martes, 31 de octubre de 2017

ESCRITORES SINGULARES-23: GABRIELE CELLAI

Gabriele Cellai es un ESCRITOR SINGULAR. En sus relatos aborda temas históricos con precisión y documentación contrastada, situaciones inverosímiles a la par que divertidas o personificaciones de objetos y conceptos que obtienen la vida y protagonismo gracias al bolígrafo de Gabriele. Y toda esa variedad de temas y estilos lo convierten en un escritor ecléctico, preciso, y de lenguaje directo, que entretiene y sorprende a partes iguales.
He compartido durante un tiempo el Taller de escritura online Sanscliché, impartido por Rosario Raro y ha sido un verdadero placer comentar y disfrutar cada semana sus relatos.
A continuación comparto con todos vosotros, lectores, un relato tan sorprendente que os dejará una buena sonrisa y un recuerdo entrañable. Su título: Una violencia estructural. Estoy seguro de que os va a gustar.

Y para que conozcáis un poquito más a su autor, una breve entrevista a continuación.

UNA VIOLENCIA ESTRUCTURAL
Desde la muerte de mi abuelo no había vuelto a la casa que él tenía en el campo, siempre fue un lugar especial para mí. Allí pasé, durante la infancia, muchos veranos en compañía de mis primos. Nos divertíamos dando de comer a los animales de la granja y jugando al escondite en la bodega donde había unas barricas cuya madera olía a humedad. Mi abuelo nos rogaba que no tocáramos nada de aquel sitio. Consideraba el vino un elixir para vivir cien años por lo menos, una botella rota significaba perder un trocito de vida. Al entrar en la casa me di cuenta de que todo seguía igual excepto la puerta que daba a la cocina, había sido arrancada de la pared y yacía en el suelo. La chimenea del salón era completamente negra en su interior, mientras que fuera los ladrillos llevaban una capa de moho, las herramientas para el manejo del fuego habían desaparecido.Mi padre prefirió quedarse en el jardín, tantos recuerdos le estaban causando la vuelta a sus orígenes. Se sentó en un viejo banco que estaba hecho con unas traviesas de un antiguo ferrocarril y se puso a llorar. Salí de la casa y me acerqué a la puerta de la bodega. Mi padre me dijo entre sollozos que entrara y que mirara bien a lado del barril más grande. Entré con mucha curiosidad, caminé entre paredes llenas de grietas y llegué al lugar indicado. Una vieja sábana tapaba un artilugio de acero similar a una lata de berberechos. Mi padre me alcanzó y me explicó que aquella era una máquina para viajar en el tiempo, construida por mi abuelo. Me dijo que, cuando yo era pequeño, estaba escondida en el pajar debajo del heno y la sacaba solo para hacer sus experimentos, pero nunca la pudo poner en marcha. Decidí recoger el testigo de este desafío, durante varios meses trabajé duro para actualizar aquel objeto tan curioso y misterioso. Cambié el motor diseñado para ser utilizado con energía solar, por complicados chips de última generación, instalé un potente ordenador que cogí prestado, sin derecho a devolución, en mi lugar de trabajo, el Área 51. Finalmente me aseguré de que la estructura no tuviera ningún daño, el viaje al pasado debía ser de ida y vuelta. Cuando estuve seguro de que todo iba a funcionar a la perfección, pensé que el primer destino tendría que ser algún lugar especial, algo tipo París durante la revolución o la Florencia de los Médici, pero se me ocurrió una idea mejor. En el ordenador de a bordo tecleé la fecha 1932, mes de mayo, lugar Japón: apreté el botón y en un momento me encontré al otro lado del mundo, en el País del Sol Naciente. Era casi la hora de la cena, el Señor Ono estaba paseando por un parque pensando en la propuesta que le hizo su mujer el día anterior: tener un hijo. Creía que no era el momento adecuado, prefería esperar, pero su esposa ya le había dicho que no en varias ocasiones y esta vez no podía echarse atrás. Me escondí detrás de un gran árbol, me sentía como un lobo que espera hambriento a una pobre oveja. Cuando pasó delante de mí, le cogí por el cuello. El japonés intentó defenderse agarrándome los brazos pero no tuvo suficiente fuerza para soltarse. Dejé que se diera la vuelta y le pegué un puñetazo en la cara, acto seguido le di una patada en el estómago. Él estaba arrodillado, levantó la cabeza y me miró con la cara ensangrentada. La verdad es que me dio mucha pena verle en aquel estado aunque no me arrepentía de nada de lo que había hecho. Le dije que lo sentía mucho y añadí que mi gesto iba a hacer felices a varias generaciones futuras. El Señor Ono aquella noche no mantuvo relaciones con su mujer: Yoko Ono no nacerá, nadie podrá dividir los Beatles. Misión cumplida.

ENTREVISTA SINGULAR

1.- Si te dieran la posibilidad de publicar una novela con una gran editorial ¿sobre qué tema te gustaría escribirla? Por cierto, ¿te vas a lanzar a la aventura de publicar relatos o novela? ¿Tienes algún proyecto en mente?
Me gustaría escribir una novela sobre la historia de dos hermanos, para mí que soy hijo único sería un gran reto. Este año me he vuelto a apuntar al curso de escritura creativa on-line que imparte Rosario Raro, el año pasado tuve que abandonarlo enseguida por tema de salud. Volveré a escribir relatos, pero con la mirada puesta en la novela que antes o después escribiré. El proyecto que tengo en mente es lo que comentaba antes, una novela sobre dos hermanos que trascurrirá en Italia.

2.- Imagino que como buen escritor que eres serás también un gran lector, ¿en qué momento del día te gusta más leer?
Siempre que tenga un momento de tranquilidad, da igual que sea de día o de noche. Pero necesito silencio, no puedo leer si hay mucho ruido a mi alrededor, no me concentro.

3.- He podido disfrutar de la gran originalidad de tus relatos, en varias ediciones del taller de escritura online Sanscliché impartido por Rosario Raro. Cuando escribes, ¿qué temas o situaciones te inspiran? O sea, ¿Cómo te enfrentas al folio en blanco?
Intento pensar primero en la historia que quiero contar, a partir de ahí dejo que la imaginación fluya, a veces lo consigo, a veces no. Menos la literatura romántica me gusta de todo, no me veo escribiendo un relato de amor.

4.- ¿Qué te acompaña cuando lees? ¿Y cuando escribes?
Cuando leo y cuando escribo necesito silencio, me ayuda a concentrarme en lo que quiero contar o leer. Me han aconsejado poner música de fondo para crear un ambiente diferente pero no lo he probado. La verdad es que me he acostumbrado al silencio y cambiar método no me convence.

5.- Hoy en día el número de publicaciones es enorme. Hay tal marasmo de novelas, libros de escritores noveles y ediciones clásicas que es muy difícil filtrar y decidir qué es lo que leemos. En tu caso, ¿qué es lo primero en lo que te fijas para decidir leer un libro?
Me fijo en el género, me encanta la novela negra, y en la sinopsis. No suelo fijarme en el escritor, me da igual si es famoso o no. A veces es muy interesante descubrir a escritores noveles.

6.- Vivimos en el mundo de la hiperconexión. ¿Utilizas las redes sociales? Cuáles son las que te parecen más interesantes y por qué.
La red social que más me gusta y que más utilizo es Twitter porque me da la posibilidad de estar conectado en tiempo real con el mundo. Utilizo también Facebook pero empiezo a encontrarlo aburrido, quizá necesite un lavado de cara.

7.- ¿Eres escritor de día o de noche?
Sin duda de día, no suelo dormir muchas horas, faltaría solo que dedicara unas pocas a la escritura... De todas formas, no descarto probar a escribir de noche, si eso durante un fin de semana largo o en las vacaciones.

8.- Aparte de la literatura, ¿qué otras artes te gustan? Cuéntanos un poquito cuáles y por qué (si es que hay un porqué).
Me gusta muchísimo la música. Me acuerdo que cuando era pequeño mi madre ponía siempre la radio en mi habitación, pero no me hacía escuchar música para niños, escuchaba las emisoras que gustaban a ella. Como toscano que soy, me gusta también la pintura y la escultura, especialmente las obras de artistas de mi tierra como Leonardo, Michelangelo o Botticelli.

9.- Te pido ahora unas respuestas rápidas

a) ¿Nos recomiendas un libro?
Tu eres el mal de Roberto Costantini
b) Un personaje literario que sea inspirador para ti.
Lisbeth Salander
c) ¿Qué género literario te apasiona más?
La novela negra
d) ¿Eres de radio o de televisión? 
De radio, de hecho colaboro en un programa de futbol internacional que se emite los lunes de 14:00 a 15:00 en Radio Vox Uji
e) ¿Mar o montaña?  
Montaña
f) La última cosa que te haya sorprendido tanto que todavía la recuerdes.
Me sorprendí mucho cocinando una tortilla de patatas, me salió muy buena.
g) Una canción o cantante que tenga para ti un significado singular.
The show must go on (Queen)
10.- Para terminar, me gustaría que definieras una escena lo más cercana posible a tu felicidad.
Tomar una copa de vino Chianti en mi Toscana querida junto a mi mujer, ver la sonrisa de mis hijos todos los días.

11.- Pregunta extra: ¿Nos puedes recomendar un escritor/a italiano y un libro?

El escritor italiano que mas me gusta es Roberto Costantini, os recomiendo su Trilogía del mal, es un retrato perfecto de Italia desde el fin de la segunda guerra mundial hasta hoy.