domingo, 26 de septiembre de 2021

Volver a empezaaaarrr!

Así parece que se escuchó la mítica frase allá por 1983 en Hollywood y así me siento yo en este momento. Lo mío ha sido después de 18 meses sin coger un avión. 18 meses de pandemia, de información excesiva y desaforada sobre cifras, casos, contagios, muertes y terribles consecuencias que lamentablemente ha tenido para tanta gente.

Yo, desde que me vacuné, empecé a retomar actividades normales que dejé de hacer en marzo de 2020: La primera, ir al gimnasio, lugar en el que las mascarillas son un mero aditamento sin uso porque en el 80% de los casos está por debajo de la barbilla. La segunda, coger el tren. Para mi sorpresa, el precio se ha duplicado. Y no es porque se deje un asiento vacío entre dos pasajeros para cumplir la distancia de seguridad, no, qué va. El tren iba lleno a rebosar. Pero me costó exactamente el doble… La tercera, viajar fuera de España. Primer viaje de trabajo en 18 meses, con ciertos nervios (quién me lo iba a decir a mí después de llevar 20 años sin parar de viajar por todo el mundo). Las razones: la incertidumbre, sobre si habrá controles, si habrá distancia de seguridad, si habrá toma de temperatura, los aeropuertos quizá estarán medio vacíos, habrá poca gente que volará…

Como ya me temí ayer antes de salir, quizá simplemente todo sigue igual que antes de marzo del 2020 y toda la imagen que yo he creado en mi cabeza ha sido exageradamente deformada por la sobreinformación del COVID. Pues eso, como si el COVID fuera una mera anécdota: Aeropuerto de Valencia absolutamente lleno de gente. Colas para facturar sin ninguna distancia de seguridad, más allá del palmo que se puede conseguir mantener sin que te toquen por uno u otro lado, restaurantes dentro de la terminal llenos, todo el mundo sin mascarilla obviamente. El vuelo repleto, más de una mascarilla por debajo de la barbilla y a ver quién es el chulo que le increpa al susodicho para que se la suba… Ni control de temperatura, ni cuestionario de ningún tipo, un mero vistazo al certificado COVID que es verdadero pero podría ser completamente falso… En el avión dan comida, con lo cual todo el mundo se quita la mascarilla y ya muchos aprovechan para no ponérsela de nuevo…

En fin, tengo la sensación de que me hubiera quedado dormido, como una cabezada de medio día y me hubiera despertado en una realidad idéntica a la anterior salvo por el hecho de que todo el mundo lleva una mascarilla, mejor o peor puesta.

Y con esta vuelta a la normalidad, vuelvo a los problemas de la antigua normalidad: estrés, desubicación horaria del sueño, rutina de vuelos, tiempos de espera interminables, conexiones en aeropuertos en soledad, wifis deficitarias y comida envasada. O sea, todo aquello que había olvidado por completo me acaba de dar en la cara, con una realidad y una normalidad que no esperaba y que, me temo, también ha llegado para quedarse.

Escrito esta crónica desde mi conexión, larguísima porque imaginaba que habría controles exhaustivos… ingenuo de mí, así que voy a dedicar las horas que tengo a la lectura, eso sí que va a salir ganando con este Volver a empezar!


jueves, 16 de septiembre de 2021

Descubrimiento musical de septiembre-2021 – WILL YOUNG

Daniel


El descubrimiento musical de septiembre no es, desde luego, un artista novel. Will Young es un cantante y actor británico que ganó el concurso Pop Idol en su primera edición en 2002, momento en que comenzó su carrera y que ha llegado a mí de la forma más insospechada. Ha sido el algoritmo que ha relacionado mi gusto y seguimiento del grupo Everything But the Girl con su versión del tema Missing en el nuevo álbum que ha publicado este verano.

Cosas incomprensibles e indescifrables de los entresijos de internet que me han hecho descubrir a este cantante que me ha retrotraído a las canciones melódicas pop de finales de los 90.

Escuché primero el single, Daniel, y, sin conocer nada de él me pareció que estaba escuchando a la vez el pop del 89 y el pop actual de cualquiera de los cantantes que lo petan este año. Fue una unión extraña, con más de 30 años de separación.

Luego profundicé más en las 10 canciones del disco, titulado Crying on the Bathroom Floor y entonces sí, reconfirmé que su forma de cantar, su lírica, los arreglos y las melodías pop tienen un claro arraigo en el final de los 80 e incluso principios de los 90.

Diez canciones revisitadas por él (que no versiones) de diez artistas femeninas que él admira. Lo curioso es que nueve de las diez corresponden a artistas de bien entrado el siglo XXI. Tan solo el tema de Everything But the Girl corresponde a un grupo de los ochenta, eso sí, el tema en cuestión, Missing fue un bombazo en las pistas de baile con sus mil interminables remezclas en 1994 y formó parte del relanzamiento del grupo en su segunda etapa, la electrónica, después de la grave enfermedad de Ben Watt.

Pero vuelvo a Will Young. El disco ha llegado al top 3 de la lista británica, nada desdeñable y al número de la lista de discos independientes. Y el track list con las 10 canciones me lleva a 9 descubrimientos nuevos que voy a explorar, en especial MUNA, banda americana de pop electrónico.

Con varios discos ya publicados y unos cuantos premios Britt’s, su carrera como actor no es menos importante. Ha participado en series de terror como Bedlam, ha sido actor de teatro o grabado audiolibros. Todo ello conforman un artista multidisciplinar y actual que me ha convencido y que voy a seguir a partir de ahora.

domingo, 12 de septiembre de 2021

Universo abstracto - una exposición de Wences Rambla (en Villa Elisa)

Acudir a una exposición del maestro del arte abstracto y geométrico de Castellón es siempre un sinónimo de acierto. En esta ocasión, fue nuestra visita a la exposición que acoge Villa Elisa, marco incomparable, titulada “Universo abstracto” con una selección de óleos y vinilos digitales de Wences.

Sin duda, un acierto el entorno donde degustar tan estupenda exposición, pues Villa Elisa, en sí misma, es un museo y pasear por su interior y sus jardines, una delicia.

Ya pudimos disfrutar en julio de 2019 de la (mucho más amplia) retrospectiva titulada “50 años de abstracción pictórica” que el Museu de Castellón acogió durante algunos meses. Ahí descubrí un artista que me maravilló por el dominio de la técnica geométrica, por la conceptualidad de su abstracción geométrica y por el dominio del color y la textura, dos elementos clave, en mi opinión, en su obra.

https://loabsolutonoexiste.blogspot.com/2019/07/wences-rambla-50-anos-de-abstraccion.html

En esta que reseño ahora, hay una parte dedicada a la creación fotográfica modificada a partir de instantáneas lumínicas de varias ciudades, muy interesante, con una factura más fría que sus óleos, más industrial pero igualmente inspiradora.

Su cuadro titulado Pandemia es, sin duda, la estrella de la exposición por motivos obvios, con esas barras rosadas verticales simulando una reja, la reja que nos ha mantenido recluidos de nuestra libertad durante meses pero a la que, intuyo que de forma alegórica y transgresora, Wences ha pintado de un color vital, mirando al futuro y a la esperanza. 

Aunque es una exposición pequeña, merece la pena visitarla porque está compuesta de obras inéditas, algunas de ellas elaboradas durante la pandemia, por su nueva apuesta por la fotografía digital y porque siempre, siempre, visitar una exposición de un referente como Wences Rambla es un motivo de interés y placer.

Si podéis, no os la perdáis. Vale la pena.






viernes, 10 de septiembre de 2021

YO HE VENIDO AQUÍ A HABLAR DE MI LIBRO - ANDRÉS RODRÍGUEZ DOMINGO

 ENTREVISTA ANDRÉS RODRÍGUEZ DOMINGO

La lectura de la novela de Andrés Rodríguez Domingo titulada #Eldolordelasal ha removido muchas cosas en mi interior. Me ha dejado sin aliento en muchas ocasiones, ha nublado mi vista cuando las lágrimas caían en cascada sobre sus hojas pero también me ha permitido respirar en determinados momentos cuando una luz, por pequeña que pareciese, alumbraba tímidamente el horizonte de Stina. 

Andrés ha parido una novela que se mete en tus entrañas, te incomoda, retuerce tu conciencia y te obliga a enfrentar muchas cosas. Es sin duda una novela necesaria. Solo puedo dar un GRACIAS con mayúsculas por haber creado esta historia, muy documentada, con multitud de aristas y personajes singulares que te transporta al mundo del terror doméstico, de la deshumanización y que te obliga a no ser un espectador más de la barbarie, a no acostumbrarte a escuchar las noticias de los asesinatos de mujeres  como una cosa más, sino a rebelarte contra ello, a luchar, a ayudar, a contribuir aunque sea mínimamente, con este testimonio de lectura, a su erradicación.

De nuevo, y simplemente, GRACIAS.



miércoles, 8 de septiembre de 2021

EL COVER - Una película necesaria

 

Empiezo esta crónica sobre la primera película dirigida por Secun de la Rosa, titulada El cover, diciendo que era una película necesaria.

Es, sin duda, una anomalía en la cinematografía española. En primer lugar, que un actor mayoritariamente y mal denominado “secundario” (que ya tiene tela para alguien llamado Secun) se lance a la dirección y consiga financiación para ello. Mas aún habiéndolo hecho en plena pandemia del COVID-19. Incluso más tratándose de un musical cantando en español y para rematar la faena, con una historia que transcurre en Benidorm.

No son mimbres fáciles para convencer a los productores a arriesgar su dinero, pero él, lo ha conseguido. Y cuando ves la película lo entiendes. Sólo hay una razón: su alma.

El cover destila humanismo, solidaridad, dignidad, arte y generosidad por los cuatro costados. Nos enseña una realidad que existe, que es mucho más afortunada de lo que a priori puede parecer y que estructura la vida de una ciudad cosmopolita como es Benidorm: la de los cantantes de versiones e imitadores que trabajan en la red de hoteles y locales de la ciudad.

En la película ya se explica muy bien, el hecho de que cada persona que se dedica a ello, con mayor o menor virtud musical, con mayor o menor acierto, es una pieza necesaria para la felicidad y el disfrute momentáneo del público que acude a verla, sin importarle la certidud o falsedad de su persona y su acercamiento al original.

Hay en el guión, escrito por Secun, una profundidad que invita a la reflexión, sobre la “apariencia y falsedad” de lo que sucede en Benidorm, lo refleja y explica muy bien su protagonista cuando dice, bastantes veces, que él no quiere ser Cover, que quiere ser simplemente camarero. Me parece muy inteligente la forma en que Secun de la Rosa lo ha explicado. Como decía al principio, ha derramado su alma en la de los artistas que aparecen.

El momento perfecto, la mejor escena de la película, para mí, es el duelo de canciones que tiene lugar en un garito llamado “Spanglish” donde bandas de jóvenes alternan canciones en inglés y en español. Supremo.

Estoy seguro de que la película habrá tenido muchos detractores. La habrán llamado pacata, horterada, españolada y otros adjetivos similares, que se lanzan gratuitamente sobre todo cuando se juzga a un musical como es esta película. ¡Cuánto tenemos que aprender de los anglosajones que siempre, siempre, ponen en valor sus historias!

Os recomiendo que vayáis, si es que todavía sigue en cartel, a ver El Cover (yo la he visto en Prime Video). Como decía antes, es una película necesaria, musicalmente preciosa, con un Juan Diego, una Carmen Machi y muchos actores especiales y afinados, con un protagonista que me ha sorprendido mucho, al que me he creído, con su “normalidad”, algo difícil hoy en día de defender.

Un aplauso a Secun de la Rosa por su arrojo, por su perseverancia y por su primer acierto como director.