domingo, 22 de octubre de 2017

¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? - PRIMER ANIVERSARIO



El tiempo, ese bien tan preciado y que tanto cuesta conseguir es lo que todos vosotros, lectores de mi primera novela, habéis tenido la generosidad de regalarme.
Es para mí muy especial que hayáis decidido utilizarlo en la lectura de ¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? en lugar de haberlo invertido en cualquiera de las innumerables tareas que la vida nos requiere. Y por eso quiero daros gracias infinitas.

Ha sido ésta, la experiencia de la publicación de mi novela, un viaje singular y enriquecedor. Yo lo he disfrutado en su totalidad. He podido conocer y saludar personalmente a Alaska y Nacho Canut, un hecho para mí inimaginalbe hasta que se produjo y les pude regalar un ejemplar en mano durante la firma de su disco. También a Oskar, guitarrista de Las Novias que tuvo la generosidad de compartir con nosotros experiencias en la presentación que hicimos en Zaragoza. Por supuesto, a Lucho Prosper, uno de mis ídolos de siempre, gran compositor y músico heterogéneo que aceptó mi propuesta, sin conocerme de nada, para presentar ante un público generoso en El Dinosaurio, en Madrid, mi novela.

Tengo muchos agradecimientos que hacer, en realidad todo lo que me ha sucedido con esta aventura es para dar las gracias.

En primer lugar, a Rosario Raro, catalizadora de este proyecto y compañera de lectura, a los lectores cero: Mamen, mi amiga de toda la vida con quien compartí tardes completas cuando éramos niños en la biblioteca de Belchite, a Fernando, que aceptó leerla sin pensárselo y gracias al cual descubrí allá por 1986 en un internado de frailes a Depeche Mode. Sólo por eso ya tendría que darte las gracias eternas y cómo no, por tu presentación en Zaragoza. También a Miguel Angel, Ana e Inma, compañeros del taller de escritura que hicieron el esfuerzo de criticar constructivamente la novela y cuestionar puntos y características que sin duda la mejoraron.

Unas gracias enormes por supuesto a todos los que aceptaron ceder sus instalaciones para hacer las presentaciones: Tiaré Tahití en Castellón, El Corb en Benicàssim, El Juan Sebastián Bar en Zaragoza (estos dos últimos locales aparecen también en la novela, así que nos sentimos dentro de ella cuando la presentamos), la sala Belia de Belchite y El Dinosaurio de Madrid.
Los agradecimientos continúan con otras contribuciones, directas o indirectas por lo que aportaron a la final publicación: A Carlos Tosca, por su sinceridad, a otras editoriales que en el camino declinaron publicarla o incluso ni se dignaron a contestar a mi petición, creo que también marcaron su devenir. 

Sin duda, las gracias son inconmensurables para Alejandro y Juan de Editorial Nazarí por enamorarse de la novela, creer en la historia de Ramsés y sus amigos y apostar por su publicación siendo yo un completo desconocido, amateur y de otra provincia alejada de Granada.
¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? partía con algunos hándicaps: Una novela musical, ¿a quién le interesa en esta era donde la novela negra y la histórica se llevan el pastel de lectores de forma abrumadora? Además, relacionada con la música underground de finales de los 80, que ya en su momento tenía pocos seguidores, en la que además se narra desde dentro un festival musical al modo en que lo haría un crítico musical de la época y donde aparecen grupos hoy por completo desconocidos para los jóvenes como Heroica, El Pecho de Andy o La Dama se esconde. Además, se trata de una novela tipo serpiente del principito, es decir tiene una primera parte plana, probablemente un comienzo flojo, algo difícil de vender a una editorial, aunque la novela llega a un climax, eclosiona en una explosión que revienta la trama y finaliza de forma sorprendente, algo que muchos lectores me han valorado con interés. Así que hace falta un poco de paciencia y dar un pequeño margen a su lectura para quedar atrapado.

Una de mis mayores gratificaciones con este viaje ha sido cumplir la promesa que me hice cuando comencé su escritura y era cerrar una herida. Gracias Jose por tu generosidad. También reencontrarme con viejos amigos de la infancia, antiguos compañeros de trabajo y materializar amistades virtuales. Quedé abrumado con la acogida que tuvo mi convocatoria para la presentación en Belchite (mi pueblo), un éxito de asistencia conseguido sin duda ninguna gracias a mi hermanita Laura, a la que adoro con locura. Gracias, Belchite, nunca pude imaginar que llenaría la sala Belia con más de 100 personas y en especial al escritor Félix Teira, referente desde mis más tierna infancia y que hizo una presentación ejemplar.

Quiero hacer una mención especial a Paco Vila, músico de inconmensurable talento que no solo fue el primer lector oficial de la novela ya publicada, sino que tuvo la generosidad de componer una canción para su grupo ARTEPOP, inspirada en Fiona, protagonista inconfundible de la novela. Si por algo tuvo sentido escribir esta historia es por algo así. ES, para mí, la evolución lógica, el paso al otro lado del espejo o cómo una historia puede salir del papel para hacerse melodía inmortal.

No me olvido de los puntos de venta que aceptaron tener algunos ejemplares de mi novela de forma generosa: Discos Linacero, con quien también firmé en el día de Aragón, en Zaragoza, Los portadores de sueños, Babel, Librería del Burgo y Noviembre, con quien también participé en el día del libro.

Soy consciente de que soy un mero aficionado que ha conseguido el sueño de ver publicado su primer libro y sé que mejoraré mi escritura con el tiempo y el oficio, si me dedico a ello con tesón, pero aun así veo colmados todos mis anhelos con los comentarios que recibo de los lectores. Algunos me decís que os sorprende muchísimo el final, otros muchos si yo soy Ramsés, bastantes me habéis dicho que habéis llorado con la novela y eso para mí es muy emocionante. Otros tantos que habéis descubierto grupos que no sabíais ni que existían y los más de vosotros que os ha entretenido su lectura e incluso unos cuantos que os la habéis leído de tirón. Lo que más me gusta es que incluso algunos me habéis confesado que era el primer libro que leíais entero, lo cual tiene para mí un valor enorme y espero que ¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? haya sido una puerta para un disfrute futuro de la lectura. Todo ello me reconforta, pero también soy consciente de los educados silencios. Esos que revelan lo contrario, que la novela no os ha gustado y tenéis la delicadeza de no decírmelo. Lo entiendo y me parece lo más normal del mundo. Aun así, gracias también por haber leído al menos una parte (no sé si la habréis terminado los que no os haya gustado).

Termino ya mis agradecimientos de aniversario con mi familia: mi padre me sorprendió con su valoración que tanto le gustó, mi hermana que tanto me ayudó en presentaciones y ventas J y mi mujer, Laura (con la ayuda de Izan y Adrián) preparando las presentaciones y coordinando todo para que estuviera perfecto en cada una de las que hicimos. Sois los mejores.

Quiero terminar animándoos a todos a continuar leyendo, a ser diferentes, a buscar la singularidad, a escuchar y descubrir bandas y grupos que os puedan parecer inescuchables a priroi, a olvidaros de las etiquetas y a abrir vuestra mente a lo relativo, a la diversidad y a lo que nos hace únicos.

Ahora estoy inmerso en la escritura de mi próximo sueño que, espero, podrá llegar a buen puerto en unos cuantos meses. ¡Hasta pronto!