martes, 11 de diciembre de 2018

Proyecto P.A.N.D.O.R.A.


—¡Te digo que Alexander está fuera de control —gritó John Klein al jefe de inteligencia estadounidense, James Smith.
—Ya me lo has dicho cinco veces esta semana. Tranquilo, tengo al comando de Berlín controlándole y volverá a los parámetros establecidos en apenas dos semanas—le respondió sin parecer darle importancia.
—Os advertí que no se debía sobrepasar la dosis estrictamente recomendada, pero parece que ni siquiera me escuchasteis. Ahora estáis viendo las consecuencias. Veremos si Alexander y los otros cuatro casos tienen reversibilidad. Fui muy claro cuando mostré los resultados de la investigación llevada a cabo de forma voluntaria sobre el preso de Irak que nos proporcionasteis para el proyecto.
—En mi opinión fuiste muy indulgente con él. Yo habría cambiado de individuo mucho antes y no habría hecho perder al gobierno tantos cientos de miles de dólares. Explícanos qué es lo que ha podido fallar. Cuéntanos cuáles han sido las fases del procedimiento y qué podemos hacer.
John Klein era el jefe de la sección de Investigación Neuronal del departamento de inteligencia del gobierno estadounidense. Promotor del proyecto Pandora nacido para parametrizar el control mental de un individuo a distancia.
Tomó aire y, con su paciencia casi agotada después de horas de discusión procedió a resumir los términos del proyecto James y a los otros tres altos cargos del gobierno que habían entrado ya en la sala:
—Primero aplicamos con él un programa de reeducación conductual durante dos años, unido con sesiones de yoga diarias y meditación budista. No fue fácil para un fanático musulmán como él. Hemos de recordar que Malik procedía de Pakistán, de un entorno radicalizado. Pero conseguimos nivelar y estabilizar la amplitud de la onda alfa de su cerebro y que aceptase su participación.
—La fase dos duró diez meses. Durante los primeros noventa días le aplicamos radiofrecuencia de baja longitud de onda a intervalos de una hora de forma continuada. Los siguientes tres meses, microondas sin desprendimiento de calor combinadas con sesiones de hipnosis dirigida.
James Smith parecía no escucharle, ya que estaba al teléfono. Se había levantado y estaba hablando al lado de la ventana.
—Tengo a Kart al teléfono: Los otros cuatro casos de Bielorrusia, Bulgaria, Kazajistan y Líbano han experimentado los mismos síntomas que Alexander: Paranoia, comportamiento asocial, se han erigido con una personalidad que no les corresponde y han terminado con brotes de agresividad. El tipo de Bulgaria incluso se había creado una vida paralela, con pasaporte, carné de conducir, y trabajo propio. Fue al ser detenido cuando vieron que el pasaporte era falso, y entonces el contacto que tenemos en la Polizei informó por los cauces habituales a nuestra red de agentes.
—Ya os lo advertí. La cosa se va a poner peor. Es muy probable que si lo mantienen detenido y no puede acceder a la medicación evolucione hacia un estado de verosimilitud, en el que pueda recordar lo que ha vivido y lo confiese. Quedaríamos en tal caso expuestos a la opinión pública. Y recordemos que está detenido en Berlín, no en un país de mala muerte. El escándalo después del caso del espionaje masivo sería mayúsculo. Pero da igual. Son cinco personas sin conexión entre ellas. Será muy difícil unirlos por un patrón común de modo que deberíamos continuar —defendió John Klein.
—Eso no ocurrirá. Los agentes a cargo de cada célula están ya advertidos de abortar el proyecto si se produce una llamada final. Si vemos que Alexander evoluciona en el sentido que indicas, la haré y todo habrá terminado. El rastro de los cinco individuos desaparecerá por completo.
Otro de los altos cargos encendió su portátil y se conectó con el despacho oval.
—Parece ser que el individuo del Líbano ha caído en manos de Hezbolá. No podemos asumir el riesgo. Desconocemos la situación de los otros casos pero éste es prioritario. Tenemos luz verde del presidente para abortar y ejecutar a los cinco individuos.
—¡No podemos hacer eso! —gritó John. Han sido meses de esfuerzo. Todo mi equipo ha estado trabajando duramente para poder establecer un procedimiento de control que nos dará un poder ilimitado en todo el mundo. Imaginaos la posibilidad de introducir individuos en aquellos regímenes o gobiernos que sean de especial relevancia para nuestros intereses y que podamos dirigir su pensamiento. No es ciencia ficción. Es para lo que creamos el proyecto Pandora. Y ahora por un mínimo riesgo queréis acabar con él.
—Si los grupos radicales islamistas llegan a sospechar que algo así se ha convertido en una posibilidad real las consecuencias serán extremas —dijo el alto cargo. Lo siento, el presidente ha sido claro. Abortamos
—¡Estoy en completo desacuerdo! Y veremos si realmente sois capaces de acabar con Pandora —fue su amenaza hacia James señalándole con el dedo y salió dando un portazo.
James Smith miró a los otros tres altos cargos y asintió en silencio. Marcó un número de teléfono.
—Adelante. Terminamos —indicó—, y tras una breve vacilación añadió—hay una pequeña complicación. Necesitamos seis cadáveres. John Klein no ha entrado en razón.

jueves, 6 de diciembre de 2018

FIONA - by Artepop


Cuando uno escribe, crea una historia y elabora unos personajes alrededor de una idea, nunca puede aventurar hasta dónde llegará, una vez materializada en forma de novela.


Es lo que ocurrió con mi primera experiencia novelística.  


¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? fue una descarga de sentimientos, de pasado, de posibles y de imaginables. Una cesión a la totalidad de mi pasión por la música de finales de los ochenta, por el ambiente underground de Zaragoza, por la Estación del Silencio, por El Cairo y tantos otros locales donde vivimos, en nuestra etapa universitaria, lo mejor del amor por la cultura, por la libertad, por la música y por una forma de entender la juventud y la amistad.

Y los tres personajes que conforman el trío principal de la novela, Ramsés, Esteban y Fiona tienen una profunda raíz en el origen de ese ambiente un poco marginal y a la vez ultramoderno que se vivía en Zaragoza en aquella época.

He conseguido con la publicación de mi novela muchos éxitos personales. No digo éxitos comerciales, aunque los conseguidos han superado con creces mis expectativas. Me refiero a éxitos personales, he podido conocer a Alaska y Nacho, de Fangoria, a Oskar de Las Novias, Luis Prosper de Heroica, recuperar amistades de EGB y de mi infancia más primeriza, la cercanía de toda mi familia , descubrir el calor de un pueblo, mi pueblo, Belchite y disfrutar con los comentarios que me habéis hecho vosotros, lectores de mi novela.

Pero si hay algo que me ha sorprendido enormemente, ha sido la materialización de parte de esta novela en algo mucho más allá, en algo perdurable en el tiempo. Y es que Paco Vila, genial músico y compositor del grupo ArtePop de Benicàssim compuso, nada más terminar de leer ¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? un tema inspirado en su protagonista Fiona. Y he tenido la fortuna de que su grupo, ArtePop lo haya grabado en su nuevo disco, en versión española e inglesa, muy a la manera del espíritu de la novela, como se hacía la música underground y respetando así el origen escocés de Fiona. Es un salto del papel al mundo real. Fiona se ha materializado en forma de canción y representa para mí el cierre de un círculo, el de una novela que nació con la semilla del amor por la música y termina, cerrando ese círculo en forma de canción nacida de ella.

Es un lujo para mí que un músico de la categoría de Paco Vila haya tenido el detalle y la gran generosidad de componer esta canción a partir del personaje que yo parí en mi imaginación hace unos años y para mí es el fin mismo que cualquier novela musical debe tener.

Gracias Paco, gracias Artepop por vuestra generosidad y talento. Me siento feliz, me siento realizado y creo que todos podremos sentir por Fiona un poquito más cerca de ella, gracias a vuestra canción.

Os recomiendo a todos que compréis el LP (qué antiguo parece hoy en día decir LP, pero qué a tono con la novela) de Artepop titulado Un buen momento.

Y sobre todo, ¡que los veáis en directo!

miércoles, 5 de diciembre de 2018

ESCRITORES SINGULARES-55: MARTA LÓPEZ CUARTERO


Marta López Cuartero es una ESCRITORA SINGULAR. Compañera del taller de escritura creativa Sanscliché (impartido por Rosario Raro), y de las interesantes microquedadas relatistas, Marta nos ofrece siempre una prosa evocadora, preciosista y poética. Tuve el placer de disfrutar la lectura de su primera novela titulada Salmonetes Rojos hace unas semanas, cuya crónica de lectura publiqué en este mismo blog.


Marta cultiva varios géneros literarios, el relato, a través del cual la conocí, la novela, cuya crónica ya he mencionado y los haikus, desconocidos para mí, impactantes y preciosos que despiertan la imaginación y la creación y de muy difícil factura, por lo que la felicito.

Aguardamos con muchas ganas su nueva novela "Flores en el Raval".

En esta ocasión y a partir de la frase que le planteé, Marta  ha construido un relato cargado de curiosidad, intriga y sorpresa, titulado: El viaje, cómo no, cerca del mar, como a ella le gusta. Leedlo. Os encantará
Y para que conozcáis un poquito más a su autora, una breve entrevista a continuación.

EL VIAJE

A pesar de la claridad que la luna llena ofrecía en la playa de poniente, Álvaro no pudo observar lo que ella se disponía a hacer, de modo que se acercó un poco, aun a riesgo de que se diera cuenta de que estaba allí. Acuclillada al lado de una pequeña embarcación de madera varada junto a las rocas, levantó un extremo por la proa y sacó de debajo una bolsa marrón de tela. Desabrochó las hebillas y extendió encima de la arena su contenido: dinero enrollado y atado con una goma, una funda transparente con un billete de tren y algo de ropa. Álvaro, de pie, medio oculto entre las sombras, se tapó la boca con las manos. Intentaba calmar el temblor del cuerpo, la angustia contenida, la fatalidad confirmada. Todo empezó a girar dentro de él. A girar y girar como la ruleta de la muerte en un casino viejo, o la bola de color negro sobre el fieltro de un billar apunto de entrar por el agujero oscuro, estrecho y profundo. Siniestro. El cuerpo de Álvaro se había vuelto de repente pesado en extremo, su ímpetu comenzaba a desbordarlo, a cegarlo. Una ráfaga de viento le golpeó la cara. Entrecerró los ojos y las luces borrosas del pueblo en el horizonte le dieron la lucidez para coger aire con la boca abierta dejando escapar a su vez un grito enfermizo. Un silencio aturdido vibró y quebró la quietud de la playa. Partió así la noche oscura y se la llevó a ella.

ENTREVISTA SINGULAR 

1.- ¿Cuál es el principal motivo que te empuja a escribir?  ¿Recuerdas cuál fue la primera vez que comenzaste algún texto? ¿Lo guardas todavía? ¿Te atreverías a publicarlo a modo de relato?
Diría que el principal motivo que me empuja a escribir es que en cierto modo es una forma de estar en el mundo, de reinventarlo, de relacionarme conmigo misma y a la vez con los demás, alejándome de la individualidad. También me empuja a escribir el amor que siento por las palabras; se abre en cada nuevo relato o poema la posibilidad de encontrarlas. Es como un juego.
Mis primeros textos fueron cartas que eran como epístolas. También recuerdo una poesía titulada "Las campanas" con la que gané el segundo premio literario en el colegio. Debía tener unos nueve o diez años. No guardo estos textos en papel y, en caso de que los tuviese, tampoco creo que me atreviese a publicarlos. Contar que años más tarde, en un curso de escritura on-line, escribí un relato titulado La Romería inspirado en aquella primera poesía de la infancia.

2.- Imagina que tuvieras la posibilidad de publicar un libro con una editorial de tirada nacional y tuvieses libertad para elegir el género y la temática. ¿Cuáles serían y por qué?
Como temática me apasiona la vida interior de las personas y la forma que tienen de relacionarse con la vida. Acabo de escribir una novela "Flores en el Raval", costumbrista e intimista con un cierto grado de suspense. Esa sería  la historia que quiero publicar.

3.- Te pido que seas tu crítico/a más duro/a. Dinos qué se te da peor a la hora de escribir y cómo intentas resolverlo.
La primera frase. Siempre me cuesta escribir el comienzo bien sea un nuevo capítulo de una novela o el comienzo de un relato o de un poema, para resolverlo no hay más que esperar. Sin apenas darme cuenta la inspiración llega.

4.- ¿Cómo sería tu presentación ideal de un libro? Quiero decir, qué elementos tendría que tener para que resultase interesante, amena y entretenida.
En primer lugar un foro de oyentes aficionado a la lectura y como presentador un buen amigo escritor que acerque la obra a los oyentes. Respecto al escritor que cuente en la presentación cómo él/ella ha hilvanado la ficción con la realidad para hacerla creíble y real, cuál fue la vida que en paralelo transcurrió a lo largo de su escritura y que sin duda está recogida entre las líneas del libro. También saber qué momentos fueron los esenciales a lo largo de la escritura de la obra. Es decir, el proceso creativo contado de manera espontánea y natural creo que es lo que más me gusta escuchar en las presentaciones. También evidentemente es importante la presencia del editor.

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Tanto digital como en papel, resulta muy difícil elegir qué leer ya que normalmente nuestro tiempo de lectura es limitado. En tu caso, ¿cuál es el criterio que sigues para la elección de una próxima lectura?
Suelo dejarme aconsejar por compañeros de escritura, por amantes de la literatura. También por mi librera ya que siempre acierta. Suelo ir a la misma librería en la ciudad donde vivo y allí tengo la gran fortuna de poder compartir opiniones y comentarios sobre los libros leídos así como de los de reciente publicación.

6.- Vivimos en el mundo de la hiper conexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.
En la actualidad únicamente utilizo Facebook y allí todos los contactos son únicamente del mundo literario. Es de una gran riqueza poder tener al alcance un grupo de personas con la misma inquietud tanto en la escritura como en la lectura. Es un no dejar de aprender cada día, un admirar sin cesar.

7.- ¿Cómo te calificarías como lector/a? Y ¿en qué momentos disfrutas de la lectura? ¿Qué géneros te gustan?
Me encanta leer pero tengo poco tiempo libre. Leo todos los mediodías media hora en el coche, y por las noches lo que los ojos aguantan abiertos. Si viajo leo en el tren, en el aeropuerto o en el avión.
Como género me gustan las novelas intimistas, costumbristas. También las históricas. Aunque actualmente hay un grupo de escritoras que tienen en común una trama con suspense y haber publicado una trilogías. Encuentro que es una lectura muy interesante.
También leo ensayos y poesía; siempre llevo un libro de poemas en el bolso.  

8.- ¿Cuál es tu secuencia a la hora de estructurar una novela, o el género que escribas? Me refiero a cuál es la cadencia de creación: ¿Primero los personajes, o el conflicto principal, o el final, o cómo lo acometes?
Comienzo definiendo el tema, el entorno y paisaje, y desarrollo e introduzco los personajes para definir la voz de la historia. Intento que sean los personajes los que me den la estructura de la historia y para ello suelo desplazarme al lugar donde transcurre la novela. Las calles, las esquinas, los portales me acercan a la ficción, la hacen más real y puedo definir mejor lo que sienten los personajes, la intensidad de sus emociones. Creo que es lo más fascinante de la escritura, tener libertad para crear ese mundo de ficción e intentar hacerlo muy real.

9.- Me gustaría que definieses ese momento en el que das por finalizado un libro. El momento final, cuando recibes las galeradas y les das el último ok.
Es un momento de contradicción de sentimientos. Por un lado una gran satisfacción personal, por otro una enorme tristeza por soltar la mano de la novela.

10.- Te pido ahora unas respuestas rápidas

a) Recomiéndanos un libro y el motivo por el que tendríamos que leerlo.
Domingos de agosto de Patrick Modiano. Por su calidad, por la estructura de la novela.
b) ¿Cuál es tu escritor/a favorito/a?
Virginia Woolf y García Márquez.
c) ¿Qué opinas de los blogs literarios?
Son unos medios de difusión muy enriquecedores. Me gustaría poder disponer de más tiempo para leerlos con más detenimiento. De ellos aprendo. Son puertas abiertas a mucha información literaria.
d) Un libro que no hayas podido terminar de leer.
Cincuenta sombras de Grey
e) Un deseo literario para el próximo año
Publicar mi novela "Flores en el Raval", así como un poemario de haikus culinarios que acabo de terminar.
f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes.
La gala de presentación del Curso de Escritura Creativa en el Ateneu Barcelonés.
g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular
Cada época de mi vida tiene una música diferente. Podría nombrar como música que me acompañó en mi juventud a los Beatles, Pink Floyd, Alan Parsons, Mecano, Supertramp, El último de la fila, Ana Belén y Víctor Manuel, Lucio Dalla. En estos últimos años la música me acompaña  cuando voy en el coche o si escribo, y podría nombrar a: Coldplay, Philip Glass, Ludovico, Abel Korzeniowski entre otros.
h) Las 3 características que debe tener para ti un buen editor/a.
En primer lugar diría que confiase en mi libro. También que estuviese implicado, que fuese activo en los diferentes medios de comunicación para divulgar la obra.

11.- Estoy inmerso en plena lectura de Salmonetes rojos. Me parece una estructura muy original, combinando los haikus con los poemas y la novela. ¿Nos podrías contar un poquito cómo se gestó tu idea de esta novela?  
Quise contar la historia de un pescador a través de  los poemas y los haikus, sin embargo fue necesario escribir la prosa para contarla mejor. Así nació la novela, los poemas son la voz de sus sentimientos más íntimos, los haikus la esencia del momento de contemplación, se intenta con ellos que el lector descubra algo que no había percibido; una lectura distinta.

12.- Para terminar, me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.
Sin duda sería una escena en la que estaría sentada en una silla en la orilla de la playa con un libro entre las manos.        

martes, 4 de diciembre de 2018

Repulsa carnal


Arturo, cavilaba y le daba vueltas a su problema mientras leía la noticia en El País de que el disco se iba a editar de nuevo en versión digital remasterizada. Acompañaba a la noticia una reseña hecha por el mismo redactor que parió semejante título en su momento, eso sí, añadiendo que se trataba de la reedición de una de las obras maestras del pop español.

¿Cómo puede ser que el tiempo cambie tanto la percepción de algunas cosas?, se preguntaba
Eso es lo que llevaba trajinando por su cabeza Arturo, desde hacía más de un mes, cuando fue humillado en el instituto por tres cafres, supuestos amigos, que habían jodido su autoestima.
Escribía poesías desde que recordaba ser capaz de ligar varias palabras en un mensaje. Siempre en secreto. Siempre poesías de amor, reflexiones sobre la belleza y la armonía de las cosas: Eran temas supuestamente incompatibles con un adolescente de 16 años que vivía en un pequeño pueblo de la España interior. De haberse sabido en el pueblo, hubiese sido inmediatamente catalogado y marginado por esa sensibilidad, de modo que él siempre lo había ocultado.

Sus amigos ni lo sospechaban. Antes bien, solían hacer continuas bromas con la poca cabeza que tenía Arturo y lo torpe que era con los estudios.
De manera que cuando los tres cabrones publicaron en la web del colegio la copia escaneada de su versión de puño y letra de la poesía “Esplendor de primavera” perdió la noción de sí mismo y su mundo, como había sido hasta entonces, terminó.

En realidad, visto con distancia, era algo trivial. Al fin y al cabo, ni había hecho daño a nadie, ni había traicionado la confianza de ninguno de ellos, pero se había hecho público un hecho sumamente íntimo, desconocido incluso para su familia. Eso le hizo sentirse ultrajado, pues mucha gente había llegado (tras la publicación) hasta lo más profundo de su pensamiento sin que él le hubiese dado su permiso. Por eso se sentía hundido.

Las burlas fueron continuas desde entonces. Siempre se acompañaban de una risa y un comentario cruel que le hicieron sumirse en una pequeña depresión.
Ya no salía con la pandilla. Se encerraba en su cuarto al salir del instituto y pasaba las horas leyendo.

Pero él estaba ya relativizándolo. De hecho, fue, al toparse con la noticia de El País cuando supo que aquello terminaría siendo un mero recuerdo de adolescente inseguro.

domingo, 2 de diciembre de 2018

lunes, 26 de noviembre de 2018

OBSCURE - concierto en Valencia (sala Peter Rock)


¿Qué tendrá la música de los Cure? Que hace que disfrute igual un fan incondicional cercano a los cincuenta y sus hijos teenagers, de once y trece años que han escuchado unas pocas canciones aquí y allá en el coche e incluso son capaces de tararear algún single. Yo creo que es magia. La magia de la composición de atmósferas densas, salpicadas de pequeñas dosis de melodía y letras intensas e iluminadas con ritmos contundentes. Todo eso es lo que siempre me ha fascinado de The Cure y eso mismo es lo que Obscure nos ofrecieron el pasado sábado en la sala Peter Rock de Valencia. La banda barcelonesa se supera en cada actuación. Esta fue la tercera vez que los veía actuando y ya que empezasen con 100 Years fue toda una declaración de intenciones. 


Una canción rotunda, testimonio de la mejor época de los Cure. Horacio se metió al público en el bolsillo desde el minuto uno de esos 100 Years. La cercanía del escenario a pie de suelo hizo que se generase una simbiosis con el público a la totalidad. Y es que Valencia siempre ha sido un “caladero de fans” de los Cure. Recuerdo cuando yo vivía en Zaragoza que tenía algunos amigos valencianos y me contaban lo intensa que era la escena musical y de seguimiento en torno a The Cure en la capital valenciana.

Ya había podido disfrutar de la buena factura musical, de su calidad y su entrega al público de Obscure, para mí la mejor banda tributo de los Cure, y en el concierto del sábado me volvieron a sorprender con nuevas canciones que no les había escuchado. Destaco las siguientes: Sinking, del álbum The Head on the door, que yo descubrí un poco tarde y que me parece rompedor, Want, la mejor canción del peor álbum (en mi opinión), Wild mood swings, que yo usaba en los 90 como banda musical de los videos que editaba de mis viajes, At night, rotunda y perfecta de la época oscura y Burn, la maravilla que compusieron para la película El cuervo.

El concierto del sábado fue para mí muy especial. Fue el primer concierto de rock al que acudían mis hijos y para ellos (sobre todo el mayor) fue una experiencia alucinante. Todo le parecía impresionante, las luces, el ambiente, cómo la gente coreaba las canciones pero sobre todo la música, esa que la banda Obscure nos ofrece siempre llena de calidad y perfección.

Me quedo con la frase de Izan ( mi hijo mayor ): Suenan igual que las canciones de The Cure, pero tienen algo personal. Y yo añado, sí, eso que tiene Obscure es lo que me gustó desde la primera vez que los vi: Tienen alma propia.


Siempre que escribo una crónica de un concierto de Obscure termino con una propuesta / pregunta / órdago, que hoy voy a repetir, a ver si a la tercera va la vencida… ¿Cuándo podremos disfrutar de composiciones propias? Aquí tenéis un fan incondicional. Bueno, ahora ya 3 fanes incondicionales.

viernes, 23 de noviembre de 2018

ESCRITORES SINGULARES-54: SOLEDAD VILCHES

Soledad Vilches es una ESCRITORA SINGULAR. Compañera del taller de escritura creativa de Benicàssim, Soledad nos ofrece siempre en sus relatos una escritura certera, cultivada, repleta de precisión estilística y factura profesional. Finalista del Concurso de relatos En el filo de la pluma, debut editorial de La pajarita roja editores, con su relato Morir a espada.
Siempre es una delicia leer pero sobre todo escuchar los relatos de Soledad con su voz, pausada, serena que te transporta al imaginario creado por ella, en relatos de realidad cotidiana y costumbrismo nacional que a mí tanto me gustan.
En esta ocasión y a partir de la frase que le planteé, Soledad ha construido un relato sorprendente, cargado de nostalgia y sentimiento. Leedlo. Os gustará
Y para que conozcáis un poquito más a su autora, una breve entrevista a continuación.
RELATO

Una noche más el lápiz de ojos se le escurría por la mejilla, confundido con las lágrimas que no pudo evitar.
Afortunadamente había puesto aquel juego de sábanas negro que, pensó, a él tanto le gustaba: así no mancharía la almohada. Además, no se había quitado el maquillaje por si él volvía, para que la encontrara más guapa.
Pero el tiempo transcurría en soledad y esos pensamientos tan absurdos en aquellos momentos tan trágicos le hicieron arreciar el llanto.
Él había huido llevándose de un certero bocado parte de su vida y toda su autoestima, y sin embargo ella quiso alcanzarle porque el tacto de las sábanas en la noche era aún demasiado frío.
Con el sol de la mañana se atrevió a entrar al salón. Un escalofrío recorrió su espalda cuando vio que, en su salida apresurada, él había dejado por tierra discos que eran historia y fotos de otro tiempo. Miró largamente las imágenes, hasta que percibió que aquellos dos jóvenes ya no eran ellos.

Respiró aliviada. Él era un extraño y ella no se acostaba con desconocidos.

ENTREVISTA SINGULAR

1.- ¿Cuál es el principal motivo que te empuja a escribir? ¿Recuerdas cuál fue la primera vez que comenzaste algún texto? ¿Lo guardas todavía? ¿Te atreverías a publicarlo a modo de relato?
El principal motivo que me empuja a escribir es la necesidad de expresar sentimientos, si bien es cierto que a veces cuando escribo sobre una temática concreta que me proponen intento abstraerme de ellos, al final siempre hay algo personal que aflora.
Comencé a escribir mis primeros textos en la adolescencia y los conservo todavía, eran siempre poesías, prosa poética. Leí las obras completas de Rabindranath Tagore, Premio Nobel en 1913, muy olvidado, pero para mí fue un libro de cabecera durante muchos años.
Después en mi juventud recibí dos accésit en dos concursos de cuentos infantiles y juveniles y me ilusioné, pero la vida me llevó por otros derroteros y no continué.
No sé si me atrevería a publicar algo de aquella época, pero me resulta entrañable releer lo que escribía, forma parte de mi historia personal.

2.- Imagina que tuvieras la posibilidad de publicar un libro con una editorial de tirada nacional y tuvieses libertad para elegir el género y la temática. ¿Cuáles serían y por qué?
Si tuviera la posibilidad de publicar un libro me gustaría reencontrarme con la poesía, la prosa poética, relatos cortos etc. Aunque lo que más leo es novela y hoy por hoy es mi género preferido creo que es muy difícil encontrar una temática original, y también creo que ocurre que muy buenos escritores, buscando esa originalidad sucumben a ella y finalmente escriben sobre temas que al menos a mí no me interesan demasiado.

3.- Te pido que seas tu crítico/a más duro/a. Dinos qué se te da peor a la hora de escribir y cómo intentas resolverlo.
La principal crítica que me haría a mí misma como escritora es que me cuesta mucho salir de mí, y me falta sentido del humor para resolver finales de relatos y escritos de forma original y divertida, y esto precisamente es lo que peor se me da a la hora de escribir.
Para salir de ahí, lo me gusta buscar resolver ejercicios que se plantean en las clases de escritura creativa, o que se plantean en concursos etc. Esto me hace escribir de temas inusuales sobre los que nunca me habría planteado escribir y me permite alejarme de mi zona de confort, y generalmente me da buenos resultados. Nunca me hubiera planteado escribir sobre esgrima o sobre el marino Jorge Juan y ambos temas me dieron la satisfacción de ser finalista en sendos concursos y fue muy divertido.

4.- ¿Cómo sería tu presentación ideal de un libro? Quiero decir, qué elementos tendría que tener para que resultase interesante, amena y entretenida.
Creo que para hacer atractiva la presentación de un libro debería tener algún divertimento a ser posible relacionado con el libro, por ejemplo, desarrollarse en el lugar donde se ambienta, hacer un recorrido literario por los escenarios donde tienen lugar los hechos, o con presencia de músicos favoritos de los personajes etc. Es decir, algo que introdujera al lector en la trama en la que se verá inmerso si lee el libro, y a la vez podría empatizar con otros aficionados al mismo tipo de lectura, música etc.

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Tanto digital como en papel, resulta muy difícil elegir qué leer ya que normalmente nuestro tiempo de lectura es limitado. En tu caso, ¿cuál es el criterio que sigues para la elección de una próxima lectura?
Para la elección de mis lecturas me guío mucho por mis autores favoritos. Si los escritores que me gustan sacan nuevo libro difícilmente me suelo resistir, aunque algún chasco me he llevado. También me atraen determinadas temáticas al igual que otras no lo hacen en absoluto. Reconozco que quizá soy demasiado restrictiva y me pierdo cosas interesantes, pero la ofertas es tan inabarcable y nuestro tiempo tan limitado que intento rentabilizarlo al máximo.
Hojear libros en las bibliotecas también me gusta: me ha hecho descubrir tesoros escondidos, libros que pensaba que no serían de mi agrado y que me han encantado, al igual que he descubierto autores desconocidos para mí en los talleres de escritura a los que he asistido y que han sido una grata sorpresa.

6.- Vivimos en el mundo de la hiper conexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.
Aunque me gusta estar conectada e Internet es para mí un arma imprescindible no he conseguido engancharme a las redes sociales. Creo que hay que dedicarles un tiempo que veo más interesante destinar a otras cosas. Además siento pudor al publicar cosas personales, es una barrera que no he conseguido superar y de momento no me apetece entrar en el mundo de las redes sociales, aunque reconozco que quizá sean prejuicios y me esté perdiendo algo, pero de momento el contacto directo con las personas me llena más.

7.- ¿Cómo te calificarías como lector/a? ¿Qué géneros te gustan? Y ¿en qué momentos disfrutas de la lectura?
Creo que soy una lectora exigente. En otras épocas leía casi todo lo que caía en mis manos, incluso me sentía culpable si dejaba un libro sin terminar, pero ahora cuando me asomo a un libro, quiero llegar pronto a volar por sus letras, viajar por sus historias, por eso me gusta mucho la novela, aunque también la poesía por su belleza y porque siento como propias las alegrías y las tristezas de quien escribe, al igual que los cuentos o los relatos, que me sorprendan su originalidad y sus finales. Cualquier libro puede engancharme y temo que se acabe, pero también puedo dejarlo, porque no ha colmado mis expectativas. ¡Hay tanto donde elegir, que no es necesario sacrificarse!
Necesito tiempo para leer, por eso los momentos en que más disfruto es cuando lo tengo de forma continuada, es decir periodos de vacaciones o de descanso. Me incomoda interrumpir la lectura, dejarla por otras obligaciones porque me cuesta retomarla después. Espero en los años venideros disponer de más tiempo para aprender, entretenerme, imaginar, vivir otros mundos y ser testigo de lo que acontece en todos los libros que pueda leer.

8.- ¿Cuál es tu secuencia a la hora de estructurar una novela, o el género que escribas? Me refiero a cuál es la cadencia de creación: ¿Primero los personajes, o el conflicto principal, o el final, o cómo lo acometes?
Para poder escribir necesito una idea y un final. Si tengo esto el resto fluye, pero es difícil. En la época de la sobre información parece que ya todo está dicho. Da miedo a comenzar porque pienso que lo que voy a escribir no es lo suficientemente original o interesante, porque el papel en blanco se rellena a veces de inseguridades.

9.- Me gustaría que definieses ese momento en el que das por finalizado un libro. El momento final, cuando recibes las galeradas y les das el último ok.
No he tenido la suerte de publicar un libro solo mío. Algunos poemas, cuentos y relatos, pero lo estaría corrigiendo eternamente. Para mí el momento más emocionante no es cuando le doy el último ok, sino al verlo publicado. A veces siento vergüenza, pero a la vez es como si perteneciera a otro mundo que ya no es el mío.

10.- Te pido ahora unas respuestas rápidas
a) Recomiéndanos un libro y el motivo por el que tendríamos que leerlo.
Si tuviera que recomendar un solo libro  os diría que leyerais “Las ciudades invisibles” de Italo Calvino. Es pura esencia, imaginación y fantasía en un frasco de filosofía existencial.

b) ¿Cuál es tu escritor/a favorito/a?
Mi escritor favorito depende de etapas vitales. En este momento quizá Antonio Muñoz Molina. También Elvira Lindo, por su sentido del humor, y Rosario Raro, por todo lo que aporta y porque me ha hecho ilusionarme de nuevo con la escritura.

c) ¿Qué opinas de los blogs literarios?
Los blogs literarios los sigo y me parecen interesantes para conocer nuevos autores. Cuando veo quién ha ganado un concurso literario siempre busco a ver si tiene un blog y leer algo más de su autor.

d) Un libro que no hayas podido terminar de leer.
El último que he dejado me ha dolido. “Alguien dice tu nombre” de Luis García Montero, porque es un autor que como poeta me encanta, incluso alguna otra novela suya como “No me cuentes tu vida”, que leí el último verano no me desagradó, pero en esta, llegué a la mitad, no me aportaba nada y lo dejé. ¡Quizá lo retome en otra ocasión!

e) Un deseo literario para el próximo año
Mi deseo es seguir aprendiendo y tener más tiempo para leer. Creo que al menos el segundo lo conseguiré: termina mi vida laboral y empiezo una nueva etapa.

f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes.
Cuando emprendo un viaje siempre pienso que no voy a ser capaz de desconectar de los problemas que me invaden, sin embargo, cada vez que subo a un avión, cierro los ojos y cuando llego a mi destino me siento otra y vivo en un mundo paralelo. Esto, aunque esperado, me sorprende siempre, y ¡ojalá que me siga pasando muchos años!

g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular
Joan Manuel Serrat, al igual que otros cantautores como Aute, Sabina, Brassens o Cohen, me han acompañado en todas las etapas de mi vida, pero hay una canción de Serrat que me gusta especialmente porque significó mucho en momentos difíciles: “De vez en cuando la vida” (toma conmigo café.)

h) Las 3 características que debe tener para ti un buen editor/a.
Desconozco bastante el mundo editorial, pero creo que un buen editor debe animar, ayudar y respetar a sus escritores.

11.- Tienes en marcha algún proyecto editorial? ¿Para cuándo podremos disfrutar de tu primera publicación en solitario?
Me considero una escritora tardía, aunque comencé a escribir joven nunca me había planteado     hacerlo de forma más continuada y aprendiendo, pero quién sabe si a partir de ahora que tendré más tiempo...

12.- Para terminar, me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.
En estos momentos, la escena más cercana a mi felicidad es ir envejeciendo con dignidad, ver que a la gente a la que quiero le van bien las cosas, iniciar otros proyectos en mi nueva etapa vital y seguir viajando mientras el cuerpo y la mente me lo permitan.

miércoles, 21 de noviembre de 2018

GRAILS - descubrimiento musical de noviembre


Grails es una banda norteamericana de rock instrumental experimental. Formados en Portland, Oregon, han editado siete álbumes con varias discográficas como Southern, Temporary y Residence y han girado actuando en Europa y Norte América.
Los miembros actuales de la banda son Alex John Hall, Emil Amos y William Zakary Riles
Yo los he descubierto con su último álbum publicado en 2017 titulado: Chalice Hymnal, una delicia conformada con once canciones de pura experimentación industrial. 

Desde mediados de los años ochenta siempre me ha interesado la música experimental, quizá más conceptual, menos harmónica, pero en esta banda se da la yuxtaposición de psicodelia, con electrónica, distorsión sonora y post rock. Es un sonido global obtenido de la sobre posición de todos esos sonidos que te transporta a un escenario onírico de sensación extra dimensional. Por momentos aparecen retazos de los Cure, en otras ocasiones guitarras distorsionadas a lo Motörhead y por momentos melodías electrónicas propias del pop más fluorescente. Pero nada de ello chirría en el conjunto. Han conseguido, de algún modo, parametrizar los sonidos de tal modo que el conjunto no parece deslavazado.
Supone un gran descubrimiento, una vez más, por ser una banda norteamericana y no británica que me ha ofrecido muchos sabores, relieves y rugosidades musicales nuevas para mí.
Os los recomiendo!

sábado, 17 de noviembre de 2018

Un viaje a M.A.R.T.E.



 He leído recientemente que existe una burbuja en torno al negocio que acompaña al mundo del arte contemporáneo. Desconozco si es cierto, pero siempre que en el mercado haya alguien dispuesto a comprar (y pagar) un valor por algo que otro vende, creo que es lícito que se produzca.
Mi aproximación al arte contemporáneo (que me interesa mucho, la verdad) es la misma que ante el arte en general. Intento no analizar en exceso la obra que estoy contemplando y simplemente dejo que “me hable”. Me pregunto si me gusta lo que veo y si me transmite algo. Incluso aunque me parezca una aberración, o muy feo, puede transmitirme un sentimiento y entonces puede parecerme una obra artística interesante. Por eso conecto muy bien con el subtítulo de la feria este año: La conquista de las emociones.

Entiendo que el llamado arte contemporáneo va mucho más allá que el análisis pormenorizado de la obra artística que se analice. Lo que “vende” el artista contemporáneo es un concepto, una idea, que plasma de mil formas distintas. Puede ser desde un papel arrugado con un brochazo gris, pasando por un lienzo de factura dificilísima y muy bella o una creación de video arte de una señora fregando un suelo y hasta un molde en escayola del coño de una señora. Todos estos ejemplos se pueden ver en MARTE, la feria de arte contemporáneo que se celebra anualmente en Castellón y que, solo por el esfuerzo de presentarla en nuestra ciudad, merece todas mis alabanzas.

Hay, en MARTE de todo un poco. Eso que una persona anónima y de a pie de calle como yo, calificaría de sandez, con el típico comentario de que “ese cuadro lo podría haber pintado mi hijo de cuatro años”, creaciones multidisciplinares combinadas de dibujo, pintura y escultura que reflejan toda la imaginería de su artista, obras constructivistas relacionadas con el medio ambiente y la concienciación por él así como escultura evolutiva o fotografía detallista.

He visto cosas muy interesantes en esta edición. Me quedo con una artista de aquí, de Benicàssim, Cristina Ramírez que a través de HibridaGallery nos presenta su obra de la que se puede disfrutar en MARTE, Hacia la noche, una verdadera delicia para los sentidos.

Un placer añadido de esta edición 2018 fue la de visitarla con toda la familia, mi mujer y mis dos hijos de 11 y 13 años y ver cuáles fueron sus reacciones ante ciertas obras. Una experiencia muy interesante ver cómo el arte es transversal y genera sensaciones múltiples a distintas edades, sexos y personalidades.
Estamos ya preparados para acudir a MARTE 2019. Castellón y organizadores, ¡enhorabuena!

viernes, 16 de noviembre de 2018

Por una mirada


Fue allí donde Jacobo lo vio por primera vez. Llegó en aquel vapor que traía a Washington Irving y su mirada quedó grabada en su retina, profunda e intensa. Era el ayudante de cámara y supo que se había enamorado al instante.

No podía confesarle su atracción por él, por su cuerpo de deseo y lujuria, porque hacerlo supondría condenarle a la pena máxima ya que el rey no permitiría el amor contra natura entre dos hombres. ¿Cómo se lo haría saber entonces?

Cayó la noche y estuvo seguro de que no podría amanecer sin entregarse a él. Imaginó que durante la madrugada podría acercarse a su tienda y se introduciría en su cama y lo abrazaría con pasión. Creía y ansiaba que él le correspondería y por ello se armó de valor y se dirigió hacia allí. Lo vio dormido, desnudo, terso y fibrado y cuando sintió su calor al abrazarlo por detrás, él se despertó y lo besó intensamente.
Pero un guardia los descubrió y dio la voz de alarma.

La guardia los cogió presos y fueron condenados a muerte aquella misma noche.
Pero cuando se iba a consumar la sentencia, alguien gritó ¡ALTO! Y cuando todo se detuvo, el amante de mirada intensa dejó caer sus ropas y quedó completamente desnudo, evidenciando un cuerpo perfecto de mujer con pechos pequeñitos y preciosos, casi planos que habían sido ya acariciados por Jacobo.

El rey se levantó y pronunció por primera vez una contra sentencia, permitiendo a los dos amantes vivir juntos por siempre.

martes, 13 de noviembre de 2018

ANOTACIONES: Pequeños placeres cotidianos.


Viajar sin equipaje
Ver aparecer tu maleta en la cinta cuando no queda nadie más de tu vuelo esperando y ya la das por perdida
Cocinar con mi mujer
Regar el jardín
La libertad que siento al aterrizar en España tras venir de cualquier país asiático o africano
Escuchar una expresión de mis hijos que nunca les había escuchado antes
El silencio cuando todos en casa por fin están acostados
El acento británico (del inglés)
Emocionarme con cualquier película por infantil que sea
El orden
Cualquier lista y estadística publicada
Pintar mandalas
La primera vez que escuché Why Can’t I be you? y vi a Robert Smith en televisión
Skyfall
Viajar solo en la fila de 3 asientos del avión
Descubrir gente buena en cualquier parte del mundo
Haber vencido (o eso creo) mi hipocondría
Labores del hogar cotidianas, recoger la habitación, poner lavadora, preparar café, sacar los platos del lavavajillas.... hay tantas...
Tener la casa llena de familia Zaragozana (sobre todo en verano)
El momento en que he terminado de pintar una habitación y recojo y limpio todo para ver el resultado final

sábado, 10 de noviembre de 2018

Las campanas no son sólo para las iglesias - mi crónica de lectura.


Me resulta difícil expresar todos los matices que he experimentado al leer Las campanas no son sólo para las iglesias, la fantástica novela de Yolanda Quiralte. Cuando la compré, a pesar de que no soy muy de novela romántica y me parecía que esta lo sería, confluyeron varias razones: Por un lado las ganas que tenía de leer ya algo de esta escritora, su título más que sugerente y los comentarios que había recibido de varios amigos recomendándola. O sea, esos elementos que tanto buscamos los escritores: el boca-oreja, un buen título o portada y la búsqueda de una historia diferente.

Y tengo que decir que ha superado con “muchas creces” todas mis expectativas. Lo leí de principio a fin, de un tirón en uno de los dos vuelos de regreso de Yakarta. Iba yo sentado en el asiento del pasillo partido de la risa, llorando incluso sin poder aguantarme, doblando la postura y el pobre señor que tenía al lado me miraba con cara de pensar que yo estaba mochales. Jajaja, cuando lo recuerdo tengo que volver a reírme. 

Porque es que no es normal lo que me he reído leyéndola, es verdaderamente hilarante y graciosa la forma en que Diana, su protagonista, reflexiona o más bien habla consigo misma, se pregunta, se responde y critica y hasta se advierte. Muy divertida. Es un placer acompañarla en sus andanzas y reflexiones sobre su jefe, apodado Conan y su grupo de amigos que destilan la idiosincrasia de una escena de cualquier ciudad cercana, nuestra, un poco a lo Friends, pero de aquí.

Pero no todo es risa en la novela. Su autora te lleva a transitar por otros sentimientos, te apena, te emociona y entristece en momentos y por encima de ellos consigue que siempre comprendas a Diana.

Yolanda Quiralte ha sido para mí un descubrimiento. Desde aquí te digo, Yolanda, que tienes un fan incondicional. Ahora creo que voy a ir a por Mauro. Ya te contaré…

viernes, 9 de noviembre de 2018

Comenzar de nuevo


Isabel y Antonio crearon su primera empresa inmobiliaria en 1998. La indemnización que recibió al ser despedida de su trabajo y el fruto de los pequeños negocios que había montado Antonio les llevaron a subirse el tren del boom constructor. A partir de aquel momento, no podían más que escalar de forma exponencial. Cientos de solares, edificios, centros comerciales,  algunos proyectos millonarios fuera de España. Construcciones y pisos que se vendían sobre plano, incluso antes de estar proyectados. Se emborracharon. Fue tal la hinchazón de sus cuentas corrientes que olvidaron lo que habían sido. Entraron en una vorágine imposible de invertir y comprar más de lo que jamás podrían pagar con la seguridad del buen funcionamiento de la economía. 

Cuando se acercó el verano de 2007 no fueron capaces de evaluar cuánto dinero tenían en préstamos, cuánto era suyo y cuánto de sus acreedores.

No pudieron remontar. La crisis arrolló y acabó con todo. Antonio no lo superó y murió tras un ataque al corazón. Ella era más fuerte. Supo que podría levantarse y vivir. Tras llegar a tocar fondo y tener que dormir en la calle, conoció al grupo de Mujeres que la guió a reemprender su vida, consiguiendo pequeños logros a corto plazo que afianzasen su fortaleza. Y en ello estaba, vendía CDs y daba gracias cada noche por poder hacerlo. Al menos pudo guardar los pendientes que tanto le gustaban a Antonio y que le regaló cuando le dio el sí. Eso le ayudaba a mantener el recuerdo de lo que fueron antes de 1998 que es lo que nunca tendrían que haber dejado de ser.


Photo by Tamara Bellis on Unsplash

martes, 6 de noviembre de 2018

Salmonetes rojos - mi crónica de lectura


Salmonetes rojos, escrito a cuatro manos entre Marta López Cuartero y Jordi Rosés Marinel-lo es como las muñecas matrioshkas rusas. Conforme abres sus páginas en busca de la novela, te aparece dentro de ella, y alternativamente paginada, una obra completa de poemas relacionados con la trama y, dentro de los mismos o junto a ambos, y cada vez en extensión decreciente, un racimo de haikus aún más preciosos.
Es como tener tres obras literarias en una misma, en compartimentos de tamaño decreciente en su extensión y creciente, quizá, en su preciosidad.
Sin duda se trata de una obra singular. La prosa de Marta es evocadora, preciosista, poética. Por momentos te olvidas de que estás leyendo una novela, tal es la belleza de sus frases, que semeja una gran poesía repleta de ternura y fragilidad. Pero la trama avanza y con ella la profundidad de las vicisitudes de su protagonista Salvador, de sus sentimientos, lo que reblandece tu espíritu, adaptándose a lo que él va sintiendo cada vez. Esta evolución del lector marida perfectamente con los poemas de Jordi Rosés, repletos de figuratividad y abstracción a partes iguales, profundos, rotundos. Afianzan el avance de la trama de la novela.
Y como la mejor guinda del mejor pastel de cumpleaños, aparecen los haikus. Es en ellos donde la literatura estalla en pequeñas líneas de perfección. Me quedo con los dos que más me gustan

Surcan el agua
porvenir y pasado.
Dejan su estela.

Es primavera.
Da comienzo la unión
de Mar y Tierra

Leída de principio a fin, de un tirón, sin pausas, bajo la lluvia intensa de Yakarta, con su sonido de fondo, relajante y calmo. Un auténtico placer.

viernes, 2 de noviembre de 2018

A un sabio despistado


Nunca lo imaginé como tal. Su aspecto, su forma de hablar y comportarse me pareció siempre de lo más normal. En la distancia corta su trato era cercano y sencillo, como el de cualquier persona con la que charlas de modo informal, sin profundizar demasiado en ningún tema y picoteando un poco de aquí y allá. Yo apenas lo conocía porque acababa de mudarme como médico a aquel pueblo del pirineo navarro. Las pocas veces que él se había acercado a la consulta me ofrecía una mirada lúcida y transparente. Apetecía charlar con él, sentarse un rato en un banco al sol y dejar pasar el tiempo, sin más. A su lado, respirando la vida tranquila del pueblo, la normalidad.

Y poco a poco fuimos dejando crecer esa amistad que se da entre dos personas cuya edad difiere lo suficiente, generaciones tan alejadas como para contarse cosas que sorprendan. Y las conversaciones banales dejaron paso a las relevantes, y estas a las transcendentes. Y un buen día me sorprendió glosando la Crítica de la Razón Pura, de Kant. Aquello nos llevó a charlar sobre filosofía, sobre la esencia del ser humano y sobre lo liviana que puede llegar a ser nuestra existencia si no le imprimimos una cierta dosis de profundidad.

Nuestra amistad se afianzaba mes a mes y cuando llegó el otoño me confesó que le quedaba poco para iniciar el largo viaje. Y me habló de física cuántica. Explicó su futura muerte en términos de partículas elementales y cuando me di cuenta me había quedado embelesado. Me preguntó qué me sucedía y no pude más que dejar una lágrima correr por mi mejilla. Le pregunté a qué había dedicado su vida y su respuesta fue tremenda: Siempre he querido ser mejor de lo que he podido ser, me contestó.

Hoy ya no está conmigo. Yo sigo viniendo a este banco muchos domingos por la mañana. Me siento un rato, dejo que los rayos de sol me impacten y me transporto a aquellas conversaciones con él, a nuestra cotidianidad que convivía con ese mundo de ciencia y sabiduría que él exploró y que le llevó a trabajar en la NASA, algo que descubrí al poco de su muerte. Y sonrío. Me doy cuenta de lo sencillo que es ser un sabio, de que lo más normal e insignificante es lo más importante cuando se tiene un cerebro tan bien amueblado. Y entonces me despido. Le saludo y le emplazo a que su onda cerebral, allá por donde se encuentre me acompañe el próximo domingo sentado al sol.