miércoles, 2 de mayo de 2018

MACBA - y descubro que Belchite está expuesto...

Mi visita al MACBA (Museo de arte contemporáneo de Barcelona) fue sorpresiva y reconfortante. Había tres retrospectivas temporales y la exposición permanente del centro y encontré sorpresas en todas ellas, agradables sorpresas.


Exposición de Oscar Masotta – La teoría como acción
En ella se reconstruye la trayectoria multifacética del teórico y artista argentino, figura crucial en las transformaciones del campo cultural argentino e iberoamericano de los cincuenta, y sesenta. Sus intereses teóricos fueron múltiples y móviles: de la literatura y la militancia política a la vanguardia artística y la historieta, el psicoanálisis, la semiología, el estructuralismo, entre tantos otros. 


Destaco de la exposición tres partes: La dedicada a la historieta, aquellas publicaciones de cómics de los años cincuenta geniales, la revista Literatura dibujada, fantásticas publicaciones entre la literatura y el cómic y los Happenings, que han resultado fascinantes para mí. 

El hecho de organizar representaciones artísticas que tuvieran una acumulación de todas las artes con el objetivo de impactar, romper moldes con la tradición anterior y con los viejos moldes expresivos. 

Eso sí es vanguardismo y relativismo, en mi opinión. La parte dedicada a su experiencia y potenciación del psicoanálisis me interesó menos aunque fue verdaderamente fructífera y larga.


Domènec – Ni aquí ni en ningún lugar
La exposición individual de Domènec (Mataró, 1962) plantea un recorrido por su trabajo, desde finales de los años noventa hasta la actualidad, e incluye nuevos proyectos.


Su trabajo establece un diálogo con otros ámbitos internacionales, como las construcciones soviéticas, la Palestina destruida, los proyectos de construcción de Regiones Devastadas, llevadas a cabo por el franquismo, entre los que tuve la sorpresa de encontrarme a mi pueblo, Belchite, el Belchite nuevo construido tras la destrucción del viejo, y en el que he vivido siempre.

Francesc Torres – La campana hermética – Espacio para una antropología intransferible
Torres fue uno de los impulsores de la tipología artística de la instalación multimedia, precisamente en el momento en que el expresionismo y la nueva pintura salvaje constituían las corrientes dominantes. Las instalaciones de Francesc Torres reflexionan de manera crítica sobre el poder, la política, la violencia, la memoria y la cultura de nuestro tiempo. 

El potencial simbólico y la capacidad de originar pensamiento abstracto de la mayor parte de los objetos, juguetes e imágenes que el visitante hallará en esta «campana hermética» han dado lugar a las creaciones más críticas, agudas e inteligentes de la trayectoria artística de Francesc Torres.
Esta fue la parte menos interesante de mi visita en la que encontré “antiobras” o bien creaciones imposibles para mi mente creativa, como los cuadros monocromáticos, el montaje de espejos o la deconstrucción de una caja de cartón…