martes, 17 de julio de 2018

El hombre que se enamoró de la luna – Mi crónica de lectura

Llevaba muchos meses detrás de este libro. Me había sido recomendado por varios amigos, había leído muy buenas críticas sobre él y cuando Verónica Segoviano lo recomendó como su libro preferido en su ENTREVISTA SINGULAR me lancé a comprarlo sin pensarlo más.

Tom Spanbauer crea un personaje frágil, desde mi punto de vista, llamado Cobertizo, también conocido como Afuera-en-el-Cobertizo o Duivichi-un-Dua que nos contará su episodio vital hasta el descubrimiento de quién es él realmente. Y aunque de la lectura de la novela uno puede ver que Cobertizo será un niño-hombre curtido en la vida, que aguanta episodios muy duros, crueles y deshumanizados las más de las veces, y lo supera todo con valentía y hasta con normalidad, yo veo en él un subyacente, su dolor, su soledad temprana, su querer agradar a los demás y su incomprensión en muchos momentos de lo que el mundo le depara.

Es para mí el mayor acierto de la novela de Tom la utilización de los nombres. Los nombres indios y mormones con los que “bautiza” a todos los personajes y elementos que pululan por la trama de la novela. Son explícitos, reconocibles, obvios y nutren a la historia de verdad, de esencia singular.

Por supuesto, el mundo propio imaginado del autor es completamente evocador, reservas indias de la américa profunda a finales del siglo XIX en las que la homosexualidad y la libertad sexual en todas sus posibilidades deambulan con absoluta normalidad en el escenario por el que transitan sus personajes. Resulta paradójico, a veces surrealista y las más de las veces motivador, mezclar búfalos con pollas, travestis con hombres-con-agujero-de-mujer, mormones ultra religiosos, hoteles pintados de rosa, relaciones incestuosas, indios de ojos verdes, prostitución masculina y femenina, sin protección, claro, estamos en el siglo XIX…montañas desiertas, cuerpos masculinos afeitados, maternidad compartida, elementos gore, maltrato femenino, leyendas indias y sheriffs deshumanizados. Es lo más parecido a un western-punk que jamás he leído.

La lectura de El hombre que se enamoró de la luna, por cierto, solo el título ya es motivo suficiente para abordar esta novela, ha supuesto una explosión de múltiples sensaciones, sorpresa, risa, admiración, sonrojo, indignación, y sobre todo ternura hacia Cobertizo y su mundo.

Cuando la novela se acerca a su final y a crees haber asimilado la enormidad de la historia, el final te deja sin palabras, aturdido y sin saber si lo que has leído es realmente lo que deberías haber leído.


Creo que me voy a lanzar a por otra de sus novelas: La ciudad de los cazadores tímidos, no me digáis que con un título así no os apetece leerla!!!

viernes, 6 de julio de 2018

AL MUTAMID - AMOR ETERNO

Os presento el relato que escribí para la VIII Microquedada relatista de Sevilla celebrada con gran éxito este año 2018. La recopilación y edición realizada por MD Rubio de Medina de forma magistral.
El reto era escribir un relato basado en un personaje de la historia de Sevilla. Yo elegí a AL MUTAMID.
La organización estuvo de diez, todos los que dedicaron su tiempo y esfuerzo nos ofrecieron una microquedada fabulosa donde pudimos compartir amistad, charla, literatura, risas y buena comida!!
Un bonito recuerdo que ya nos emplaza al a XIX Microquedada gallega.
Espero que os guste mi relato!


jueves, 5 de julio de 2018

Soy real

Beatriz había decidido tirar la toalla. Harta de no encontrar ropa para su talla, después de seguir todo tipo de dietas, tratamientos personalizados, visitas a endocrinos, tablas de entrenamiento y alimentación macrobiótica, y de que fuese objeto de chanzas y burlas por doquier, de humillaciones en la red, de desmesuradas críticas por su aspecto y su peso, un buen día se plantó delante de su espejo, desnuda, se miró y se dijo a sí misma.

—Pues esto es lo que hay. Soy flaca. ¡Qué le vamos a hacer! No hay Dios que me haga engordar ni que me dé curvas. Plana por delante y por detrás cual espagueti andante. ¡Para colmo este grano en la punta de la nariz, joder! Y ¿me ha salido un poco de bigote? Pero si me hice el láser en sesiones interminables…Ostras, lo peor es lo de las costillas, mi cuerpo parece una espaldera, se pueden hasta contar. ¡Ay qué piel tan blanca, y es que yo paso del blanco al rosa bermellón en menos de una hora! Y lo peor, lo más friki, mi ombligo hacia afuera. ¿Se puede tener más mala suerte? ¡Seguro que a mi madre le tocó el peor ginecólogo de su promoción!

—Nada, lo tengo que admitir y asumir, también soy fea. ¿Y qué? ¿Acaso los miles de tíos que actúan como youtubers o instragramers que circundan la red son modelos musculosos? Pues claro que no. Hay cada cardo por ahí que tira de espaldas. Y sin embargo, nadie les critica por su aspecto. Yo soy fea y rica, ¿eh? Que conste, porque el millón de seguidores que tengo en Instagram y mi canal de youtube: Beatrácica galáctica lo peta a diario. Y vivo de puta madre, pero siempre con mi máscara virtual.

Inmediatamente después cogió su cámara fotográfica, se hizo un selfie que no dejaba lugar a dudas sobre lo que mostraba y lo colgó en todas las redes sociales en las que participaba. Y lo subtituló así:

“Si lo que estás mirando te deja perplejo, sin aliento, o quizás estupefacto, tranquilo. No le pasa nada a tu vista, simplemente he utilizado el filtro de la realidad, y al fin me vais a ver como yo soy, sin más, real. ¡Y ahora vas y lo cuentas!

lunes, 18 de junio de 2018

Presentación del libro 50 ESCRITORES SINGULARES en La Bohemia


Ayer fue una tarde muy especial. Presentamos en La Bohemia el libro 50 Escritores singulares, recopilación de las 50 entrevistas singulares publicadas en el blog
https://loabsolutonoexiste.blogspot.com/
Una velada en la que compartimos amistad, literatura, admiración y buen rollo en un escenario singular gracias a que Manu Vives nos acogió en su cápsula del mundo artístico, La Bohemia, la locomotora del mundo cultural y artístico de Castellón. Y allí nos encontramos casi todos los escritores que han participado en el proyecto. Quiero daros las gracias a todos los que habéis participado de esta aventura singular, los 50 escritores singulares: Mabel Capdevila CalvoAna PascualTeresa Segarra,Francisco Magnieto MartínNicolás Jarque Alegre,Elia García Saura,María Belén Mateos GalánJuanjo Montoliu MarcetMiguelángel Flores,Raúl ArizaNieves Gracia GrañenaCarlos ManzanoM Pilar Sanjulian MonlleoAlberto PérezIsabel Garrido MezquitaMariana San Pi,Fernanda Vila GimènezFabienne TrembléJavier García MartínezMj AucejoPedro ParadísPilar Saborit TelGabriele CellaiLeo PlaNina PeñaDavid FloresJuan Carlos Nuñez MateoPetra Dindinger Biermann,Ana VidalMiguel Torija MartíJordi DMFrancesc Barberá PascualDavid González FernándezVi GascóDedalo Ignacio J. BorrazCarmen M. MarínJosé Manuel González de la CuestaJose Sanchis Mezquita,Maribel Escrig IbáñezÓscar GualJuan Peregrina MartínDesirée Ruiz,Verónica Segoviano MarinasM Carmen Castillo PeñarrochaPsicobook Adela Torres EsplàPaz Monserrat RevilloJosé AbadJuan Jose Robles,Rosario Raro, a todos los que participasteis ayer y compartisteis vuestros relatos con el público y a todos los que acudisteis a La Bohemia a pasar una velada literaria que fue para mí inolvidable. Un fuerte abrazo a todos por vuestras palabras hacia mí y por vuestra generosidad. ¡Sois grandes, sois artistas!





domingo, 10 de junio de 2018

ESCRITORES SINGULARES-50: ROSARIO RARO

Rosario Raro es una ESCRITORA SINGULAR. Autora de éxito con sus dos últimas novelas publicadas con Planeta, Volver a Canfranc, que superó las ochenta mil copias y La huella de una carta, con la que triunfa en la actualidad y cuya reseña de lectura publiqué en este mismo blog.


Rosario es la Escritora Singular-50 y cierra un círculo que comenzó con la primera entrevista, con la idea originaria de esta sección mediante la cual yo quería publicar los relatos que cada semana leíamos en el taller de escritura de Benicàssim. Deseaba que fueran más conocidos, darles salida a un público mayor por su gran calidad.

Y el hecho de que Rosario, a quien conocí por primera vez en el taller, fuese su profesora (en la actualidad lo es Pedro Paradis), cierra ese círculo de 50 ESCRITORES SINGULARES.
Pero Rosario es mucho más que la profesora del taller o la autora de éxito. Rosario es para mí, la literatura en forma humana, es una de las personas que más sabe de literatura, de las más leídas, y además no solo es que sepa tanto, sino que en cada comentario, en cada conversación lo transmite, lo explica, es una gran divulgadora y gracias a ella siempre enriquecemos nuestra propia formación literaria.

He llamado en varias ocasiones a Rosario catalizador, o chispa, ya que fue ella, su impulso y su ánimo quien me lanzó a intentar publicar mi primera novela ¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? hace ahora un par de años y estoy seguro de que si no hubiese sido por ella y por su apoyo, no lo habría logrado. Así que mil gracias por catalizar ese proceso, por dar la chispa adecuada (como decían Héroes del silencio).

Pero queda la parte más importante, la personal, la más auténtica, si cabe, de Rosario. Su cercanía, su simpatía, la amabilidad en sus relaciones personales y el hecho de ser, por encima de todo, una gran persona y una gran amiga.

Creo que su amistad es el mejor legado (amén de sus fantásticas novelas) que he adquirido desde que la conocí.

A continuación comparto con todos vosotros, lectores, un fragmento de La huella de una carta, una novela fascinante por su temática, por su misterio y en la que no faltan la intriga, la pasión, el retrato milimétrico de una época concreta de España y de la forma de vida que había entonces. Una lectura que recomiendo para cualquier momento del año porque entretiene, acompaña, indigna, apasiona y sobre todo, no te dejará indiferente.
Y para que conozcáis un poquito más a su autora, una breve entrevista a continuación.

Düsseldorf, Renania del Norte-Westfalia, 17 de agosto de 1962

Boro Navascués no pudo ver nada de la magnífica residencia que le había anunciado el doctor Varick Kessler porque la rodeaba un muro de unos tres metros de alto. La puerta metálica pesaba tanto que tuvieron que empujarla entre los dos. Recorrieron el jardín por el camino de roca caliza. Cuando pasaron junto a la piscina vacía vieron dentro un bote de pintura oxidado, volcado entre dos charcos cubiertos de musgo y, al lado de unas ramas caídas, una bota larga de charol blanco. Boro se asomó al borde y comprobó que al calzado lo seguía una pierna y el resto del cuerpo de Mirja. Estaba boca abajo en el suelo del fondo azul, seco en aquella zona, con la melena sucia, pegada a los lados de su cráneo. La única luz llegaba desde la caseta de los vestuarios y las duchas, un haz que apenas le alumbraba con nitidez la espalda. Varick se giró hacia Boro y lo tomó del brazo.

—Llama a la Policía, corre, sal a la calle, busca a quien sea —le dijo en cuanto pudo reaccionar a la vez que saltaba dentro—.Mirja, Mirja, respóndeme. —Escuchó cómo Boro intentaba cerrar sin éxito la puerta de hierro. Se echó las manos a la cara, primero lloró y después gritó. No se atrevía a tocarla porque sentía que, tal como estaba, ya había dejado de ser ella. Se arrodilló, observó que llevaba el mismo jersey rosa que le había regalado en Madrid. La había advertido, pero la dejó sola. No se lo perdonaría nunca.

Una lágrima del doctor Varick Kessler resbaló sobre el esmalte plástico de la piscina y se deslizó unos centímetros por el fondo azul hasta tocar la punta del dedo corazón de la mano derecha de Mirja.

ENTREVISTA SINGULAR
1.- No puedo hacerte la primera pregunta base de esta sección porque ya has publicado con una de las editoriales más grandes, Editorial Planeta, con gran éxito, así que la tengo que cambiar y preguntarte, ¿sobre qué tema te gustaría escribir tu próxima novela? Y ¿Qué límites pones a las condiciones que te haya podido poner la editorial?
Hola, Fran, así es Volver a Canfranc y La huella de una carta las ha publicado Planeta, editorial que como sabes pertenece al que es ahora mismo el grupo de comunicación más grande en habla hispana. Lo que ha supuesto para mí ha sido sobre todo libertad, ahora solo me dedico a lo que verdaderamente me apasiona: escribir y a la docencia de escritura creativa en varias instituciones y universidades lo que me permite gestionar mi tiempo que es siempre lo más valioso que tenemos.
Por parte de la editorial no hay condiciones, ni plazos de entrega, ni de publicación fijados, ni exigencias y sí mucha humanidad y un tratamiento exquisito a los autores.

2.- Imagino que como buena escritora que eres serás también una gran lectora, ¿en qué momento del día te gusta más leer?
Leer es parte de mi trabajo, el cincuenta por ciento, aproximadamente, por ese motivo, algunos días antes de levantarme de la cama (madrugo muchísimo) ya me he leído un par de libros. Y sabes que esto no es una exageración. Tengo que leer mucho porque estoy en varios jurados de novela y relato, reviso obras de mis alumnos, redacto informes de lectura, me piden que evalúe textos, analizo los libros de los autores que invitamos al curso de escritura de la Universitat Jaume I, etc. Pero tampoco tiene demasiado mérito, al fin y al cabo es para lo que llevo formándome desde 1989.

3.a) Ya leí hace unos meses tu fantástica segunda novela, La huella de una carta, que reseñé en este mismo blog. Cuando escribes, ¿qué temas o situaciones te inspiran? O sea, ¿Cómo te enfrentas al folio en blanco?
En mi caso nunca tengo la página o la pantalla en blanco porque a mi escritura la precede la labor de documentación multimedia, investigación, entrevistas con los protagonistas, y a partir de ahí, de ese sustrato que podría considerarse un palimpsesto, surge mi relato después de armar su estructura.
Suelo escribir sobre aquellas historias que por determinados intereses (casi siempre económicos) los llamados “grandes poderes” intentan impedir que sean cuestiones de general conocimiento.

3.b) Antes de tus dos éxitos en novela, Volver a Canfranc y La huella de una carta, publicaste libros de relatos también. ¿Te planteas volver al relato en un futuro próximo o lejano?
Menos teatro escribo simultáneamente textos que pertenecen a varios géneros (aunque no soy muy partidaria de estas clasificaciones ni en lo que respecta a la taxonomía ni a la caracterización: negro, histórico, bizantino, pastoril, rural, urbano, etc. )
El 80 % de todo lo que tengo escrito y muy revisado no lo he publicado. Apenas ha asomado, ha salido a la luz ese 20% restante. Hay cosas que se quedarán así, en ese limbo, porque ese era su destino desde el origen y otras que saldrán. Tengo colecciones de relatos, libros de poemas, de aforismos, pero sobre todo lo que no tengo es prisa.

4.- ¿Qué te acompaña cuando lees? ¿Y cuando escribes?
La luz natural y mi ordenador portátil con el que puedo escribir en cualquier lugar. Eso sí, prefiero contar con una  conexión a internet para consultar a cada momento el diccionario de la RAE. No escucho música ni la radio porque para mí la escritura es como una inmersión que me supone adentrarme en otro territorio y nada en ese lugar creado puede ser distinto a lo que escribo. A veces para “entrar en situación” escucho las canciones que se nombran en mis novelas o relatos, pero solo antes de empezar.

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Hay tal marasmo de novelas, libros de escritores noveles y ediciones clásicas que es muy difícil filtrar y decidir qué es lo que leemos. En tu caso, ¿qué es lo primero en lo que te fijas para decidir leer un libro?
Si se trata de libros que leo durante el proceso de escritura de mis novelas es el tema el que decide ese acercamiento. Después suelo leer a mis clásicos, los autores que tengo en una estantería especial, y a los que siempre vuelvo: Cervantes, Pessoa, Caterina Albert (Víctor Català), Dino Buzzati, Max Aub, las mujeres de la generación del 27 (Nelken, Saornil, Arderiu, Catarineu,  Mulder, Roca de Togores, etc. etc. etc.), Mercè Rodoreda, Bradbury, Julio Ramón Ribeyro, Alonso Cueto, Francisco González Ledesma, Vicent Andrés Estellés, Elena Poniatowska, el poeta limeño Luis Hernández Camarero, Montserrat Roig, Juan Pedro Aparicio, Albert Sánchez Piñol, escritores alemanes, ingleses, franceses y norteamericanos actuales y a muchísimos compañeros a los que no cito para no olvidarme de nadie.

6.- Vivimos en el mundo de la hiperconexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.
Dicen que cada dos días desde 2005 se produce aproximadamente la misma cantidad de información que desde el origen de la historia hasta nuestros días, entendida la historia como la aparición de la escritura. Así que tenemos que partir de la premisa de que es inasumible leerlo todo, por ese motivo tenemos que ser muy selectivos, ser nosotros quienes utilicemos estos medios: Twitter, Instagram, Facebook, Whatsapp, Wechat, Linkedin, Snapchat, Pinterest, Telegram, etc. etc. etc. y no que estos medios nos utilicen a nosotros o sean otros quienes nos usen a través de ellos. Imprimirles carácter, aunque este sea digital, que ahora es decir mucho.
Respecto a la polémica generada en torno a lo sucedido con Facebook creo que si consideramos que es una red social y equiparamos, en este caso lo social a lo público, me sorprende que alguien a estas alturas aún crea que lo que vierte/publica en entornos así va a permanecer reservado solo a los ojos de quien ese usuario decida. Todo lo que comparto en estos sitios de la web lo hago en abierto por esa misma razón. Ponerle puertas al campo a estas alturas de siglo y de milenio es imposible. Por eso tenemos que decidir nosotros que es lo que queremos que aparezca. Yo publico notas o entradas tanto en redes sociales como en el blog Pliegos volantes que tienen relación con la literatura no con las otras seis vidas con las que muchos tenemos la suerte de contar (familia, amigos, viajes, aficiones, casa, salud, por ejemplo). 

7.- ¿Eres escritora de día o de noche?
De día, por la noche me duermo y sueño, que también es otra forma de escribir.

8.- Aparte de la literatura, ¿qué otras artes te gustan? Cuéntanos un poquito cuáles y por qué (si es que hay un porqué).
He publicado fotografías y obra gráfica en general como portadas de libros y en otros formatos. Además los trabajos manuales, artísticos o no artísticos me sirven para pensar mejor. Eso sí, no dibujo tan bien como tú. Mi estilo es bastante más naíf. Mientras tengo las manos ocupadas en otros quehaceres o en cualquier caso fuera del teclado o conduciendo es cuando me llegan las mejores ideas. Después utilizo el ordenador solo para transcribirlas, pero ya las tengo en la cabeza antes y surgen en momentos así en los que aparentemente estoy en otro cosa.
También me gusta mucho, muchísimo pasar tiempo con mis amigos y con mi familia. Lo que más. Si nuestra forma de vida nos impide disfrutar de las personas a las que queremos tendríamos que plantearnos que entonces no merece la pena vivir así. Para mí esto es sagrado. No tiene precio. Siempre que me necesitan estoy y a veces incluso cuando no me necesitan ;). Solo para reírnos un rato.
Y por supuesto el cine y las series. Sin nutrirnos de nuevos argumentos y de emociones eternas tendríamos bastante menos que contar.

9.- Te pido ahora unas respuestas rápidas
a) ¿Nos recomiendas un libro?
De repente me viene a la mente una librería entera. Entre los últimos que he leído: El color del silencio de Elia Barceló, Después del amor de Sonsoles Ónega, Migración del alma de Juan Luis Bedins, El hombre de la mirada de piedra de Óscar Gual, Objetivo Canfranc de Fernando Martínez de Baños y El Canfranc: historia de un tren de leyenda de Alfonso Marco. Como verás respecto a los temas cultivo ciertas obsesiones. 
b) Un personaje literario que sea inspirador para ti.
Muchísimos. Cualquiera que no se rinda. 
c) ¿Qué género literario te apasiona más?
Contar historias, creo que el soporte es secundario.
d) ¿Eres de radio o de televisión?
(Aquí tengo que responder por extenso).
Durante la promoción hago muchas entrevistas en ambos medios, pero prefiero la radio, me siento muy cómoda. Hice las prácticas en la emisora del Alto Palancia, Radio Escavia en 1993 y desde entonces no he dejado de colaborar en radio. Me aporta mucho y me acompaña siempre (siempre que no escribo). A la radio le debo muchísimo. La escucho continuamente. Además algunas de las personas a las que más admiro como Julia Otero, Àngels Barceló, Iñaki Gabilondo o Pepa Bueno sabes que trabajan o colaboran en este medio para mí imprescindible. Podría vivir sin muchas cosas, me considero una persona muy austera, pero sin la radio, sería muy duro.
e) ¿Mar o montaña?
Todo. Cualquier paisaje, pero preferiblemente con buenas personas.
f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes.
Cualquier Telediario, Noticiero, etc. Lo que me sorprende es que nos pretendan “colar” historias tan mal hilvanadas, inverosímiles, que no respetan los rudimentos básicos de la narratología para ser creíbles y a pesar de eso ahí están como el adagio aquel que decía algo parecido a que repitiendo una mentira muchas veces esta se convierte en verdad.  Estamos en tiempo de fakes, de simulaciones y falseamientos.
g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular.
También muchas, pero por lo que me hacen sentir cuando las escucho me quedo con Une belle historie de Michael Fugain, Music to watch girls by de Andy Williams y Attends ou va ten de Paul Mariat, sintonía además del programa de radio Flor de pasión en el que Juan de Pablos demuestra de lunes a jueves a las 22.00 horas (y desde 1979 nada menos) que es una de las personas que más sabe de música del mundo.

10.- Me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.
Muchas. Yo creo que todos tenemos paraísos, oasis en la memoria a los que recurrimos para sentirnos mejor. La playa de La Renegà de Oropesa, el hotel Voramar de Benicàssim, la fuente de Los Baños en Navajas, el castillo de Segorbe. Para eso no es necesario irse muy lejos aunque al otro lado del océano también tengo algunos: el mirador de Barranco y la quinta Heeren en Lima.  Y sobre todo Iquitos, capital de la provincia de Maynas en el departamento de Loreto, y la metrópolis más grande de la Amazonia peruana.

11.- ¿Podrías dar un consejo a todos los escritores noveles que lean esta entrevista y estén embarcados en su primer proyecto como escritores?
Que no tengan prisa porque como dice Juan Manuel Caballero Bonald: “la prisa es la carcoma de la literatura” y que no publiquen nunca con una *(H)editorial con hache (escribo el asterisco para marcar la incorrección). Me refiero a estas que con la impresión (porque no es publicación ni edición) de cada obra matan (figuradamente claro) a un autor. Es mejor no publicar que hacerlo de esta manera porque lo único que se consigue con un libro maltratado, con faltas de ortografía y de cualquier tipo: de sintaxis, anacolutos y demás errores hasta en la contraportada y en la dedicatoria, como algunos que he visto y que se me han caído de las manos (y esto en sentido literal) es que nadie se vuelva a tomar en serio a ese autor y que no se le vuelva a leer. Es una pena, pero tenemos que asumir que personas sin escrúpulos y sin la menor sensibilidad poética también “campan por este campo”. ¿Cómo evitar una situación así? Analizando los libros anteriores “dizque publicados” por quienes quieren llevar a imprenta el nuestro. Los intermediarios entre nosotros y los lectores nos tienen que sumar siempre algo, nunca restarnos todo.

12.- ¿Nos podrías hacer una valoración sobre el mundo literario en la provincia de Castellón?
Está en plena eclosión. Goza de muy buena salud. Estamos en tierra de escritores.

13.- Y para terminar con la 12+1 (espero que no seas supersticiosa), quiero pedirte dos consejos más: Uno sobre cómo afrontar una presentación, qué nos aconsejas y qué nos desaconsejas y otro, sobre el blog Loabsolutonoexiste que alcanza contigo la ENTREVISTA SINGULAR-50. ¿Un consejillo para mejorarlo, o hacerlo más interesante?
Creo que la presentación de un libro es un formato bastante demodé. Prefiero encuentros directos con los lectores durante las firmas en una feria o en clubs de lectura, tertulias, jornadas, etc.  Entrevistas ante un público, actividades literarias más variadas y de otro tipo, innovar en suma. En ellas tendríamos que conectar con quienes se acercan a nuestra obra, contarles por qué escribimos sobre lo que tienen entre manos (o por qué escribimos en general) en vez de llevar un discurso prefabricado siempre es mejor atender a sus preguntas porque así nos garantizamos que lo que digamos les va a interesar.
Respecto a Lo absoluto no existe sabes que “casualmente” hice mi tesis doctoral sobre los blogs literarios, mantener uno y publicar con cierta periodicidad exige además de esfuerzo, disciplina y calidad de los contenidos, mucha reflexión. Todo eso lo tiene el tuyo. Es además ameno porque sus entradas son variadas: reseñas, artículos que además tienen música y sobre todo esta serie de cincuenta escritores singulares de la que me ha gustado mucho formar parte. ENHORABUENA por todo lo que tienes y lo que eres. Un abrazo virtual, pero real, SUERTE y hasta cuándo quieras. 



viernes, 8 de junio de 2018

MANDALAHOME - Primer mandala diseñado íntegramente.


Os presento el primer mandala que he diseñado (hasta ahora solo los pintaba) pero en este caso he hecho el diseño también. Es el primero de la serie MANDALAHOME