
Rezó y llamó a su abuela en silencio para que la ayudase, y entonces él se despejó y empezó a gritar de nuevo. Claudia pronunció las palabras mágicas rápidamente, antes de que él pudiese derribar la puerta del armario y entonces, algo sucedió, la puerta salió lanzada contra ella dejándola inconsciente.
Cuando despertó, mucho tiempo después, miró a su alrededor, descubrió que seguía viva y encontró los dos zapatos del monstruo. Entonces supo que la magia de El espejo líquido había funcionado.

miércoles, 27 de noviembre de 2019

Descubrimiento musical de noviembre - pg.lost


Pg.Lost


¿Es posible aglutinar lo mejor de grupos como Editors, Mogwai, The Cure, o God is an Astronaut customizándolo a través de un filtro propio que le dote de cohesión sonora, rotundidad melódica y profundidad atmosférica?
Esto es lo que, en mi opinión, consigue este grupo del este de Suecia, una banda colectiva, que define su sonido como un compendio instrumental experimental.

A través de esa mezcla de principios básicos del post rock y de la música post-siniestra, Pg. Lost consigue trascender la melancolía que aportan muchas de las canciones de las bandas antes mencionadas, con otros matices más coloristas, que contrastan con gotas de optimismo sus sonidos.

Nacidos en 2006, han publicado ya varios álbumes, entre los que destaca una extensa colaboración con la banda de rock instrumental china Wang Wen, una fricada contemporánea todavía muy desconocida en Europa que muy probablemente pronto eclosionará en el panorama musical europeo.

Una de sus últimas actuaciones ha sido en el Meltdown Festival de Londres en 2018 organizado por Robert Smith para celebrar los 40 años de los Cure.

Su último álbum publicado recientemente se titula “Versus” y en él aparecen nuevos elementos creados con sintetizadores que han suplantado a los efectos de saturación vocal de discos anteriores y que han dotado de un sonido más sucio y más baterizado para este 2019.


Pg.Lost son una experiencia musical en sí misma. Escucharlos te transporta a otro mundo, el espacio onírico de la desolación y la melancolía, y saber que la banda ha triunfado y gira regularmente en Asia es sin duda un aliciente que los hace más interesantes.

Os los recomiendo. Vale la pena escucharlos y dejarse transportar.

sábado, 23 de noviembre de 2019

Ya en la Gran Biblioteca de Alejandría

Con mi nueva novela, Gracias por mirarme a los ojos cuando me hablas, he podido cumplir un sueño y es que entre a formar parte del fondo literario en español de la Gran Biblioteca de Alejandría. 

Un honor que pude llevar a cabo gracias a la generosidad de la Dra. Marwa El Sahn y de mi gran amigo Karim Bakry. 

No tengo palabras para agradecer su atención y generosidad. Estoy feliz porque mi novela ya reside en el mayor templo literario de oriente medio. Gracias, gracias y mil gracias.




viernes, 22 de noviembre de 2019

ESCRITORES SINGULARES-72: VICENTE BLAY CASINO


Vicente Blay Casino es un ESCRITOR SINGULAR. Con su primera novela publicada en 2018, La Cama de Ciprés debuta en el género de novela negra. Una novela con dos historias entrelazadas por la muerte y el dolor. Dos realidades que se funden y confunden al lector y en las que el propio escritor, Claudio, tiene mucho que ver.

Vicente es un apasionado de la novela policíaca con tintes negros, como lector y como creador de historias de intriga clásica que le gusta aderezar con un barniz emocional pues se siente cómodo en esa ambivalencia combinada entre el dolor o la muerte y el amor o la esperanza. Aquello que escribe lo dota de un contenido emocional alejándose de la mera descripción, apática y fría.

Siempre valoro muy positivamente que cualquier persona aterrice en el mundo de la literatura como autor@ desde otro ámbito. En este caso, que un político se salga del quehacer diario para crear historias que nos entretengan me parece encomiable.

En esta ocasión y a partir de la frase que le planteé, Vicente ha construido un relato clásico sobre el amor cuando falta la persona amada, sobre la permanencia de ese amor puro que completa a cada persona. Se titula Vivir en ella. Leedlo, porque estoy seguro de que os resultará conmovedor.


Y para que conozcáis un poquito más a su autor, una breve entrevista a continuación.

Vivir en ella

Aquella sonrisa que tanto le gustaba volvía a aparecer en su cara.
Y entonces entendió que no podía obviarla. No podía olvidarla. Pero al mismo tiempo comprendió que tampoco quería.
Sí, le atormentaba recordar lo que, por su culpa, pudo ser y no fue. Le dolía y hacía que su alma se retorciera asfixiándolo por dentro y desdibujando un horizonte sin sentido en el que ella no habitaba...
Pero al mismo tiempo le permitía aferrarse. El fulgor de ese rostro de porcelana iluminaba su presente de una vana ilusión que para él era suficiente.
Si la recordaba seguiría viviéndola. Si al cerrar los ojos ella seguía ahí, perdonándole pese a todos y todo, continuar respirando tendría sentido.
Porque el resto de mundo siente pena de él y, para ser sinceros, en ocasiones él mismo se cree su condena. Esa que le lleva a sufrir la conmiseración del resto por haber amado incondicionalmente.
Ella ha muerto, sí. Pero sigue siendo la única que vive a su lado sin ambages. Sin pedirle que olvide  y pase página.
Él, sencillamente, quiere vivir. Por eso, vuelve a cerrar los ojos y sonreír.
Ahí está ella de nuevo.

ENTREVISTA SINGULAR

1.- ¿Cuál es el principal motivo que te empuja a escribir? ¿Recuerdas cuál fue la primera vez que comenzaste algún texto? ¿Lo guardas todavía? ¿Te atreverías a publicarlo a modo de relato?
Las letras siempre han formado parte de mi realidad. Por eso estudié Periodismo y, por eso, siempre he necesitado plasmar casi todo negro sobre blanco.
Son muchos los amagos de relatos/libros que he empezado pero que, por abulia y simplemente por falta de calidad, he ido desechando a lo largo de los últimos años. Me recuerdo escribiendo desde los 13-14 años pero haciéndolo sin rigor ni concierto... algo que hizo que esos textos acabaran muriendo en la papelera del ordenador.
Y no, ni los guardo ni, si lo hubiera hecho, mi filtro me permitiría airearlos.

2.- Imagina que tuvieras la posibilidad de publicar un libro con una editorial de tirada nacional y tuvieses libertad para elegir el género y la temática. ¿Cuáles serían y por qué?
Creo poco en los cajones estancos que categorizan todo. Sí, la novela policíaca, con tintes negros, es la que más me llena, la que más consumo y la que puede acabar definiendo mi primera novela, 'La cama de ciprés'.
Sin embargo, creo que los libros son algo más ya que todas las ramificaciones que acaban construyendo las historias convierten la trama principal en algo más que un simple género. Me gusta que lo emocional, aquello que destaca en otros géneros, juegue también un papel importante.

3.- Te pido que seas tu crítico/a más duro/a. Dinos qué se te da peor a la hora de escribir y cómo intentas resolverlo.
Seguramente aquellos diálogos que no esconden algo vital para la trama pero que permiten dar continuidad al relato.
Me siento muy cómodo, aunque nada tenga que ver con mi realidad, escribiendo sobre el dolor, la tragedia, los sinsabores o la muerte. Sí, también haciéndolo sobre amor, pasión o esperanza pero a la hora de dejar a un lado lo emocional y ser meramente descriptivo, sin connotaciones, no disfruto escribiendo. 
Sé que no soy un escritor de método y que son muchos los recursos que se deberían emplear para pulir esos defectos/contratiempos, sin embargo mi solución no es otra que la de seguir leyendo, aprendiendo de los mejores y, cuando no consigo avanzar, tomar distancia con el texto.

4.- ¿Cómo sería tu presentación ideal de un libro? Quiero decir, qué elementos tendría que tener para que resultase interesante, amena y entretenida.
Que el libro sea protagonista, claro está, pero que también lo sean sus (futuros) lectores. Una vez se pone el punto y final a un libro éste deja de ser propiedad del autor y son sus potenciales consumidores los que deben darle vida y recorrido. Por eso, si ya en su parto (presentación vamos), la relación libro-lector se estrecha al máximo es un éxito.
Ah, y claro está, tener junto a mí a un referente literario que me apadrine y que se vendan cuantos más mejor.

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Tanto digital como en papel, resulta muy difícil elegir qué leer ya que normalmente nuestro tiempo de lectura es limitado. En tu caso, ¿cuál es el criterio que sigues para la elección de una próxima lectura?
Yo únicamente leo en papel ya que, para mí, la literatura sigue siendo papel y tinta y me resisto a pasar de sentir el libro a tenerlo en una pantalla. Es por ello que a la hora de escoger lo hago casi siempre dentro de una librería y sí, aunque voy movido por opiniones y críticas que he podido leer, al final es el propio libro el que decide si me lo compro o no.

6.- Vivimos en el mundo de la hiper conexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.
Sí, y admito que incluso demasiado. Facebook, twitter, instagram... son parte de mi día a día pero cada una de ellas las concibo como complementarias. Me explico, en Twitter me adentró para encontrar información y opinión política, deportiva y literaria; Facebook, por su parte, es la ventana más cercana hacia mi circulo social e, Instagram, es un escaparate visual que, por inercia, me ha llevado hacia una gran comunidad de escritores-lectores. 

7.- ¿Cómo te calificarías como lector/a? ¿Qué géneros te gustan? Y ¿en qué momentos disfrutas de la lectura?
Novela policiaca, novela histórica pero, en especial, cualquier libro que me llame la atención sin pensar en su género. Trato de leer en cualquier momento, después de comer, antes de acostarme... un buen libro siempre es buena compañía.

8.- ¿Cuál es tu secuencia a la hora de estructurar una novela, o el género que escribas? Me refiero a cuál es la cadencia de creación: ¿Primero los personajes, o el conflicto principal, o el final, o cómo lo acometes?
Ya he comentado que no soy, para nada, un escritor de método. La trama principal es lo primero que me viene a la cabeza. Hasta que esa idea embrionaria no cobra vida y consigo desarrollarla no continuo con el proceso creativo. Después va el personaje principal y todos aquellos que lo arropan pero admito que durante el proceso de escritura la propia trama va pidiendo caminar por otros senderos que no tenía en la cabeza... en ese sentido soy algo caótico.

9.- Me gustaría que definieses ese momento en el que das por finalizado un libro. El momento final, cuando recibes las galeradas y les das el último ok.
Por ahora, y espero que haya más, únicamente lo he vivido una vez y tengo que reconocer que no te puede llenar más. Es ver como algo en el que has invertido tiempo, esfuerzos e ilusiones cobra vida; es ver como la abstracción se materializa para regalarte un sueño.

10.- Te pido ahora unas respuestas rápidas
a) Recomiéndanos un libro y el motivo por el que tendríamos que leerlo.
Solo uno, difícil y mucho. ¿Uno que remueva? 'Conversaciones conmigo mismo', de Nelson Mandela.
b) ¿Cuál es tu escritor/a favorito/a?
Difícil escoger uno: Juan Gómez-Jurado, Carlos Ruíz Zafón, Lorenzo Silva...
c)    ¿Qué opinas de los blogs literarios?
Siempre que alguien invierte su tiempo y esfuerzo en abrir la literatura a terceros merece todo mi reconocimiento. Los blogs son sinónimo de oportunidad para los lectores y también para aquellos que queremos abrir nuestros libros al mundo.
d)   Un libro que no hayas podido terminar de leer.
Jamás he dejado un libro por leer, aunque no me guste, aunque me cueste... siempre he hecho el esfuerzo para terminarlos ya que sé lo que hay detrás de ese trabajo. Además, aquel que tiene las cualidades para construir un relato merece esa oportunidad.
e) Un deseo literario para el próximo año
Que 'La cama de ciprés' siga cobrando vida y recorriendo estanterías y que el proyecto literario que tengo entre manos vea la luz con más fuerza.
f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes.
El Acrópolis de Atenas. No creía en el síndrome de Stendhal hasta que alcancé el Partenón y vi y sentí todo lo que desprende ese gran espacio monumental. Imprescindible de visitar.
g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular
Soy poco, pero muy poco, melómano. Nunca escucho música en el coche pero si lo hago un grupo nunca se escapa, 'Vetusta Morla'.
Ahora, si tengo que escoger una canción con significado singular esa es 'Come what may', la que bailé con mi mujer el día de nuestra boda.
h) Las 3 características que debe tener para ti un buen editor/a.
Empatía, comprensión y ganas, muchas ganas, de aportar y ayudar a crecer.

11.- Tu última novela se titula La cama de ciprés. ¿Nos podrías contar un poquito cómo se gestó tu idea de este libro?
Brotó del inicio de un relato breve aunque acabó mutando en algo que nada tenía que ver con esa idea inicial.
Lo que sí que fructificó y que tenía claro desde el principio es que quería un relato anómalo, algo más complejo, que jugara a dos voces y con dos realidades... ¡si el lector lo lee espero su opinión!

12.- Para terminar, me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.
Un tópico que no puede ser más certero: rodeado de mi familia, con la salud abrazándonos a todos y sin relojes que marquen los momentos.
Ah, y si todo lo aderezamos con éxito literario ya sería la...