jueves, 7 de abril de 2016

EL REGALO - reseña

Acabo de terminar esta novela escrita por Eloy Moreno. Mi interés por él ha ido creciendo a cada libro que he leído. El bolígrafo de gel verde me pareció un descubrimiento interesante, que mejoró con Lo que encontré bajo el sofá y que ha llegado a un elevado nivel con esta su tercera novela titulada El regalo.

Eloy elabora una trama con dientes de sierra. Te adentra en la trama principal y de repente te presenta un retazo de una nueva subtrama que no sabes qué tiene que ver con la principal, tan solo unas líneas que te dejan con la intriga para continuar con el argumento central. Unas cuantas páginas más adelante retoma ese pequeño adelanto para seguir desarrollándolo y uniéndolo al eje del libro. Esa estructura en escalera te permite mantener el interés por lo que va descubriendo in crescendo.

Me ha gustado todo de este libro, comenzando por la presentación como un auténtico regalo dentro de su caja, el tema del que trata, con el que Eloy ha conseguido despertar oscuros rincones dormidos en mi consciencia, la creación de los personajes que ha elaborado, singulares, que te acercan al límite del freakismo pero luego retroceden hasta la normalidad. Por supuesto, el ritmo. Creo que no es baladí el formato y la maquetación elegidas para la impresión de las líneas. El hecho de tener tantas "medias páginas" genera un ritmo de lectura que te obliga a continuar y no poder dejarlo pues ves que avanzas con rapidez. Y finalmente el desenlace, inesperado y muchos otros adjetivos que no puedo decir aquí para no hacer un spoiler.

He llorado con este libro, he sentido escalofríos. Mis sentimientos se han resquebrajado desde su base y he tenido en muchos momentos la sensación de ser yo quien estaba viviendo esa novela. Por eso, porque ha conseguido lo que cualquier buena literatura ha de conseguir, emocionar, no dejar indiferente y, sobre todo, entretener. Y porque veo que Eloy sigue una línea de calidad exponencial con cada novela recomiendo su lectura a todo el mundo. Yo lo calificaría como un texto cabal, emocional y reestructurador. Algo de mí ha cambiado tras su lectura. Por ello debo decirle gracias y maldita sea lo que has hecho Eloy. Y todo eso sin conocerme. Algún día me gustaría poder llegar a crear algo que impresione al lector tanto como tú lo has hecho conmigo.