viernes, 17 de enero de 2020

Descubrimiento musical de enero: Monarchy


Siempre que descubro a un grupo denominado de synt pop lo hago con una cierta reticencia a escuchar la misma fórmula facilona y superficial. Melodías pegadizas con un ritmo de sintetizador y letras vacías. Sin embargo, el caso de Monarchy es distinto. Esos tres componentes se transforman mediante una mutación electro estimulativa en una canción de base electrónica y contundencia pop. La voz tan característica del cantante supone el 50% de la esencia de sus creaciones, en mi opinión y es una de las razones que les aleja de esa superficialidad a la que me refería al principio.

Monarchy es un dúo de música electrónica formado en 2009 en Londres por Andrew Armstrong y Ra Black cuyo éxito ha aumentado también como remezcladores de artistas tan importantes como Lady Gaga, Jamiroquai o Kylie Minogue.

https://www.youtube.com/watch?v=4PFWPs6CskU
Y es que Monarchy son una banda singular. A ellos pertenecen algunas fricadas como por ejemplo que en 2010 su primera actuación en vivo fue retransmitida desde Cabo Cañaveral al espacio, o que uno de sus singles fuese incluido en la versión FIFA 2012. Tampoco son muy amigos del mainstream. Después de fichar por Mercury Records, una de las grandes, rompieron el contrato y decidieron editar su álbum de 2010 con un sello independiente que les dio mucha más libertad, algo que les hizo ser criticado por todas las revistas musicales especializadas. A partir de 2016 Monarchy empezaron a aparecer por los festivales españoles, Arenal Sound de Burriana y Mad cool o FIB.

Su última publicación es el disco Mid Night de 2019, con el que yo los he descubierto. Y sobre todo con su single posterior, titulado Glow Vision, anticipo de lo que será su nuevo disco.

Mención especial merece la factura de su vídeos que son una auténtica joya y obra de arte creativo. Living without you es uno de los ejemplos más representativos de su excelente filmación.

https://www.youtube.com/watch?v=EtZYGxbYUZc

jueves, 16 de enero de 2020

PRESENTACIÓN en la UJI - Curso de escritura creativa

El pasado 9 de Enero participé en una clase del Curso de escritura creativa de la Uji.

Fui invitado por una de sus profesoras, Rosario Raro que como siempre derrochó generosidad, simpatía y “savoir faire”. Fue una tarde entrañable, participativa, muy interesante en la que hablamos de nuestro proyecto editorial Modernidad Líquida, de mi nueva novela, Gracias por mirarme a los ojos cuando me hablas, de escritores, de la emergencia climática, de artículos y curiosidades de todo tipo en un ambiente envidiable.

Comentamos y debatimos mucho sobre la crisis del 2008 que es el eje principal de mi novela, sobre cómo y por qué se dio en aquel momento, sobre los grandes poderes fácticos de la economía, sobre la concienciación de los temas globales y hubo opiniones y argumentos muy interesantes.

Se nota que Rosario Raro pilota una nave de cultura y creatividad con maestría y facilita la creación de eso que tanto me gusta a mí: el buen rollo, el compañerismo y la solidaridad.

Tuvimos ocasión también de comentar este mismo blog, Loabsolutonoexiste, y su sección Escritores singulares, como vía para la visibilización y promoción de escritores indies y los asistentes al taller pudieron también tocar y ojear el volumen que publicamos hace ya dos años 50 Escritores Singulares, que recopiló las primeras 50 entrevistas.

No tengo más que palabras de agradecimiento para Rosario Raro, quien siempre me ha demostrado amistad, generosidad y sinceridad, tres sustantivos que deberíamos poner más en valor en estos tiempos.

Abrazo enorme para tod@s l@s participantes del taller, por su simpatía y su participación. Hice una pequeña encuesta anónima con cinco preguntas cuyo resultado pronto publicaré, muy interesante las opiniones recabadas.

Espero que la novela os guste, que escribáis con pasión, que disfrutéis del presente y que relativicéis.

Gracias infinitas.

domingo, 12 de enero de 2020

ESPAÑA (SPAIN)


Estoy seguro de que cuando introducimos dentro de una reflexión o análisis la palabra ESPAÑA, la reacción que genera es muy distinta de si la hacemos en inglés y mencionamos SPAIN.

Sí, ya sé que parece una bobada, pero creo que tiene mucha transcendencia. Y es que el uso de la palabra España, la defensa de la bandera o la escucha del himno se han convertido, por arte de las bipolaridades españolas históricas en algo rancio, en algo que “no mola”, no se lleva, y parece que quien lo hace, quien simplemente dice que España es su país, parece que ha vuelto al siglo XX y a cierta década para olvidar.

Sin embargo, basta con hacer un par de viajes lejos de aquí para darte cuenta de cuán importante es poder referirte a tu país, poder sentirte de ese sitio que aquí nos cuesta pronunciar. Os aseguro que alegra (y mucho) ver nuestra bandera en determinados escenarios en los que la Unión Europea y todo lo que suene a civilización occidental nos hace relajar la respiración, nos aleja de la barbarie del subdesarrollo o de la ausencia de derechos sociales.

Y ¿por qué digo esto en este momento? Porque estamos en un momento crucial en el que por todos lados surgen agoreros que ya vaticinan todas las catástrofes habidas y por haber, el fin de todas las Españas y la destrucción de años de convivencia.

Yo, que siempre defiendo el relativismo y que siempre considero que no vivimos en un mundo de BLANCO y NEGRO, sino de mil tipos de gris ya os digo que ni España se va a romper, ni el mundo se va a acabar ni la economía se va a ir al garete por el gobierno que se forme. Si lo hace, lo hará sin duda siguiendo la estela del globalizado anuncio de la crisis que pronto se desatará cuando explote la burbuja de la Deuda soberana de los países (que sí, sí que va a pasar).

Por supuesto, los políticos son gente que prioriza por encima de cualquier otra cosa los intereses de su propio partido (esto lo hacen todos de toda condición y el que diga que no lo hace está mintiendo descaradamente), así que en la negociación y en el proceso que hemos tenido tras las elecciones cada uno ha jugado sus cartas.

Así que el punto de vista desde el que se califica algo es muy relevante. Lo es porque te permite observar la misma situación desde distinto punto de vista, y eso te ayuda a desdramatizar.
Yo, que soy votante de izquierdas de siempre, presumo de ser español, (claro también soy aragonés y castellonense) sobre todo cuando visito Pakistán, o Bangladesh, o Vietnam, o Turquía. Sí, yo soy “spanish”, y ser “spanish” mola. Caemos bien en general, o al menos en el mundo profesional en el que yo me he movido. Se nos considera más hospitalarios, cercanos y divertidos que alemanes, franceses o italianos y muchas veces he entendido eso que alguien de fuera de España considera “ser español”.

Así que cuando estoy de viaje y veo mi bandera en un hotel de Indonesia o cuando escucho hablar español en una película norteamericana o alguien me ofrece “paella” (o más bien un sucedáneo de la misma” me siento bien.

Estoy convencido de que nada de esto va a cambiar porque tengamos un gobierno de coalición, con muchas limitaciones, con la necesidad obvia de llegar a acuerdos y con la necesidad, también obvia de las abstenciones producidas. Ya sé que todos los escenarios son criticables pero lo que no acepto y por lo que no paso es porque haya “críticas a priori”. Hagámoslas cuando tengamos la experiencia de los días transcurridos y veamos qué es lo que ocurre. Si las bolsas se hunden, el paro se dispara, los catalanes se hacen el referéndum y se van de España y todos los presos de ETA son liberados, pues claro, tendremos que protestar a saco, pero es que nada de eso ocurrirá porque más allá de dimes y diretes y sobre todo de disparates, presumo que hay cierta materia gris en las mentes de los políticos y, como ha ocurrido en gobiernos de coalición de tantas comunidades autónomas y de tantos países europeos, España seguirá siendo la misma, unida (sí, tranquilos que no voy a decir Una, grande y libre, que soy de izquierdas), luchando contra la crisis de deuda que se avecina, contra la globalización y contra la emergencia climática, que sí son reales.


martes, 7 de enero de 2020

Descubrimientos musicales 2019


2019 ha sido un año de una gran riqueza musical. Mi curiosidad me ha llevado a descubrir 12 propuestas tan variadas que van desde el country más actual de Midland pasando por la oscuridad de Exxasens o el pop elegante y con toques de funky de Lisa Stansfield (redescubrimiento).

Vuelvo a reescuchar las doce bandas y me ratifico en los descubrimientos. Me siguen encantando y creo que el 2020 lo tiene difícil para igualar estas propuestas. Pero el mundo musical es amplio, variado y sobre todo, relativo.

ENERO – The american dollar
FEBRERO – Porcupine Tree
MARZO - Exxasens
ABRIL – Lisa Stansfield
MAYO - Lanterna
JUNIO – Battle tapes
JULIO - Pumarosa
AGOSTO – Elektrik People
SEPTIEMBRE - Midland
OCTUBRE – White Lies
NOVIEMBRE – Pg.lost
DICIEMBRE - Presumido

lunes, 6 de enero de 2020

Cut and Roll - mi crónica de lecura


A veces lo hago. Elijo un libro simplemente por su título o por su portada. Porque creo que es algo fundamental, además (obviamente) de su contenido. Cut and Roll. Track 0 >play. No es Michael Jackson, es una canción de Prince… me sedujo desde que lo leí en su portada.

Entonces leí también que su autor era Óscar Gual, a quien había entrevistado para las Entrevistas Singulares y que la editorial se llamaba DVD Ediciones narrativa. Ese libro estaba escrito para un lector como yo.

Y entonces comenzó una aventura sorprendente. Primero no entendí muy bien su estructura. Llegué a creer que era un libro de relatos. Su lenguaje es rico, inteligente, motivador e inspirador. Óscar establece comparaciones, elabora argumentos y realiza descripciones que me dejan perplejo con su mezcla de maestría y originalidad. La historia por supuesto es más que original. Yo diría que es singular. Y es que el hecho de que cada capítulo dedicado a la recolección de un órgano por parte de su protagonista Joel hable de un tema de la vida, transcendente en unos casos, insustancial en otros, creativo en los más, es de una genialidad envidiable.
Cut and Roll me pareció, ya adentrado en su lectura como ese comentario que tan fácilmente se regala sin pensar lo que se está diciendo… “es como una película de Tarantino” (justamente que hoy ha ganado el Globo de oro por una película que a mí no me gustó nada…) pero es que a mí Tarantino no me gusta nada… y entonces seguí leyendo y me di cuenta de que no, de que Cut and Roll es mucho más. Es una mezcla de costumbrismo con misterio, actitud gore y fascinación musical. Es un algo inclasificable que tiene estructura de DVD musical, que tiene como eje la genialidad de su autor y que me ha parecido un enorme descubrimiento en este comienzo de mis crónicas de lectura de 2020.

Enhorabuena, Óscar, me has dejado ojiplático con tu primera novela.

domingo, 5 de enero de 2020

ESCRITORES SINGULARES-74: AGUSTÍN GARCÍA AGUADO

Agustín García Aguado es un ESCRITOR SINGULAR. Escritor de relato, con éxito en numerosos certámenes publicó su primera recopilación de relatos titulada La ternura de las bestias, con editorial ACEN, teniendo un gran éxito y aceptación en su presentación.
Agustín es un escritor que disfruta el relato, la creación del mismo a partir del personaje, la decisión del final, la variedad de temáticas y la conformación de una estructura corta que siempre es difícil para sintetizar una historia completa.
Confiesa no estar seguro de dar el paso al largo, pero con la actividad literaria y su militancia en certámenes y eventos literarios estoy seguro de que la inspiración de sus historias le llevará a crear una novela más pronto que tarde, que estaremos esperando con muchas ganas.
En esta ocasión y a partir de la frase que le planteé, Agustín ha construido un relato lleno de paralelismos y simetrías, enigmático, con un montón de interrogantes generados al lector y un final lleno de intriga y sorpresa. Se nota la maestría de Agustín en el arte del relato. Leedlo, es un pleno disfrute, corto, intenso y azucarado.
Y para que conozcáis un poquito más a su autor, una breve entrevista a continuación.

DECISIONES


Las fresas estaban congeladas, así que se decantó por los arándanos, más ácidos, pero más sólidos y manejables para moldear una tarta de cumpleaños. Con nostálgica ironía le asaltaron dolorosos paralelismos que terminaron por helarle el corazón. Greta fue la opción rechazada, la más dulce y abnegada de las mujeres. La paladeó como una fresa silvestre que hay que coger con mimo de la tierra, y después la desechó por temor a ser demasiado feliz. En su lugar, apareció Claudia, dura y acre como una baya silvestre, y aceptó para siempre sus labios avinagrados, su carácter salvaje y sus déjame respirar. Cuando, por fin, tuvo moldeado el pastel ,su instinto le obligó a no traspasar el umbral del salón donde había toda una familia esperándole para cantar feliz cumpleaños. Se vistió con sigilo, introdujo la tarta en una bolsa, abrió la puerta de la calle y paró un taxi intentando recordar una vieja dirección. Sólo pudo decirle al taxista, lléveme, por favor, al paraíso por el camino más corto.

ENTREVISTA SINGULAR

1.- ¿Cuál es el principal motivo que te empuja a escribir? ¿Recuerdas cuál fue la primera vez que comenzaste algún texto? ¿Lo guardas todavía? ¿Te atreverías a publicarlo a modo de relato?
Aunque parezca una obviedad, es la necesidad de comunicación la que me impulsa a escribir. Mi primer texto, recuerdo, fue un relato que nos encargó escribir un profesor de Lengua a finales de los años setenta. Por supuesto, no lo guardo y no me atrevería por decoro a sacarlo a la luz, aunque el profesor me felicitó y me puso un sobresaliente en aquella evaluación.

2.-Imagina que tuvieras la posibilidad de publicar un libro con una editorial de tirada nacional y tuvieses libertad para elegir el género y la temática. ¿Cuáles serían y por qué?
Me decantaría por un libro de relatos. Es mi zona de confort y el género que me ha proporcionado mayores alegrías. Nada hay mejor que tu trabajo se vea recompensado por el criterio de un jurado y, por suerte, llevo dos años y medio logrando ciertos éxitos en este aspecto. En cuanto a la temática, me inclinaría por historias narradas por un personaje embebido en alguna obsesión. La acción, desde mi punto de vista, tendría que pasar por el tamiz de un protagonista que juegue con el lector, ocultando y mostrando como un trilero insaciable.

3.- Te pido que seas tu crítico/a más duro/a. Dinos qué se te da peor a la hora de escribir y cómo intentas resolverlo.
Para ser sincero, los diálogos. Me cuesta horrores transmitir naturalidad cuando los personajes interactúan, quizá por ese motivo escasean los diálogos en mis relatos. Por muchas veces que trate de modificarlos no suelo quedar muy satisfecho con el resultado final.

4.- ¿Cómo sería tu presentación ideal de un libro? Quiero decir, qué elementos tendría que tener para que resultase interesante, amena y entretenida.
Para mí sería magnífico atraer a un montón de potenciales lectores a un ámbito poco convencional. El chiringuito de una playa, por ejemplo, o una estación alpina. Mi única experiencia fue presentar el único libro de relatos que tengo editado hasta el momento en un café-librería de Madrid, y estuvo genial. Familiares, amigos, vecinos... Me dolía la muñeca de tanto firmar (unos sesenta ejemplares), pero luego pensé que aquello parecía más bien una reunión navideña en torno a la pandereta que otra cosa. Por cierto el libro, editado con ACEN en 2017, lleva por título: “La ternura de las bestias”.

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Tanto digital como en papel, resulta muy difícil elegir qué leer ya que normalmente nuestro tiempo de lectura es limitado. En tu caso, ¿cuál es el criterio que sigues para la elección de una próxima lectura?
Resulta complicado, ciertamente. Pero soy de la vieja escuela. Me gusta entrar en una librería, enfrentarme a los anaqueles repletos de libros y hojear y hojear hasta que me cobro la pieza. Odio profundamente la lectura en libros electrónicos. Sé que es el futuro de la literatura, pero para mí tiene algo de aventura romántica y me encanta el olor y el tacto del papel.

6.- Vivimos en el mundo de la hiper conexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.
Las utilizo poco. Sólo Facebook . Bien es cierto que en estas redes he logrado conocer a un buen número de compañeros escritores con quienes comparto textos y hasta lectores de Sudamérica que me piden que les envíe por mail algún cuento. Eso para un analógico enfermo como yo es la leche...

7.- ¿Cómo te calificarías como lector/a? ¿Qué géneros te gustan? Y ¿en qué momentos disfrutas de la lectura?
Con la edad terminas por leer menos. Quizá por la vista cansada. Aún así me encanta leer. Descubrir el mundo a través de los ojos de un tipo que es capaz de recrear un modo de encarar el hecho literario, es lo más parecido a sentirse un dios desafiante. Algo hay de vanidad transmitida a lo largo del tiempo, sin duda. Mi género preferido es el relato corto y la novela. Últimamente disfruto muchísimo con la poesía. Cernuda, Ángel González y Quevedo duermen estos días junto a mí, en la mesita de noche y me transmiten su serena sabiduría. Eso sí que es una bacanal nocturna...

8.- ¿Cuál es tu secuencia a la hora de estructurar una novela, o el género que escribas? Me refiero a cuál es la cadencia de creación: ¿Primero los personajes, o el conflicto principal, o el final, o cómo lo acometes?
Decididamente, el personaje. En el relato hay que prescindir de casi todo. Las descripciones sobran, los detalles sobran. Sólo es preciso una voz que conduzca con fuerza el relato y te sumerja en el conflicto. Lo más difícil, quizá, sean los finales. En el cuento conviene, aunque no siempre, que el final quede abierto para la libre interpretación del lector. Es lo que más suelo trabajar

9.- Me gustaría que definieses ese momento en el que das por finalizado un libro. El momento final, cuando recibes las galeradas y les das el último ok.
En mi caso, como ya te he comentado, esa sensación se produjo sólo una vez. Es una sensación extraña. Sientes nervios, euforia, y hasta cierto temor de quedarte inerme ante el lector y la crítica. Es algo parecido a una paternidad. Una vez que la criatura está en el mundo, sólo hay que preocuparse de alimentarla y cuidarla, pero de algún modo ya es un ser autónomo, con vida propia.

10.- Te pido ahora unas respuestas rápidas

a) Recomiéndanos un libro y el motivo por el que tendríamos que leerlo.
“La vida breve” de Juan Carlos Onetti. Lo leí con diecisiete años y me pareció magia en estado puro. Esos personajes, la Queca... La recreación de Santa María, todo un mundo repleto de espejos cóncavos y convexos...  Es como meterse en una atracción de feria y no salir ya nunca. Recomiendo su lectura vivamente.

b) ¿Cuál es tu escritor/a favorito/a?
Podría irme por los cerros de Úbeda, citar autores extraordinarios, pero existiendo Cervantes no sería justo citar otro nombre.

c) ¿Qué opinas de los blogs literarios?
Me parecen muy acertados. Contribuyen a que la obra en forma de creación o de crítica se extienda de un modo inmejorable. Chapeau a quienes tenéis el valor y la paciencia de velar armas para que se conozcan las obras de autores que no están en la órbita comercial.

d) Un libro que no hayas podido terminar de leer.
“Memorias de Adriano”. No sé por qué, pero la Yourcenar siempre me ha parecido sobrevalorada. Prefiero leer el prospecto del Orfidal, contiene más literatura y, en cualquier caso, contribuye a enriquecer el lenguaje técnico.

e) Un deseo literario para el próximo año
Publicar mi segundo libro de relatos con una editorial de mayor alcance. Y proseguir con mis certámenes literarios. Me encanta viajar a esos pueblos con bibliotecas municipales donde los bibliotecarios luchan en solitario contra lo gigantes. Es algo que me resulta entrañable.

f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes
El día en que mi hijo mayor, después de haber sostenido a capa y espada que iba a estudiar Derecho, nos dijo en la víspera de matricularse en el primer curso que había decidido estudiar Periodismo y Comunicación Audiovisual. No sé si lo consultó la última noche con el oráculos, pero me parece extraordinaria la manera en que los jóvenes toman sus propias decisiones aunque estén cerrándose las puertas del tren y tengan el equipaje en el vagón.

g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular
Luis Eduardo Aute. En mi juventud, poco dada al rock, me pareció un poeta, un cantante sin voz. Pero sus canciones supieron tocarme la fibra sensible en su día.

h) Las 3 características que debe tener para ti un buen editor/a.
Compromiso, cercanía y flexibilidad a la hora de tomar decisiones de modo conjunto. Los editores anónimos que permanecen encerrados en los pisos 36 de los grandes edificios de cristal tintado no son editores, son negreros de moqueta.

11.- Creo que eres escritor fundamentalmente de relato, pero ¿Nos podrías contar si tienes en mente saltar del corto al largo, o sea a escribir una novela?
Sigo escribiendo relatos que es mi género por excelencia. Actualmente llevo diez mil palabras de una novela corta, pero estoy en ese momento decisivo de elegir caminos y explorar trasuntos. Mientras se desenreda la madeja, continúo escribiendo relatos a la luz de mi flexo.

12.- Para terminar, me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.
Por ridículo que parezca, me encantaría pasar un día en la montaña con Ingrid Bergman y con Manuel  Mujica Lainez. En un plano onírico, tendríamos mucho que decirnos. Del maestro, aprendería a engarzar adjetivos como un orfebre del Renacimiento. De la Bergman, aprendería que la luz del mundo no se acaba con las puestas de sol. Por mi parte, estaría encantado de servirles el pic nic y hacer las veces de chófer. Ahí podría acabarse el mundo sin grandes alharacas...

sábado, 4 de enero de 2020

TITANIC - The exhibition - en sala Kinépolis de Paterna (Valencia)


Ayer visitamos esta interesante exposición sobre el Titanic en las instalaciones de Kinépolis en Paterna (Valencia). Se trata de una exposición mundial itinerante que ha batido récords de asistencia en otros países como Alemania, Polonia o Dinamarca, propiedad de la compañía española Musealia.

Fue una experiencia muy emotiva. Una mezcla de sensación de nostalgia (aunque obviamente no estuvimos allí) con recreación histórica, informaciones curiosas y calidez humana. Y es que la narración de la audio guía te va llevando de la mano junto con las personas que vivieron aquella experiencia, los que subieron al Titanic llenos de la pasión del amor, por estar en su luna de miel, aquellos que quisieron vivir la mayor experiencia de lujo e innovación del momento y por supuesto los que buscaban el reto de lo desconocido. Una experiencia en la que las dimensiones en todos sus términos superaron los estándares del momento y llevaron a los constructores, los directivos y por supuesto los pasajeros a una aventura que se prometía única.


La exposición tiene una alta calidad en su estructura y contenidos. Hay una organización temporal desde los primeros momentos en que se gestó la idea de la construcción de los tres transatlánticos, el Titanic, el Oceanic y el Britannic. 

Se pueden contemplar numerosos objetos originales rescatados del pecio, cartas originales, folletos publicitarios de la época, ropajes, partes del mobiliario, vajilla de primera, segunda y tercera clase. También descubrir que el núcleo de la historia de la película Titanic se basó en un hecho real, o que se conservan objetos de la única pareja española que viajaba a bordo del barco y que hicieron creer a sus padres que estaban en París, mediante telegramas que su mayordomo enviaba a los padres cada día. 

Se pueden escuchar los detalles de cómo era la vida en las cubiertas y también de cómo (y quizá por qué) sucedió el naufragio. Se puede tocar y sentir el frío del pacífico en un enorme bloque de hielo que te transporta a las frías aguas del naufragio y desaparece el aire quedándote casi sin respiración cuando accedes a la última sala, donde están los nombres de todos los fallecidos. Un momento de absoluto silencio en el que el dolor se hace enorme.


Recomiendo a tod@s visitar esta exposición. Merece mucho la pena. Es entretenida, divertida, divulgativa, emotiva y sobre todo inolvidable. Mis hijos de 12 y 14 quedaron impresionados y el grupo de 7 personas que la visitamos estuvimos en total acuerdo del acierto de visitarla.




miércoles, 1 de enero de 2020

Presentación de Gracias por mirarme... en Belchite


 Siempre que presento una novela en Belchite, me quedo sin palabras.


Sin palabras por el apoyo masivo que la gente de mi pueblo me ofreció el pasado sábado 28 de diciembre en la sala Belia cuando presenté con la periodista Miram Nadal mi nueva novela, Gracias por mirarme a los ojos cuando me hablas. La sala se llenó con más de cien personas hasta el punto de que la primera edición quedó agotada y hubo personas que se quedaron sin libro (lo lamento y muy pronto llegarán ejemplares). Una velada inolvidable que me volvió a dejar abrumado por tanta afluencia de público, por su generosidad al compartir su tiempo conmigo, por su participación en la presentación, planteando cuestiones y por su enorme simpatía en la merienda posterior.
Siempre he sabido que la gente de Belchite es fantástica, cercana, generosa y sobre todo entrañable, y esa forma de ser que tenemos es algo único en la geografía española.
Gracias al ayuntamiento por permitirme presentar mi novela en la sala Belia que es una maravilla, a su concejalía de cultura y al alcalde por apoyar y promover la cultura de forma tan activa y a tod@s l@s que me acompañasteis (no puedo nombraros a todo@s porque sería un post demasiado extenso), pero pongo algunas de las fotos que hicimos.
Mil gracias a Olga + Olga (por el Catering), a mi hermanita Laura, verdadera promotora del evento y por supuesto a Miriam Nadal que aceptó venir desde Madrid a presentar conmigo la novela.
Gracias a tod@s por tanto. De verdad, me quedo sin palabras para agradeceros vuestro apoyo