viernes, 12 de agosto de 2016

Noche perpetua

Siempre le fascinó su magia. En ella deambuló con sus oscuras pasiones, irrefrenables delirios de sexualidad compartida, enamoramientos decimales y desenlaces tuiteros. Jamás le temió, consciente de la finitud de su extensión. Pero toda la magia de su complicidad, se ha vuelto inmisericorde. El glaucoma ha vencido, transformándola en una noche perpetua.