viernes, 21 de agosto de 2015

The Catcher in the Rye

En el verano de 1992, coincidiendo con la vorágine de éxito en que España se había introducido, a punto de inaugurar los JJOO de Barcelona y con una Expo pletórica e hipercomisionada, mis jóvenes huesos se encontraban de viaje en Edimburgo. 

Por aquella época mi nivel del idioma que Shakespeare, Dickens y tantos otros desmenuzaron en obras maestras era muy limitado. Uno de los regalos que la familia con la que viví me hizo fue esta novela: "The Catcher in the Rye". Debo decir que con mucho interés y gratitud intenté leerla pero, debido a las limitaciones de mi vocabulario en tal idioma, tuve que claudicar.

Hoy una pequeña reseña en un blog que recomienda los diez libros que todo adolescente debe leer, incluyéndolo, me han decidido a retomarlo y, ahora sí con mucho más léxico y dominio del inglés, leerlo en versión original.

Así pues, a ello me dedicaré este fin de semana Rototomesco y tranquilo en Benicàssim.