miércoles, 18 de mayo de 2016

Un momento


Última tarde de Mayo. La fuerza del sol ya desciende. Una taza Wedgwood de café con sabor a avellana. Mi bloc de dibujo y el esbozo de lo que será mi próximo cuadro. En nuestra terraza Izan y Adrián terminan su primer puzle de quinientas piezas y Laura devora las últimas páginas de un libro. Se oye la magnificencia de la tranquilidad y el sosiego de la naturaleza. Mi espíritu está calmo. En tan reducido espacio me rodea todo lo que me importa y me hace feliz. No necesito más. Quiero quedarme este momento para siempre.