viernes, 20 de octubre de 2017

ESCRITORES SINGULARES-22: PILAR SABORIT

Pilar Saborit es una ESCRITORA SINGULAR. Sus relatos siempre sorprenden por su originalidad, por el punto de vista irreverente unas veces, desternillante otras, surrealista o incluso trifásico. Ningún relato que he leído de Pilar me ha dejado indiferente. Y podría decir que me han parecido tan poliédricos, tan singulares que si tuviéramos que elegir a una escritora para apellidarla oficialmente singular, ésta sería sin ninguna duda Pilar.
Puede partir de la situación más mundana, de una rebanada de pan, o de la escoba con la que ha barrido el porche de una casa en el pueblo y terminar en un laboratorio de la nasa el mismo relato sin que parezca una locura y a la vez posea una congruencia creíble. Tiene ese talento enorme de conseguir empastar mundos y situaciones opuestas cuando no inmiscibles. Y para colmo de bienes, los dota de un sentido del humor que consiguen siempre mejorarte el día.
Yo propondría patentar un medicamente que se llamase Saborital, y que fuesen pequeñas capsulitas dentro de las cuales hubiese pequeños relatos de Pilar. Serían la mejor medicina para la depresión.
He podido compartir con Pilar el Taller de escritura online Sanscliché, impartido por Rosario Raro y ha sido un verdadero placer comentar y disfrutar cada semana sus relatos.
Hace pocos meses, Pilar publicó con Leo Pla el libro titulado Visión estrábica, con editorial ACEN que os recomiendo si queréis disfrutar de buenos y singulares relatos, y que muy pronto reseñaré en este mismo blog.
A continuación comparto con todos vosotros, lectores, el relato titulado Trece baila a Chopin. Pues eso, todo lo que he explicado de la escritura singular de Pilar queda sintetizado en esta maravilla de relato.

Y para que conozcáis un poquito más a su autora, una breve entrevista a continuación.

TRECE BAILA A CHOPIN

Dieciséis les pareció a todos que era un número apropiado. Sus padres eran médicos o
zapateros, vicarios o reclusos. Sus madres, rubias o morenas, cobraron bien por hacer
posible aquel sórdido experimento. Niñas que nunca vieron otro universo que el que
abrazaban aquellos muros, ni escucharon otros pájaros que los que año tras año volvían a
visitarlas. Nunca vieron un varón, ni besaron bocas ni acariciaron otros cuerpos que los
suyos.
Los domingos, a la hora del Ángelus, sonaba una mazurca que bailaban al aire libre, por
parejas. Siempre la misma, durante casi un siglo entero.
Trece fué la última superviviente. Bailó sola durante casi una década. La añoranza de las
que fueron desapareciendo era ya indolora cuando se desplomó un día en el patio, mientras
sonaba Chopin. Dejó que sus rodillas cedieran a sus noventa y nueve años mientras
sostenía en alto su mano, que seguía levantando cuando danzaba buscando otra a la que
agarrarse.

ENTREVISTA SINGULAR

1.- Si te dieran la posibilidad de publicar una novela con una gran editorial ¿sobre qué tema te gustaría escribirla?
Sobre lo que somos capaces de hacer las personas. Sobre el alcance de la mente humana cuando se desliga de los clichés, de las normas de comportamiento. Me gustaría escribir una novela exquisita y rompedora como Lolita.

2.- Imagino que como buena escritora que eres serás también una gran lectora, ¿en qué momento del día te gusta más leer?
Suelo hacerlo por las noches, antes de dormir, aunque me gusta más leer con luz natural, por supuesto.

3.- He podido disfrutar de la gran originalidad de tus relatos, tanto en el taller de escritura online Sanscliché, como en tu libro Visión estrábica, publicado al alimón con Leo Pla que todavía no he reseñado pero que en breve lo haré al modo del comentario de los textos del taller de escritura. Cuando escribes, ¿qué temas o situaciones te inspiran? O sea, ¿Cómo te enfrentas al folio en blanco? ¿Nos puedes también comentar cómo ha sido tu experiencia de escribir un libro a cuatro manos?
Me resulta más fácil inspirarme cuando parto de un punto, un tema, una frase. O una imagen, por ejemplo. Me imagino que alguien me pregunta ¿conoces a esta persona de la foto? y entonces tengo vía libre para contar una historia que no puede ser corriente ni anodina, sino especial, digna de atención. Luego resumo mi idea y le voy poniendo y quitando hasta dejarla un poco digna para mostrarla a un lector indulgente.
En cuanto el “libro a cuatro manos” suena un poco pretencioso. En realidad es una compilación de relatos empaquetados en un envoltorio de humor. La experiencia ha sido genial. Leo fue quien tuvo la idea y yo la suerte de que contara conmigo. Un “libro a cuatro manos” me sugiere algo diferente, algo así como una narración muchísimo más larga tejida con mucha paciencia por dos cerebros. Es lo que le propongo intentar a mi pareja pero no quiere. Rehúsa porque me conoce lo suficiente (sonrío).

4.- ¿Qué te acompaña cuando lees? ¿Y cuando escribes?
Cuando leo mi libro y cuando escribo mi ordenador. Y mis gafas de cerca siempre.

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Hay tal marasmo de novelas, libros de escritores noveles y ediciones clásicas que es muy difícil filtrar y decidir qué es lo que leemos. En tu caso, ¿qué es lo primero en lo que te fijas para decidir leer un libro?
Normalmente leo a un autor y si me gusta repito. Como me pasó con Ishiguro, por ejemplo. Pero también cuenta mucho la opinión de las personas que comparten mi gusto. Mi hermana me dijo un día: pronto tendréis en España la “fiebre” de las cincuenta sombras. No lo leas, es un pimiento. Y ni se me pasó por la cabeza.

6.- Vivimos en el mundo de la hiperconexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.
Solo utilizo el Facebook, poco y cada día menos. Me acuso de ser perezosa y espero no ofender a nadie al decir que creo que algunos hacen un mal uso y eso les quita el atractivo. 

7.- ¿Eres escritora de día o de noche?
De día y de fines de semana. De noche el cansancio me puede y si es entre semana tengo que madrugar.

8.- Aparte de la literatura, ¿qué otras artes te gustan? Cuéntanos un poquito cuáles y por qué (si es que hay un porqué).
Me encanta la música. Me gusta tanto que no puedo escribir ni leer mientras escucho música, porque me desconcentra. También me gusta pintar, pero como no he aprendido ni tengo talento, me salen unos cuadros horrorosos que tengo que esconder o tirar. Al final me limito a colorear, es mucho más fácil, relaja y el resultado es menos nocivo.

9.- Te pido ahora unas respuestas rápidas

a) ¿Nos recomiendas un libro?
“Nunca me abandones” de Kazuo Ishiguro, ya que está de moda estos días. Es un poco triste, pero es de los que no se te olvidan.

b) Un personaje literario que sea inspirador para ti.
Juan Preciado en “Pédro Páramo”. Otra novela que recomiendo.

c) ¿Qué género literario te apasiona más?
La novela, sin dudarlo. Si la historia que cuenta me interesa de verdad, sumergirme en ella es un placer que me atrapa casi como ninguna otra cosa.

d) ¿Eres de radio o de televisión?
De casi nada. La radio la escucho solo si voy en el coche y la tele solo si mi hijo no me pone una serie.

e) ¿Mar o montaña?
Mar.

f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes.
Ver cómo echaban chorizo y cebolla a la paella en un pueblo de Logroño.

g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular.
“Given to fly” de Pearl Jam. No sé por qué algunas canciones no me llegan a través del oído sino que las escucho desde dentro. Es muy difícil de explicar. Me pasa con esta, por ejemplo, será la voz de Eddie Vedder que es tan especial.

10.- Para terminar, me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.

La felicidad es tener una gran ilusión y estar a punto de alcanzarla. Es el momento en que sabes que nada puede fallar, que por fin vas a vivir lo que soñabas, justo ese instante previo.